Baloncesto | . Liga Endesa

Un todo o nada sin presión

El Iberostar Tenerife afronta un reto mayúsculo, vencer al poderoso y necesitado FC Barcelona en el Palau, algo que se antoja casi imposible pero que puede tener premio, meterse en el ´play off´

22.05.2016 | 02:00

Un imposible con un estímulo extra. El Iberostar Tenerife cierra hoy la fase regular de la temporada 2015/16 con una empresa de las más complicadas, pero a la vez con la posibilidad, en forma de ilusión, de hacer historia. El desafío, el visitar la cancha del FC Barcelona Lassa, actual líder y que no puede arriesgarse a pinchar so pena de poder caer hasta la tercera plaza y solo disfrutar de factor cancha a su favor en la eliminatoria de cuartos. La esperanza, la de lograr un triunfo que históricamente se le resiste a los canaristas contra el rival de hoy y que de producirse esta vez valdría para abrir de par en par las puertas del play off, siempre y cuando el Bilbao doblegue, a la misma hora, el CAI Zaragoza.

Una opción tan complicada como inimaginable hace meses toda vez que el cuadro lagunero comenzó la temporada con un 0-5, más los consiguientes cambios de entrenador y jugadores, y que centraron todas las miras en un solo objetivo: la salvación. Pero poco a poco los aurinegros fueron saliendo del hoyo, con triunfos de mérito, como los logrados frente a Baskonia y Real Madrid en medio de una racha que llegó a ser de seis triunfos sobre siete posibles. Una reacción que ha dado, pese a algún bache significativo (donde las lesiones han tenido mucho que ver), para que los tinerfeños se planten en la última jornada con la opción de hacerse un regalo: ganar en el Palau y colarse como invitado sorpresa en la lucha por el título.

Y es precisamente esa condición de outsider la que debe explotar hoy el cuadro lagunero en el recinto azulgrana. La de no tener nada que perder y sí mucho que ganar, todo lo contrario que un rival, el FC Barcelona, que hace tres jornadas parecía tener más que amarrado el liderato pero que tras su tropiezos en las canchas del Valencia y el Estudiantes se ve obligado a no permitirse más alegrías. Todo, por conservar la teórica última bala de decidir a su favor como local en cada una de las tres rondas de play off que le separan del título para salvar la temporada. Esa presión, en un hipotético tanteador apretado, debe convertirse en uno de los mayores argumentos a esgrimir hoy por Vidorreta y los suyos.

Aún con estos condicionantes teóricamente de su lado, el Iberostar no lidiará en el mejor de los escenarios posibles. No solo por tratarse de una cancha en la que nunca ha ganado, sino porque llega al Palau mermado físicamente. Con la ausencia de su máximo anotador, Nico Richotti, los problemas en la rodilla izquierda de Davin White condicionan también la rotación exterior aurinegra. Sin embargo, y frente a lo que tradicionalmente suele ser un rival enfrentado para los canaristas por el músculo de su juego interior, el Iberostar llega al duelo de hoy con más garantías que nunca. El gran estado de forma de Joseph Jones, la productividad de Sekulic, la garra en la pintura de Gagic, la efectividad y versatilidad de Abromaitis y la agilidad de Hanley pueden ser argumentos suficientes para hacer frente a los Tomic, Samuels, Lawal, Doellman y compañía. Batalla clave para intentar obrar la machada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine