Álex Txikon
Primer alpinista que coronó el Nanga Parbat en invierno 

"El éxito no es hacer cumbre, sino llegar al Campamento Base"

"Disfruto más ahora contando la ascensión al Nanga Parbat que cuando estaba allí"

20.05.2016 | 23:31
Álex Txikon, ayer en el Hotel Nivaria de La Laguna.

Álex Tkikon ya es, por mérito propio, una leyenda en la historia del alpinismo. El vizcaíno logró el pasado 26 de febrero, junto a sus compañeros de cordada, el italiano Simone Moro y el paquistaní Ali Sadpara, la ascensión invernal al Nanga Parbat (8.125 metros),denominada como la Montaña Asesina, algo que hasta el momento nadie lo había conseguido. Txikon atiende a la opinión de tenerife antes de cerrar la Semana Internacional Lagunera de Montaña 2016 .

Hace casi tres meses que coronó en Nanga Parbat. ¿Qué experiencia saca de esa aventura? ¿Cumplió su sueño?

No soy mucho de sueños ni de idolos. Me quedo con muchas cosas, pero lo que siento, sinceramente, es una felicidad plena. Lo siento ahora, porque allí no tuve tiempo de disfrutar. Estábamos a 50 grados bajo cero, hicimos unas fotos y unos planos en la cumbre y nada más. Disfruto más ahora contandolo a la gente que cuandos estás allí.

El hecho de haber fallado el año pasado la misma ascensión le sirvió de acicate...

Me sirvió para adquirir la experiencia de concentrarme en el año siguiente. Suele ser así con las ascensiones invernales. El primer año sirve para conocer todo bien y nosotros en 2015 nos quedamos muy cerca, pero no coronamos. Haciendo autocrítica sí que fallé un poco en la confección del equipo porque estuve muy centrado en la logística y la preparación.

Usted siempre habla del trabajo en equipo, de compartir, pero pocos deportes hay más individualistas que el alpinismo...

Vivimos en una sociedad en la que se premia por encima de todo el éxito y la fama y para mí son cosas que no tienen mucho valor. Parece que si tú a título personal no coronas no has tenido éxito. Y no es así. A nosotros nos pasó con Tamara Lunger –la cuarta integrante del equipo, que no pudo llegar a la cima– y cuando llegamos al Campamento Base estaba contentísima.

¿Esperaba la repercusión que ha tenido que Álex Tkikón ascendiera al Nanga Parbat en invierno?

Bueno... Es verdad que han pasado más de treinta años intentándose y nadie lo había logrado y la repercusión ha sido muy grande. Me decían ´has salido en la portada del Marca con Ronaldo y Torres´. Eso está bien en un deporte minoritario, en el que la repercusión es mucho menor. Pero no hago las cosas por los demás sino por mí mismo. Tengo la experiencia de la ascensión al Gasherbrum I en el año 2012 en el que por querer llegar antes que los polacos a la cima salimos un día antes de lo previsto. De los cinco que subimos, tres se quedaron en la montaña para siempre. Cuando un reto deportivo se convierte en una obsesión pasan estas cosas. El primer objetivo que te tienes que plantear es pasarlo bien; el segundo es cumplir tu propio reto deportivo; y el tercero, pero el más importante, es que la cumbre está en el Campamento Base. No hay nada más bonito y valioso que la vida.

¿Qué piensa de esas voces que han dudado de su logro?

Hablamos de dinero. Al polaco que llevaba seis años intentando ascender le hemos ayudado con comida, gas, etc. Y, luego, cuando está en su casa se pone a decir que hay que mandar más fotos, que no sé qué... Los medios de comunicación se hacen eco de eso y pasa lo que pasa. Pero el interés que hay detrás de todo esto es económico. Aquí, en el día a día, cometo muchos errores, pero en la montaña, donde paso cinco o seis meses al año, tengo suficiente experiencia para las cosas y los detalles.

No es un poco extraño que haya coronado diez de los 14 ochomiles y nunca haya ascendido al Everest...

Siempre me preguntan por ello. Me ofrecieron subir con el equipo de Al filo de lo imposible hace unos años en una expedición que teníamos todos los gastos cubiertos. Todos mis amigos me dijeron que estaba loco por no ir, que lo iban a emitir en domingo en horario de prime time, pero yo veía que esa etapa de mi vida estaba acabado y que tenía que empezar otra. En la mayoría de la gente que ha hecho los ochomiles, el Everest está uno de sus primeros, pero todavía no ha tocado a mi puerta.

¿Qué opina entonces de quién fue el primero que coronó el Everest, Mallory o Hillary?

Siempre he pensado que Mallory e Irving llegaron a la cima en 1924, pero no llegaron luego al Campamento Base. Quién sabe si algún día se resuelve ese misterio.

¿Había estado antes en Tenerife?

No. Y lo que he visto me ha encantado. Además, he coincidido con un viejo amigo, Raúl, con el que coincidí hace once años y no había vuelto a ver. Hice escalada en Roque Negro y luego senderismo desde Punta del Hidalgo hasta Chinamada y pensé ´esto se parece a Nepal´. Mañana [por hoy] iremos al Teide. Todo ha sido genial, salvo algún que otro escombro que vi en Las Teresitas y una nevera y un poco de basura en el barranco.

¿Qué le va a contar a los asistentes a su conferencia de esta noche en el Espacio Cultural Aguere?

Los animo a ir. Intentaré contarles mis experiencias y transmitirles todas las sensaciones que he podido sufrir y disfrutar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine