Fútbol CD Tenerife
Mallorca 10CD Tenerife
 

Fue bonito mientras duró

Un irreconocible Tenerife se deja en Mallorca sus últimas opciones de pelear por la promoción

14.05.2016 | 23:26
Imagen de archivo.

El sueño del Tenerife se desvaneció en casa de Martí. Y es una lástima que así fuera porque llegaba el representativo en plena forma al esprint final, a la hora de la verdad, a las jornadas definitivas. Así lo demostró en tres duelos consecutivos ante rivales directos (Córdoba, Girona y Elche) y las tres veces fue arrollado por las equivocaciones arbitrales. Ayer, sus ya remotas opciones de promoción se difuminaron completamente, esta vez por errores propios, una fragilidad inesperada y una versión gris, a años luz de las coordinadas optimistas de los últimos partidos. Fue un Tenerife irreconocible: prestaciones deficientes, brazos caídos, luces apagadas.

Y eso que Martí pareció tomarse el partido como la final que era. Se abstrajo del ruido por su regreso a Palma y hasta prohibió las visitas de amigos en el hotel de concentración. Recluido en su cuartel general preparó la contienda como lo hace un ajedrecista. Minucioso en la preparación del planteamiento, escudriñó los puntos fuertes de un rival que conocía de sobra y dispuso el partido para ganarlo desde la posesión. Pero su guion se fue a la basura.

Al contrario de lo esperado, fue el Mallorca el que gobernó la contienda, se adueño del balón, ganó las segundas jugadas y hasta tuvo más ocasiones. El Tenerife se vino abajo también por las ausencias. Esta vez desafiaba no solo a la aritmética –se presentaba a cinco puntos de la sexta plaza y solo le valía la victoria– sino también a los contratiempos. Eran bajas de marca mayor las de Vitolo, mariscal de campo; y Moutinho, aislado de la convocatoria por la cláusula del miedo. Fueron Ricardo –adelantó a Alberto en las preferencias del míster– y Omar los recambios elegidos por Martí. Pues bien, ninguno estuvo ayer la altura de los reemplazados.

Los compases iniciales ya fueron de dominio bermellón. Como si el nacimiento de la partida ya fuese un aviso de lo que vendría después, las facilidades que daba el Tenerife en defensa dieron al Mallorca la opción de golpear primero. Era un partido de tirones, pero casi siempre bien manejado por los locales, que demostraron que se jugaban la vida. Los visitantes, en cambio, tan solo gozaron de un par de aisladas ocasiones. La más clara para Lozano, que embocó sin fuerza un servicio de Nano, un día más la opción ofensiva más potable. El isleño se ha convertido casi en el único surtidor de goles del equipo y así, en plena sequía del Choco, es normal que las victorias no lleguen.

Oportunidades

En el área de Dani, las posibilidades baleares fueron un montón. Las más nítidas para Lago Junior, a la postre sustituido, pero también alguna para Pereira. Si bien el duelo estuvo controlado por los de Vázquez de principio a fin, fue casi en el epílogo cuando llegó la puntilla. Cuando preparaba Martí su último cambio (Jairo por Lozano) llegó el mazazo definitivo. Un cabezazo inapelable de Ortuño dejó los puntos en casa e hizo justicia, pues fue el Mallorca el que más y mejor opositó a los tres puntos. Poco pudo hacer Dani, que ya antes había salvado –al alimón con Carlos Ruiz–un buen tiro de Ortuño.

Como tampoco el empate valía al Tenerife lo intentó la tropa de Martí a la desesperada antes y después del gol definitivo. A través de los cambios procuró reestablecer el equilibrio que faltaba sin Vitolo y al que trató de suplir el entrenador al inicio con Ricardo y en la reanudación con Alberto; con fórmulas excéntricas como la parábola desde el mediocampo de Omar (85´) o a balón parado con Javi Lara, que entró muy al final y lejos de su demarcación de mayor influencia.

Para el Tenerife, fue bonito mientras duró. La pena es que el tropiezo de ayer, definitivo, convierte lo que falta en jornadas de trámite. A Martí le queda la opción de competir los cuatro partidos como si realmente hubiera posibilidades reales de jugar los play off. O repartir los minutos en señal de agradecimiento a los que menos han jugado y descargar de galones a los que han completado el esfuerzo, titánico, de llegar hasta aquí con la ilusión encendida. Hasta que el Mallorca –casualidades del destino, el equipo de la tierra de Martí– bajó de la nube a los blanquiazules. Hasta que Son Moix, de repente, se convirtió anoche en anticipada última estación.
La temporada se acabó ayer. Punto final.

La sequía de gol, clave en el declive

Una de las causas que explica el decaimiento blanquiazul de las últimas jornadas es la sequía anotadora del representativo, que volvió a acabar un partido a domicilio sin goles, como ya ocurrió en semanas pretéritas en el Nuevo Arcángel (0-0 ante el Córdoba) y en Montilivi (1-0 contra el Girona). El peor momento con Martí coincide con los problemas que está hallando Antony Lozano para materializar sus ocasiones, que cada vez son menos. "Lo que me preocupa es no tener oportunidades", lamentaba recientemente el internacional hondureño.
El Tenerife no ha conseguido ni una sola victoria en las últimas cuatro jornadas. Este bache le aparta definitivamente de la zona de promoción y aleja la sexta plaza, que ya es casi inalcanzable a falta de solo cuatro partidos más. Valladolid, Alcorcón, Ponferradina y Bilbao Athletic serán los últimos contrincantes del representativo antes de las vacaciones y alguno de ellos también llegará a este tramo final de temporada sin opciones de nada. Es el caso del cuadro pucelano, ya salvado y también sin posibilidades de acercarse a la zona noble; o del colista de la competición, que llegará descendido matemáticamente a su cruce con los isleños en el cierre del torneo liguero.

- Ficha técnica:

1. Mallorca: Wellenreuther; Campabadal, Aveldaño, Yuste, Oriol; Salomao (Acuña, min. 76), Sabater, Sissoko, Pereira (Brandon, 59); Lago Junior (Pol Roigé, min. 72) y Ortuño.

0. Tenerife: Dani Hernández; Cámara, Germán Sánchez, Carlos Ruiz, Saúl; Suso Santana (Javi Lara, min. 73), Ricardo León (Alberto, min. 65), Aitor Sanz, Omar; Choco Lozano (Jairo, min. 81) y Nano.

Gol: 1-0, min. 80: Ortuño.

Árbitro: Pablo González Fuertes (Comité Asturiano). Amonestó a Suso, Omar del Tenerife, a Pol Roigé, Campabadal, del Mallorca.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo octava jornada de la Liga Adelante disputado en el Iberostar Estadi ante unos 7.246 espectadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine