Fútbol CD Tenerife

Un árbitro en el punto de mira

González Fuertes dejó al Tenerife con uno menos las dos últimas veces que le pitó

14.05.2016 | 18:56
El árbitro asturiano González Fuertes, que dirigirá el encuentro de hoy en Son Moix.

En una semana envuelta por los pésimos arbitrajes sufridos por el Tenerife en las últimas jornadas, es normal que se preste especial atención a la identidad del colegiado que pita mañana. Es Pablo González Fuertes y los antecedentes con el asturiano no pueden ser más desalentadores. Especialmente el último, un encuentro ante el Nástic de Tarragona que acabó con derrota (2-1) y con uno menos en las filas blanquiazules. Se fue expulsado Jorge, que vio dos tarjetas amarillas en apenas 14 minutos y se marchó del partido de manera anticipada.

El canterano aún recuerda que se fue del campo con el labio roto por un codazo de un rival, de nombre Naranjo, y que al menos alguna de las amonestaciones que recibió fue especialmente rigurosa. No ha sido la única vez que González Fuertes, árbitro de mañana, ha enseñado una roja a un jugador del Tenerife. Antes también se la mostró a Javi Moyano en un cruce con la Ponferradina (derrota por 0-1 en el Rodríguez López) y se fue pitado de forma unánime por el graderío. Su catálogo de malas actuaciones con los blanquiazules de por medio había comenzado en 2014, en un Tenerife-Recreativo que también desembocó en derrota (0-2).

En cuatro coincidencias con los insulares, González Fuertes solo ha arbitrado un partido que acabase con buen resultado para el Tenerife, precisamente el primero, un 0-1 en Ponferrada que marcó un antes y un después para Álvaro Cervera, que salvó el cuello e inició una buena racha que incluso le hizo soñar con los play off. Fue el encuentro del debut de Roberto bajo palos y del gol providencial de Ayoze Pérez, que anotó a los 58 minutos para los canarios.

Nacido en Gijón en 1980, González Fuertes es de los colegiados más jóvenes de la Liga Adelante. Frente a la preocupación que puedan causar sus infelices antecedentes con el Tenerife, un dato alentador: de sus últimos cinco partidos arbitrado sen Segunda, cuatro se saldaron con puntos para el cuadro visitante. El año pasado enseñó 16 rojas y, la temporada anterior, un total de 11. Hasta que comenzó el curso actual, su promedio de expulsiones es relativamente alto (0,62 por encuentro), así como el de amarillas (6,85).

Sea como fuere, desde el vestuario blanquiazul prefieren pasar página y no hablar mucho más de los arbitrajes. "No vale de mucho", comenta el cancerbero titular, Dani Hernández. Tampoco espera nada especial a partir de la protesta tinerfeñista ante el Comité Técnico de Árbitros el jefe del banquillo, José Luis Martí. "Solo sirve para demostrar enfado", explicaba estos días.

Más contundentes han sido Suso o Raúl Cámara. El capitán esgrimía que esperan pugnar por la clasificación para los play off solo si les dejan los árbitros, indicó con cierta dosis de ironía. El lateral, entretanto, subrayó que están dolidos por los últimos errores, algunos flagrantes. "El disgusto se tiene que ir pasando. Los jugadores entendemos los errores arbitrales, pues son errores humanos. Esto es deporte y todos erramos de vez en cuando. No creemos en la mala intención pero te da rabia y coraje porque estos son partidos decisivos", reseñó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine