Fútbol . CD Tenerife

Martí vuelve a casa este sábado

El técnico blanquiazul es el único exfutbolista de la historia del Mallorca que llegó a jugar un partido oficial con 40 años

09.05.2016 | 13:14
El actual técnico blanquiazul, cuando lucía la elástica mallorquinista.

El lógico enfado por el atropello arbitral del pasado sábado envuelve las horas previas a una fecha muy especial para José Luis Martí Soler (Palma de Mallorca, 1975), la de su regreso a su casa y su consiguiente enfrentamiento con el club, junto al CD Tenerife, que más marcó su longeva trayectoria como futbolista.

"Piense que hace solo unos meses estaba en ese vestuario. Hay jugadores, utilleros, fisios... que han compartido club conmigo durante siete años, nada menos", respondía con vistas al encuentro de la primera vuelta, que se saldó en el Heliodoro con triunfo tinerfeño con dos goles en un minuto.

"Evidentemente es un partido diferente y no podemos decir que no sea especial, pero al fin y al cabo el que juega es el Tenerife contra el Mallorca", respondía entonces. Martí, quien prefiere que los focos sean para otros, afrontará todavía con más ganas e ilusión este segundo cruce con los bermellones. Vuelve al estadio que fue testigo de algunas de las mayores alegrías de su carrera y lo hace como entrenador, adquirida tal condición mucho antes de lo que jamás imaginó.

"Me gusta mucho el fútbol y en el futuro me gustaría hacer algo relacionado con este deporte pero es difícil. El año que viene me gustaría continuar jugando, aunque sea fuera de aquí y luego entrenar, pero eso largo plazo", respondía en la multitudinaria rueda de prensa que le valió para despedir su larga etapa como futbolista. Lo hizo emocionado y con un balance eminentemente optimista. "No he podido conseguir un ascenso", se lamentó, "pero seguro que lo harán mis compañeros más adelante".

Un profesional precoz

Aquel día del adiós al Mallorca nadie podía pensar que acortaría los tiempos de forma descomunal y se convertiría en un preparador de élite en tan corto margen. Apostó por él Alfonso Serrano y le trajo de vuelta a su otro gran club, el Tenerife. En esta oportunidad igual que en la anterior, una reunión en un hotel le valió para decidirse. En esta ocasión en Madrid, la otra vez en el Escuela de Santa Cruz. Y es que su fichaje por el representativo cuando aún era un mediocentro joven, con todo por hacer, se fraguó de forma inesperada y de repente, pero también en una reunión exprés. Y representa otro de los recuerdos imborrables de su larga trayectoria.

"Yo pertenecía al Mallorca cuando llega mi primera experiencia con el Tenerife. Allí no tenía minutos y me enviaron a jugar con un combinado de Primera División contra una selección formada por futbolistas de los equipos de las Islas, con Valdano en el banquillo", recuerda. Fue para recaudar fondos para los damnificados por las inundaciones de Venezuela. Vino enfermo, con 39 de fiebre, pero su actuación fue pletórica hasta el punto de que le citó Santiago Llorente a una cena para plantearle su fichaje por el Tenerife. Así salió del Mallorca por primera vez y de este modo empezó a escribirse su carrera como blanquiazul.

Seguro que el sábado, cuando regrese a Son Moix, vendrán a su mente un sinfín de recuerdos. Y también no pocos registros históricos, tales como el honor superlativo de saberse el único futbolista mallorquinista que lució la elástica roja con 40 años. Un récord de longevidad que contrasta con la precocidad de su labor con la batuta al mando. Apenas 26 partidos y solo cinco derrotas, señal de que vale y de que le espera una también larga carrera en los banquillos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine