Fútbol . CD Tenerife
CD Tenerife 11 Elche CF
Empate con sabor a impotencia
Aitor Sanz despeja un balón.

Al Tenerife se le escaparon ayer dos nuevos puntos y una vez más contribuyeron en ello las decisiones arbitrales. Con el marcador a favor, Nano, autor del gol de su equipo, perdonó el 2-0 en un mano a mano con el meta del Elche y poco después el colegiado se tragó un penalti cometido sobre Lozano. Al no haber podido sentenciar los de casa, el empate siguió a tiro de los de Rubén Baraja. Y lo lograron finalmente, paradojas de la vida, a través de una pena máxima, que paró en primera instancia Dani pero cuyo rechace no desaprovechó Noblejas. Al final del encuentro, la impotencia se apoderó por tercera semana consecutiva de los tinerfeñistas, desde su entrenador al último jugador, inconformes por cómo la justicia que se imparte en sus partidos les está perjudicando más de la cuenta. Y con ello, sus opciones de play off se difuminan.

José Luis Martí había sorprendido ayer con la elección como titular de Cristo González, cuya misión era acompañar a Nano en la punta, en lugar de un Anthony Lozano al que últimamente parece habérsele gastado la pólvora. Optó el técnico balear por mantener a Moutinho en el interior izquierdo, con lo que Javi Lara volvió a iniciar el choque en el banquillo. Saúl García regresó al lateral zurdo, en detrimento de Jon Aurtenetxe, y Raúl Cámara también desbancó a Cristian García en el lado opuesto.

El Elche comenzó a incomodar a su rival desde el pitido inicial. A la presión asfixiante que ejercían en la salida del balón blanquiazul se unía cierta pasividad de los de casa, algo espesos en la circulación de la pelota. Los futbolistas del conjunto alicantino parecían que eran los que se jugaban más en este envite. De hecho, la primera ocasión de cierto peligro se produjo en el área local. Aitor Sanz entregó el balón a Héctor y tras ganar este la línea de fondo se sacó un pase que hubiera sido de la muerte si Vitolo, providencial, no llega a cortarlo (9´).

No encontraba el Tenerife soluciones adecuadas para desenredar la madeja defensiva del Elche. Los isleños llegaban a tres cuartos de cancha y ahí se les hacía de noche. La mejor noticia para el Tenerife en esos momentos era que el Elche tampoco se mostraba muy incisivo. Un disparo lejano de Noblejas intentó convertirse en ocasión sin éxito (17´). Y tres minutos después se produjo el primer remate a puerta del cuadro chicharrero. Cristo González recibió de Saúl y golpeó sin fuerza a las manos de Javi Jiménez.

El Tenerife pasó a dominar el partido, aunque sin convencer. E incluso a punto estuvo de encajar en un error de Saúl que pudo suponer un tanto más para el máximo goleador de la categoría. Sergio León se marchó hacia la portería tinerfeñista pero su tiro impactó en el lateral de la red (34´). A partir de ahí, el equipo de Martí intensificó su ofensiva y pudo marcar, otra vez a través de Cristo, al que de nuevo le faltó fe en su definición (36´). El Tenerife tendría una más antes del receso. Fue en un córner que astutamente Suso y Moutinho sacaron con rapidez. El suizo se internó en el área y su remate fue rechazado por la defensa visitante, el balón cayó en las botas de Nano, al que también taponaron su disparo (39´).

Rubén Baraja decidió mover ficha en el descanso dando entrada a Franco en lugar de Héctor. Se advertía desde el comienzo de la segunda parte a un Elche que no se conformaba con el empate. Sobre todo cuando Sergio León puso el nudo en la garganta a los aficionados blanquiazules con un remate seco desde el borde del área que se marchó fuera por escaso margen (46´). El Tenerife despertó pero le costó su tiempo. Lo hizo a raíz del doble cambio que realizó Martí. Lozano y Omar se incorporaron al juego y abandonaron el campo un Cristo González sin alma y un Moutinho desacertado.

Los cambios surtieron efecto de inmediato. El primer balón que tocó el hondureño del Tenerife supuso el inicio de la jugada del 1-0. Suso se fue con velocidad hacia la puerta del Elche y asistió para que Nano anotara su duodécimo gol en liga. El tanto dejó aturdido al conjunto ilicitano, que pudo quedar noqueado cinco minutos después si el propio Nano hubiera acertado en el uno contra uno ante Javi Jiménez. Con todo a su favor, el de Taco envió la pelota por encima del larguero, fruto de un mal bote en el momento de golpear.

El Tenerife tenía a su adversario contra las cuerdas pero el destino no había emitido aún su última palabra. Lozano fue derribado claramente en el área y el colegiado Valdés Aller miró para otro lado. No así dos minutos después en el lado contrario. Raúl Cámara no pudo frenarse y arrolló a Alex Moreno. Esta vez, sí que el árbitro señaló penalti. Sergio León lo ejecutó pero Dani Hernández adivinó sus intenciones. Sin embargo, al rechace del portero hispano venezolano llegó antes Noblejas, quien no perdonó esa segunda opción. El jarro de agua fría pudo incluso convertirse posteriormente en helada porque Saúl llegó a sacar un balón bajo palos a remate de Sergio León (88´).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine