Baloncesto. Liga Endesa
Valencia 9375Iberostar Tenerife
 

Otro encuentro sin competir

Por tercera jornada seguida el Iberostar cae de forma clara y sin opción alguna de optar al triunfo

26.04.2016 | 01:23
Otro encuentro sin competir

Otra derrota en forma de borrón mayúsculo. Sin obviar la entidad del rival, la dificultad que entraña una pista como La Fonteta, y las lesiones de Davin White y Blagota Sekulic, el Iberostar Tenerife dejó ayer otro domingo para olvidar. Una derrota, frente al Valencia Basket, sin ningún tipo de contemplaciones que pone al descubierto que este conjunto, el aurinegro, no es ni por asomo, el de hace solo un mes. Quizá lo preocupante no sean estos tres tropiezos seguidos, ni la diferencia final de alguno de ellos (ayer fueron 18), sino las sensaciones que vienen trasmitiendo los canaristas. Un feeling preocupante y que, como lectura más rápida y principal, hace que los isleños se despidan de casi cualquier de plantarle cara a su rival cuando apenas se han consumido varios minutos de estos partidos.

Y lo sucedido en Valencia fue solo un capítulo más de una serie que empieza a ser preocupante. Pese a que su técnico había advertido de una mayor implicación del grupo durante la semana, el displicente arranque aurinegro detrás y su colapso ofensivo hicieron que el choque ya casi no tuviera historia antes incluso de que acabara el primer cuarto (22-3). A partir de ahí los isleños remaron contracorriente, con más corazón que con cabeza. Un ímpetu que convivió con la intermitencia en los dos lados de la cancha, pero que al menos permitió a los de Vidorreta irse solo 12 abajo al descanso (41-29). Un atisbo de recuperación que pareció tener su continuidad en el arranque del tercer acto (46-36), pero que saltó por los aires con un 15-0 que terminó de noquear a los laguneros. Tras irse 25 abajo al término del tercer periodo, la plantilla aurinegra al menos tuvo arrestos para desmelenarse en los instantes finales. Minutos de la basura para que los isleños, liderados por Arco y Richotti, maquillaran su estadística. Ejercicio cosmético que, sin embargo, no camufla la percepción que ofrece este Canarias.

La puesta en escena aurinegra ya fue para olvidar. Probablemente la peor de toda la temporada. Sin noticias de la concentración defensiva demandada por Vidorreta, el Iberostar veía como su rival anotaba con una facilidad pasmosa, ya fuera tras rebote ofensivo, en uno contra uno cerca del aro y, sobre todo, desde el exterior. Castigado en las últimas semanas por Manresa y Fuenla, el Valencia también hizo pupa al cuadro lagunero con tres triples en menos de cuatro minutos. Con 13-2 en apenas tres minutos y medio al preparador canarista no le quedó otra que pedir tiempo muerto.

Carente de mordiente atrás, las deficiencias de los visitantes se trasladaban también al otro lado de la cancha, con O´Leary tan valiente como desacertado, Abromaitis prolongando su serie de tiros liberados errados desde el 6,75, y Richotti pisando línea lateral en la arrancada de su penetración. Negado de cara a canasta, el Iberostar llegó a estar con un paupérrimo 1/15 en tiros de campo: 1/9 de dos y 0/6 en triples. Para ese entonces los isleños ya estaban casi 20 abajo (22-3).

Ni la aceptable planilla en los libres (5/6) ni la primera vez que enlazaba con acierto dos ataques (26-13) permitió que el Iberostar se metiera en el choque. De poco sirvieron los aciertos desde el perímetro de Arco ni las buenas acciones interiores de Jones (35-23, 17´), ni tampoco alguna que otra presión a toda pista que generó ciertas dudas en los locales. Y es que cada vez que los tinerfeños trataban de bajar su desventaja de la decena se topaban con un error propio –sin un francotirador referente el equipo roza el colapso– o bien eran incapaces de evitar un acierto de su rival, como los que llegaban desde el rebote ofensivo (38-23). Solo con tiros libres los laguneros evitaron que la sangría fuera excesiva al descanso (41-29).

Agarrado con el gancho, el Iberostar apostó en el tercer cuarto por un quinteto de bajitos, con Hanley como falso poste. Y pese a un par de desajustes defensivos y errores en el tiro, la rapidez de los aurinegros le valió para ponerse solo 10 abajo tras triple de Arco (46-36). Pero lejos de meterle el miedo en el cuerpo al Valencia, el Iberostar se retrotrajo a los inicios del duelo. Con Hamilton en plan estelar e imparable para Niang, los canaristas hicieron aguas atrás y volvieron a convulsionar en ataque, agotando el bote y con malos tiros. Combinación letal que se tradujo en un 15-0 que dejó sentenciado el choque (61-36).

Con 13 minutos por delante el Iberostar quedó sin apenas capacidad de reacción, falta de argumentos para revertir la situación que quedó plasmada al término del tercer acto: 70-45. De poco sirvieron el orgullo de Richotti o el acierto de Arco desde el perímetro, ya que Vidorreta no dio nunca con el equilibrio necesario. De nuevo sin un poste nato los laguneros se encomendaron a una presión en toda la cancha, y al acierto exterior que les había faltado en los tres cuartos anteriores. Así, cuatro triples consecutivos colocaron a los isleños a 16 puntos de su oponente (76-60, 35´), un Valencia que solo necesitaba tirar de la superioridad interior de Dubljevic para mantener a buen recaudo su ventaja.

Un 3+1 de Lucic y cuatro puntos seguidos de Hamilton fueron sendas cachetadas de realidad para un Iberostar muy inferior y en el que solo Arco y Richotti mantuvieron intacto su orgullo hasta el final. Excesivamente poco para un equipo que pretende aspirar a la octava plaza. Casi una broma para un conjunto que quizá malacostumbró a su entorno hasta hace nada con los brillantes triunfos ante Madrid y Baskonia. Lo mejor, que pese a esta sucesión de derrotas, la lucha por los play off siguen al alcance de la mano para los canaristas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine