Fútbol CD Tenerife

Experto en reválidas

Roberto, en el centro del foco, ya superó exigentes exámenes con el primer equipo del Tenerife

22.04.2016 | 18:48
Roberto en Butarque.

Sus partidos ante la Ponferradina y Las Palmas le valieron para acreditar su valía

Roberto Gutiérrez vuelve a estar en el centro del foco. La lesión de Dani Hernández -con una contusión en la zona lumbar- le convierte en el gran protagonista de la cita del domingo ante el Córdoba (Nuevo Arcángel, 16:00 horas) pues su presencia en el once será la principal novedad en el representativo. Podría haber cierta psicosis por un cambio en demarcación tan sensible como la suya, pero el icodense ya superó exámenes más exigentes. Sin ir más lejos, la temporada pasada contra Las Palmas. O un año antes, cuando Cervera determinó contra todo pronóstico que relevase a Sergio Aragoneses por decisión técnica.

Ttiular de la noche al día. Hay un antes y un después en la carrera del arquero norteño. Fue en el año del regreso a la competición de plata del Tenerife y cuando la situación del cuadro blanquiazul era dramática. Un muy mal inicio le habían condenado a residir en la zona más peligrosa de la competición y el grupo venía de una lastimosa derrota en casa. Los augurios eran absolutamente pesimistas cuando Cervera optó por dar un golpe de timón. Nadie esperaba que hiciera un relevo bajo palos, pues Aragoneses era indiscutible. Pero el entrenador así lo decidió y Roberto respondió con solvencia. Fue en Ponferrada, donde comenzó una excelsa racha del representativo, que a continuación se pasó semanas y semanas sin perder.

Un derbi para consagrarse. No hay mejor escenario para brillar en el primer equipo del Tenerife que un clásico frente a la Unión Deportiva. Gutiérrez lo hizo en el Heliodoro y ante su propia afición el curso pasado. Además, en circunstancias muy especiales. El jueves previo al encuentro había fallecido su padre, noticia que le comunicaron después del entrenamiento. Pues bien, el canterano se repuso a tan fatal noticia y pudo defender con orgullo el portal blanquiazul en el partido más difícil. Le hicieron dos dianas, pero evitó la derrota en el último suspiro y salió airoso de una prueba de máximo nivel. Otra vez más, acreditó su valía y disipó dudas, que las había. A su edad (24 años) no es ningún recién llegado. Ya ha disputado 43 encuentros con el primer equipo y aunque su promedio de tantos recibidos no es ningún prodigio (1,23 dianas por partido), su mejor aval son las reválidas superadas con nota. El domingo le espera una más y sus compañeros le arropan. Lo mismo que Martí, que confía y cree en él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine