Fútbol . CD Tenerife
CD Tenerife 10Albacete
 

Nano aviva la esperanza

El delantero del Tenerife anota el tanto de la victoria sobre un Albacete que incomodó a su rival en todo el encuentro

19.04.2016 | 01:03
Nano aviva la esperanza
Suso abraza a Nano cuando éste se iba a retirar del campo.

Dani Hernández se lesiona y el icodense Roberto debuta en la presente temporada (1-0)

El idilio de Nano con el gol alimentó ayer las aspiraciones del CD Tenerife de colarse entre los equipos con opciones de luchar por el ascenso. Un tanto del canterano permitió a su escuadra sumar tres puntos ante un Albacete serio e incómodo pero también inofensivo. El representativo se encuentra en un momento dulce y lanzado hacia su objetivo, no en vano ha concatenado nueve jornadas sin conocer la derrota. Y es el resultado de una filosofía de juego, implantada por José Luis Martí, con la que ahora sí se sienten todos identificados.
El Tenerife ya sabe a lo que juega desde hace tiempo, una circunstancia que, sumada a la autoestima que le han proporcionado los resultados de estos dos últimos meses de competición, lo ha convertido en un conjunto compacto y fiable en todas sus líneas. E incluso ahora se le adivina una profundidad de banquillo imperceptible en el primer tercio del campeonato. Ayer volvió a dejar su portería a cero por sexta ocasión en sus siete duelos más recientes y ya solo le falta acertar más en la definición para garantizar su presencia entre los seis primeros al final de la liga regular.


Desde que echó a rodar el balón ya se preveía que el cuadro manchego iba a dejarse el alma por tratar de sumar en el Heliodoro Rodríguez López. Ordenados, bien recogidos y con todo el brío posible comenzó el choque el grupo de César Ferrando. Tapando todos los huecos posibles, creando superioridad en todas las situaciones de defensa y apretando en todo momento logró frenar la salida en tromba del Tenerife. Hasta pasados diez minutos, los isleños no pudieron acercarse con cierto peligro al área contraria. Si bien, fue en una jugada que podía haber acabado en gol si el meta Juan Carlos Sánchez no llega a tapar con tanto acierto el remate de Nano, tras recibir de Lozano. La primera rendija que encontraron los canarios en la maraña albaceteña pareció indicarles el camino. Así, Nano volvió a percutir desde lejos para seguir buscando un objetivo que se antojaba difícilmente alcanzable (16´).

El balón, como suele ser habitual en los partidos como local de los chicharreros, les pertenecía a ellos. Pero, puede que por el sofocante calor reinante o por la presión de encontrarse a un paso de la zona de play off, no conseguían esta vez circular la pelota con tanta fluidez. Faltaba dinamismo y explosividad y eso facilitaba el trabajo a los visitantes. Dani Hernández se mantenía casi inédito, hasta que una falta lanzada por Fede Vico supuso el primer sobresalto para el equipo titular del Heliodoro. El balón hizo un bote extraño antes de llegar al cancerbero blanquiazul y pudo haber significado más que un saque de esquina para los de fuera.


El Tenerife empezó a imprimir algo más de intensidad, sin llegar a la máxima, mientras sus adversarios intentaban que el tiempo pasara lo más rápidamente posible. Y a la media hora de juego, Suso, de nuevo el más incisivo de su equipo, pudo marcar en una doble acción propiciada por un buen pase de Carlos Ruiz. El propio capitán local tuvo la última de la primera parte a través de una jugada personal en el descuento de un primer tiempo que dejó mucho que desear para la gran cantidad de público que se dio ayer cita en el recinto santacrucero.
La segunda mitad comenzó con el cambio de Dani Hernández, que había recibido un fuerte golpe en un encontronazo con Portu en los últimos minutos del período inicial. El hispano venezolano no se quedó en el vestuario durante el receso para poder forzar su quinta amarilla y quedarse limpio de tarjetas en el tramo decisivo de la competición. De esta manera se producía el debut esta temporada de Roberto en la portería. Este tipo de interrupciones y otras que provocaba el Albacete no favorecían en nada a un Tenerife al que le costaba lo indecible para llegar en situación franca a la meta rival.


Martí trató de buscar soluciones a través de la velocidad y habilidad de Moutinho, quien entró en lugar de Javi Lara. El suizo permitiría dar más amplitud al ataque blanquiazul, lo que provocó que también se originaran mayores boquetes por el centro. Y de ello surgió una oportunidad que no desaprovecharía un Nano en estado de gracia. Lozano vio su desmarque y le metió un balón en profundidad que esta vez no desaprovechó el máximo artillero del Tenerife. De nuevo definió con clase el lagunero para poner por delante a los suyos. Quedaba aún mucho partido y el Tenerife hizo un amago de ralentizar el juego y de dedicarse a tocar atrás, hasta que se dio cuenta del riesgo que corría con ese plan. Y es que en ese proceso de dormir un partido es habitual que se pierda intensidad. Así que de ahí hasta el final, ya con Cristo González también en el campo, el Tenerife se dedicó a mantener el balón alejado de su campo y trató de lograr una sentencia que nunca llegó a pesar de que el joven jugador de Añaza dispuso de dos ocasiones manifiestas de gol, al margen de un disparo de Lozano desde la frontal que hizo a Juan Carlos Sánchez emplearse a fondo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine