Un embarazo que puso la guinda al pastel

14.04.2016 | 13:16

Dentro de un grupo donde prácticamente todos los jugadores tienen la misma relevancia, sí llama la atención un nombre por encima del resto, el de Marko Popovic. A punto de iniciar la competición el Fuenla sorprendía con el fichaje del veterano escolta croata de 33 años, un jugador de renombre en el Viejo Continente, un clásico en la Euroliga y que solo unos meses atrás había ayudado al Khimki ruso a ganarle la Eurocup al Gran Canaria. A muchos extrañó esta incorporación y especularon con problemas físicos que pudieran haber facilitado su llegada a la ciudad del Sur de Madrid. Pero nada más lejos de la realidad. Así lo explica Ferrán López. "Cuando fuimos al mercado lo cierto es que buscábamos otro jugador, pero es el propio representante el que nos dice que Popovic estaba libre. Y la verdad que me extrañó", recuerda el director deportivo del Fuenla. Pero en la realidad Marko había dado un paso al costado por temas familiares y hasta que no nació su hija, a finales de septiembre de 2015, no se puso en el mercado. "El hecho de que estuviera Tabak ayudó, pero una vez que ha estado aquí se ha dado cuenta del club que somos, que se vive bien en Madrid y en Fuenlabrada. Se le ha puesto la oferta de renovación encima de la mesa y la ha aceptado y nosotros estamos encantados porque es un jugador que nos da una dimensión más alta de la que podemos esperar. Tenerlo a él es un salto de calidad muy importante", comenta por último. Carlos García

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine