Baloncesto para todos

El CB Adareva Tenerife promueve, junto a la Asociación Tinerfeña de Trisómicos 21, un proyecto que persigue la integración social, con el deporte de la canasta como referencia, para los niños isleños con Síndrome de Down

11.04.2016 | 17:36
Baloncesto para todos
Baloncesto para todos

El deporte más allá de la competición. Así es como entiende el basket el CB Adareva Tenerife, un club que trata de dejar su huella no solo dentro de la cancha sino también fuera de ella, sin importarle cuándo ni cómo. Únicamente así se explica que este pasado sábado, con su primer equipo jugándose pocas horas después las escasas posibilidades que le quedaban para luchar por el ascenso, la plantilla del conjunto lagunero dedicara casi toda la mañana a hacer felices a los demás. Un afán altruista del que se beneficiaron niños y niñas con Síndrome de Down pertenecientes a la Asociación Tinerfeña de Trisómicos 21. Solo el primer paso de un proyecto, Baloncesto para todos, con el que el Adareva pretende que en su deporte no existan exclusiones de ningún tipo.

"El año pasado elaboramos un proyecto que no se ha podido llevar a cabo como quisiéramos, pero ahora, esta actividad queremos que suponga el inicio de algo muy bonito", comenta María Sosa, entrenadora del equipo de Liga Femenina II del Adareva, y a la vez psicóloga y encargada de elaborar este programa. "Creemos que el baloncesto es una actividad que le viene muy bien a los niños con Síndrome de Down, no solo por el aspecto físico y deportivo, sino por las normas y la convivencia, y realizar un trabajo en equipo. Queremos que estos niños tengan un desarrollo integral a través del deporte, que les sirva para aumentar su calidad de vida y conseguir una plena integración social", añade la misma fuente.

En este primer paso del sábado, entrenadores y jugadoras del Adareva compartieron un rato con una docena de niños, a los que hicieron partícipes de nociones básicas del baloncesto. Aprendizaje dentro de la cancha y con el balón como elemento esencial, pero siempre anclado en diferentes juegos para que la actividad resultara amena. "Creo que a los niños les encantó todo lo que hicimos e incluso se quedaron con ganas de más", admitía Sosa.

Ahora, tras este primer paso, el Adareva luchará para que Baloncesto para todos no se quede en un simple intento. "Ojalá sea el inicio porque al club y a mí nos encantaría desarrollarlo como una actividad a largo plazo", comenta María Sosa sobre un proyecto del que aspira a convertirlo en "una actividad extraescolar para los niños con Síndrome de Down". A falta de que algún organismo público lo vea con buenos ojos esta iniciativa, este proyecto nace de la mano de la Asociación Tinerfeña de Trisómicos 21. "Incluso nuestra idea es que podamos tener nuestro propio equipo dentro del club", expresa igualmente. Un deseo que a simple vista pudiera antojarse inviable, pero que ya tiene un espejo en el que mirarse. "Nos gustaría que ese o esos equipos entraran periódicamente en la rotación de lo que es el Escobasket, porque en Madrid ya se hace, con una liga y una normativa propias", comenta Sosa. "De hecho, nuestro objetivo final en este proyecto es llevarnos a un grupo de niños a Madrid y que puedan jugar allí". Lo logren o no, el mero hecho de intentar que el baloncesto sea para todos, ya es plausible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine