Baloncesto. Liga Endesa

Que el nombre del rival no confunda

Tras sus incontestables triunfos frente al Real Madrid y el Baskonia, el Iberostar Tenerife visita a un Manresa que mira de reojo el descenso

10.04.2016 | 16:55
Que el nombre del rival no confunda

Máximo respeto en la visita al Nou Congost. Como si de un rival del Top 8 de la Euroliga se tratara, el Iberostar Tenerife se mide esta tarde a domicilio al ICL Manresa, un conjunto inmerso en la zona baja de la tabla y que lucha por no caer en la pugna por no defender. El hecho de que el cuadro catalán ya ganara en el Santiago Martín en el duelo de la primera vuelta y que los de Ibon Navarro fueran capaces de vencer hace dos jornadas en la pista del Joventut, son algunos de los argumentos a los que se ha agarrado Txus Vidorreta estos días para evitar que en su vestuario entre la más mínima brizna de relajación, que el chip de concentración e intensidad sea el mismo.

Vencer hoy en suelo manresano supondría para el Iberostar su quinto triunfo seguido, el séptimo resultado positivo en los ocho últimos encuentros, y también el noveno éxito dentro de las 12 jornadas más recientes. Una racha más que notable y que, de extenderse, confirmaría a los aurinegros como serios candidatos para luchar de pleno derecho por la octava plaza? o incluso la séptima, ahora mismo en propiedad de un Fuenlabrada que visitará el próximo domingo el Santiago Martín tras haber caído ayer frente al FC Barcelona.

Pero más allá de los fríos (o no tanto) números, el mayor aval de este Iberostar es la sensación que transmite. Y es que Txus Vidorreta ha dado con la tecla para que el conjunto aurinegro avance por el camino correcto. Todo, eso sí, tras el toque de atención por los feos minutos de Zaragoza. A partir de ahí los isleños han sabido ser un ciclón (rozando por momentos la excelencia) frente a rivales de enjundia como Real Madrid y Baskonia, y también sufrir en sus salidas para medirse al Gipuzkoa y al Estudiantes. Es precisamente este escenario, el de ponerse el mono de trabajo, con el que seguramente tenga que lidiar hoy en Manresa el cuadro lagunero. Tener la misma sangre fría en los momentos delicados, y sufrir, "un bajón de cómo máximo tres o cuatro minutos", según argumenta Vidorreta, es casi sinónimo de triunfo canarista si los aurinegros rondan las cifras de acierto de las últimas jornadas.

El viernes el entrenador aurinegro insistió en que su equipo no afronta el duelo como favorito pese a la diferencia clasificatoria entre Iberostar y Manresa. Equilibrio apriorístico que basaba el de Indautxu en la capacidad de definición de Musli, en la aportación del perímetro manresano (Simon, Foster y Grigonis), y también en la energía y versatilidad que le ha otorgado a los de Ibon Navarro la llegada de Auda.
Arsenal que sin embargo se antoja insuficiente si la plantilla canarista alarga su estado de gracia. La alegría en el juego de San Miguel, la electricidad de White, la chispa de Richotti, la aportación global de Beirán, el equilibrio que por fin ha encontrado Abromaitis, y el trabajo tan oscuro como efectivo de Jones, a lo que se añade la aportación casi silenciosa del resto, han hecho de este Iberostar un conjunto con un nivel de confianza desconocido en mucho tiempo. Un equipo capaz de vencer a cualquiera. Si este status quo se mantiene, el cuadro tinerfeño sumará esta tarde su decimocuarto triunfo del curso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine