Fútbol CD Tenerife

Cumbre a cinco por el Tenerife

Fernando Clavijo, Carlos Alonso, Miguel Concepción, Amid Achi y Paulino Rivero se reunieron el domingo a instancias del expresidente del Gobierno

01.04.2016 | 11:39
Miguel Concepción, presidente del Tenerife, con Paulino Rivero en un segundo plano.

El expresidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se reunió el pasado domingo con su sucesor en el cargo, Fernando Clavijo; el presidente del Cabildo Insular, Carlos Alonso y los dos principales accionistas de referencia en el CD Tenerife, Miguel Concepción y Amid Achi. El encuentro se produjo a instancias de Rivero, que aspira a reemplazar a Concepción al frente del conjunto isleño.

En la reunión, el actual mandatario blanquiazul y el empresario Amid Achi propusieron, con el fin de sortear la situación de incompatibilidad en la que incurriría Rivero –por las sustanciosas cantidades que asignó al club durante su estancia en el Ejecutivo–, que éste sea nombrado director general del Tenerife. Entretanto, se produciría la permanencia en la presidencia del jerarca palmero.

El actual consejo de administración está obligado a convocar una junta general de accionistas a lo largo de 2016, puesto que ya ha se cumplido el décimo aniversario de la llegada al cargo de Concepción y su relevo ha de producirse en el transcurso del año natural, según establecen los Estatutos del Tenerife. No obstante, desde la directiva se está explorando una eventual demora de las elecciones para ganar tiempo y tejer la mejor solución posible para los intereses de los principales máximos accionistas.

La causa a la que podrían aferrarse para justificar un retraso electoral es una posible operación de venta de la Ciudad Deportiva, toda vez que esta misma semana el pleno del Ayuntamiento de La Laguna ha instado al Cabildo a que la compre.

El objetivo de Paulino Rivero es presidir el Tenerife. No lo ha hecho público aún, pero sí que lo ha expresado en encuentros privados como el que mantuvo con Alonso, Clavijo, Concepción y Achi. Además, su idea es ser remunerado por su actividad a los mandos de la entidad futbolística. En caso de que sea como presidente, habría que modificar los Estatutos mediante votación del accionariado.

En cambio, su incorporación como director general no impediría que se le asigne un salario de alta dirección, que es lo que pretende. Sea como fuere, no está claro que su fichaje para un alto cargo en la estructura blanquiazul no vulnere igualmente la legislación vigente, puesto que el club podría quedar igualmente inhabilitado para el cobro de los patrocinios que le fueron firmados durante la etapa en el Ejecutivo regional del propio Rivero.

Concepción, mientras, cada día tiene más claro que no dejará el club en una situación de incertidumbre. A día de hoy, cobra fuerza que alargue su mandato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine