Fútbol | . CD Tenerife

Martí, el que menos pierde

El mallorquín es el técnico del Tenerife con el menor porcentaje de derrotas desde Martín Marrero

30.03.2016 | 01:13
Martí, en El Mundialito. |

La trayectoria de José Luis Martí al frente del banquillo del CD Tenerife se caracteriza, por encima de todo, por su consistencia. Ya son 20 partidos oficiales los que ha dirigido el técnico balear y lo más llamativo es que ha reducido –casi a la mínima expresión– el número de derrotas. Hasta la fecha, solo cuatro desde que tomó las riendas del representativo. De ellas, tres han sido a domicilio y ante aspirantes al ascenso (Valladolid, Real Oviedo y Nástic) y solo una en el Heliodoro, tras las vacaciones invernales frente al Alcorcón.

Los guarismos de Martí le sitúan entre los entrenadores con mejor promedio de la historia reciente del representativo. Su porcentaje de tropiezos es sensiblemente inferior al de todos sus antecesores desde Martín Marrero (20%) si se exceptúa a Toño Hernández, que estuvo al mando solo en dos partidos y saldó ambos con victoria. El actual inquilino del banquillo blanquiazul pasa por su mejor momento desde que llegó –seis jornadas consecutivas sin perder– y suma tantos triunfos (ocho) como empates. Si no fuese por el déficit de puntos que arrastra el club desde la primera vuelta, ahora estaría pujando con fuerza incluso por el ascenso directo.

Con Martí, el Tenerife pierde solo un partido de cada cinco. Su media mejora las de otros técnicos que consiguieron los objetivos para los que fueron contratados: Agné, que llevó al equipo a la permanencia en su primer año (35,5% de derrotas); Cervera, que conquistó un ascenso y a continuación dejó al Tenerife en Segunda en su regreso al fútbol profesional (34,5%) o incluso Oltra, aunque bien es cierto que el valenciano entrenó su última temporada en la Isla en Primera División.

Desde su llegada y hasta la fecha, Martí está pulverizando otros muchos registros. El equipo está cerca de firmar uno de sus mejores marcas de imbatibilidad –no ha encajado gol en las cuatro últimas jornadas– y suma tres salidas seguidas sin perder, dos de ellas con prestigiosos triunfos (en Anduva y Butarque). La flojera fuera del Heliodoro era uno de los males endémicos del Tenerife en el último decenio y Martí la ha revertido. Su próximo reto es acercar al equipo a la sexta plaza, si bien para tal propósito es estrictamente necesario mejorar en casa –empezando por el duelo de este domingo en Lugo– y no permitirse más que tres derrotas en los 11 partidos que faltan.
Haría falta un final de temporada (al menos 20 puntos de 33) como el que firmó en 2004 el Tenerife de Martín, justamente el último entrenador que registró un promedio de derrotas tan bajo.

Álvaro Cervera: "Intento olvidar mi etapa en el Tenerife"

El exentrenador blanquiazul Álvaro Cervera, que sigue sin encontrar trabajo tras su despido en el representativo, aseveró ayer en SER Las Palmas que no se merecía la salida "desagradable" que tuvo en la entidad tinerfeña.
En una entrevista concedida por motivo del choque entre la UD y el Valencia, club donde militó como jugador, dijo estar "alegre" por el buen momento del Tenerife en liga. "Yo me alegro porque es un gran club. Es una etapa que pasé y que intento olvidar, porque fue de lo peor que me ha ocurrido en mi carrera deportiva", apuntó.
"Estuve dos años y medio. Podría decir que allí viví lo mejor y lo peor; lo mejor fueron las personas con las que traté y con las que tuve el gusto de compartir aquella etapa", adujo, pero a continuación resaltó que lo más amargo para él fue el momento de marcharse, cuestionado por sus resultados y por su evidente distanciamiento de la afición local.
"La salida fue muy desagradable. No se merecía la trayectoria de dos años la salida que tuve; fue desagradable para mí y para mi familia", comentó. Además, llegó a decir que su viaje de regreso a Valencia fue instantáneo porque el ambiente era muy nocivo para él. "Cogimos las cosas y no sufimos cuanto antes porque era difícil convivir en la ciudad; ahora intento olvidar un sitio que fue muy bueno al principio y luego muy malo y muy desagradable al final", apuntó.
A lo largo de la conversación, Cervera recordó con cierta nostalgia los derbis frente a la UD. "Los partidos contra Las Palmas nos gustaban porque les sabíamos contrarrestar. De las pocas virtudes que tengo es que sé cómo defender ante rivales que juegan de una manera determinada; teníamos cierta habilidad para contrarrestarles, dentro de lo difícil que era" apuntó. Sobre Quique Setién, admitió que no estaba convencido de que triunfaría. "Tenía mis dudas pero el cambio le ha venido bien. Me pareció que el relevo fue bueno para el equipo, que juega a una cosa difícil para los que están abajo, como Las Palmas", cerró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine