Atletismo |. Medio Maratón de Nueva York

Ana Lomo degusta la plata americana

La atleta de Valle de Guerra logra el segundo lugar de la categoría de mayores de 70 años en una prueba estadounidense marcada por el frío

28.03.2016 | 11:28
Ana Lomo compartió su aventura americana con otras personas a las que el deporte ha unido.

Ana Lomo ha regresado de Estados Unidos con una medalla colgada de su cuello. Un metal carente de valor material pero que para ella posee un precio incalculable. Y es que a sus 71 años, tan solo completar un recorrido de 21 kilómetros es toda una hazaña. Ni qué decir lo que supuso para ella ver que solo una persona de su categoría fue capaz de superar su registro.

Era su segunda participación en el Medio Maratón de Nueva York. En la primera, en 2012, había obtenido el tercer puesto entre las mayores de 65 años. En esta ocasión, fue incluida en la categoría de más de 70 años y ahí subió un peldaño en el podio. "Pensaba que esta era la última vez que iba a correr esta distancia pero ahora habrá que intentarlo una vez más para ver si logramos la primera posición", comenta Ana.

No es de extrañar que se planteara dejar de competir en pruebas tan largas, porque dice que "se pasa mal". Un ejemplo lo vivió hace una semana en Estados Unidos, donde tuvo que soportar unas temperaturas muy bajas el día de la carrera. "Las previsiones meteorológicas apuntaban hasta la posibilidad de que nevara. Al final no fue así pero corrimos a dos grados, por lo menos, y con un viento tremendo", relata la atleta tinerfeña, antes de asegurar que "había mucho frío". Aún así, ella completó todo el recorrido, se llevó la satisfacción de acabar segunda y disfrutó de una experiencia de la que destaca "la buena organización que había". "Estaba todo cuidado al detalle, especialmente lo referente a la seguridad", agregó. En este sentido, cuenta también que "los más de 20.000 participantes tuvimos que pasar nuestras pertenencias por un escáner y los efectivos policiales allí presentes eran cuantiosos".

Ahora mismo no es capaz de asegurar si competirá por tercera vez en el Medio Maratón de Nueva York, pero sí tiene claro cual es su deseo: "Espero seguir corriendo hasta que el cuerpo aguante". Así que aún le queda cuerda para rato a esta amante del campo y de la naturaleza, porque su estado físico es envidiable, lo que no es de extrañar, a tenor del estilo de vida que lleva: "No fumo ni bebo y por supuesto que llevo una alimentación sana".

Nacida en Cádiz (10-12-44), formada en Santa Cruz y residente ahora en Valle de Guerra, esta empresaria agrícola ha encontrado en el deporte su mejor compañero de viaje. Pero en ningún caso se ha refugiado en él para combatir la soledad, ya que confiesa que le "encanta ser independiente", al tiempo que valora el aislamiento. "Tengo dos hijos que viven fuera pero sola lo paso genial. Para mí lo importante es saber que ellos están bien. Tengo muchas cosas que hacer y nunca me aburro", indica Ana.

Su devoción por el running le llegó hace poco más de una década, aunque el ejercicio físico ha constituido siempre una parte relevante de su vida. De hecho, en la actualidad también practica otras disciplinas deportivas, el tenis y la natación. "No hay un motivo concreto por el cual comencé a correr", apunta, antes de seguir explicando que "un día fui a trotar a la Punta del Hidalgo, me gustó y volví al día siguiente. Y así, un poco más cada día, hasta la fecha".

Ahora no hay día que no se entrene: "Unas veces hago técnica, otras fondo, etcétera". Y lo compagina con los otras modalidades deportivas. Dos días en semana acude al complejo deportivo de El Sauzal a recibir clases de tenis de mano de una de las grandes tenistas que ha dado Tenerife, Adela Gil, quien se declara admiradora de Ana Lomo. Además, mantiene su afición por la natación, que comenzó practicando en el Real Club Náutico de Tenerife durante su juventud. La hípica es otra de las actividades que le apasionó en su momento pero que ya ha abandonado por causa mayor. "Antes, cuando mi hija vivía conmigo, motábamos a caballo pero los cuatro que teníamos se murieron y se acabó", cuenta con un poco de pena.

Ana planea ahora correr en mayo el cross María Auxiliadora de La Orotava, una cita a la que acude tradicionalmente y luego dice que "se verá" si toma parte en el Medio Maratón de Santa Cruz. Tenía decidido dedicarse a pruebas de ocho o diez kilómetros pero su gran actuación en Nueva York le ha reabierto el apetito de carreras con distancias más largas. En cualquier caso, siempre estará preparada para ello, ya que desde el día siguiente de llegar de Estados Unidos se fue a entrenar porque el running forma ya parte de su rutina diaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine