Fútbol CD Tenerife

El Heliodoro roza su mejor entrada

Casi 11.000 espectadores disfrutan del buen juego del Tenerife y el estadio capitalino se queda cerca de pulverizar su mejor registro

21.03.2016 | 12:20
Germán se lamenta por una oportunidad desperdiciada.

Fue ayerel día que el Heliodoro recuperó viejas costumbres: el horario matinal, que motivó que Martí concentrara a sus futbolistas; la espera de la afición a los jugadores locales en la trasera de Tribuna, con cánticos y ambiente festivo; y la ilusión en las entrañas, que presidió la jornada. Vistos los resultados del sábado -no ganaron Alavés, Elche, Osasuna ni Real Oviedo- soñó el graderío con una victoria que relanzara al Tenerife y le acercara a la zona noble. Pero faltó pegada. Y el gol, que se resistió de principio a fin.

Aunque no hubo promociones especiales y pese a la coincidencia con el partido de baloncesto en el Santiago Martín -lo siguieron los aficionados blanquiazules por la radio-, se dio en el Rodríguez López un entradón. Ayudaba la dinámica alcista del representativo, la imagen ofrecida en Butarque y el tirón del rival, que no deja de ser un histórico. No en vano, hubo colas ante las taquillas incluso a pocos minutos de que el partido arrancase. Y nervios, muchos nervios.

De esta guisa, se quedó el Heliodoro muy próximo a su mejor entrada del curso -fue ante el Huesca- pero otra vez más rebasó la barrera de los 10.000 asistentes. Un registro de mérito, aunque lejos de los mejores de la categoría. Los que eligieron el fútbol y estar con el Tenerife, disfrutaron... y sufrieron. Lo primero por el juego reluciente del representativo, sus opciones de ganar (vigentes casi hasta el final) y la ostensible mejoría respecto a la primera vuelta. El sufrimiento fue por las desperdiciadas ocasiones. Una de Omar, otra de Suso... pero ninguna entre los tres palos.

La falta de pólvora hizo que los presentes se desgañitaran con el transcurso de los acontecimientos aunque salieran conformes con la actitud y con el fútbol. Así, hasta se apagó con el paso de los minutos la firme voluntad de pitar a Ángel Rodríguez, al que ya se recibió con pitos a primera hora en el momento de acceder el isleño al Heliodoro. Los silbidos arreciaron contra el de Geneto sobre todo la vez primera que tocó el balón. Y al ser sustituido, pues fue elegido por Carreras para abandonar el campo antes de la conclusión. Ávido de firmar una buena actuación en el día de su regreso, pasó sin pena ni gloria por un partido que había marcado en rojo.

Música de viento hubo también para Culio, recordado por lo que dijo del representativo cuando frmó por Las Palmas. Y al final aplausos, pero para el Tenerife. El comportamiento de los blanquiazules llenó de orgullo al Heliodoro, que se cita nuevamente con los suyos tras la Semana Santa y con el deseo de que un buen resultado en Pamplona mantenga vivo el sueño del play off. A 12 jornadas del final son cinco los puntos que hay que enjugar y un montón de rivales los que hay que superar. Pero hay opciones. Y ganas de soñar. Lo demostró ayer el Heliodoro, que rescató el olvidado hábito de madrugar para alentar a los suyos. La victoria se escapó por los pelos. Como ante el Almería hace dos semanas, hubo empate. Eso sí, con buenas sensaciones.

Lo que viene

Los de Martí presentan números de ascenso pero el déficit de puntos que arrastran desde la primera vuelta hace difícil soñar con el ascenso. Sería en todo caso por la vía del play off y haría falta un final vertiginoso, casi sin fallos. Los isleños viajarán este fin de semana a Pamplona para jugar contra el Osasuna, el sexto; luego, recibirán al Lugo y visitarán Vitoria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine