Fútbol. CD Tenerife
CD Tenerife 00Zaragoza
 

El gol se resiste en el Heliodoro

El Tenerife vuelve a igualar a cero en casa pese a contraer de nuevo méritos para sumar algo más que un punto

21.03.2016 | 13:48
El gol se resiste en el Heliodoro
Nano remata de espaldas un balón en una jugada que ya había sido invalidada por fuera de juego.

El gol se resiste en el Heliodoro Rodríguez López. Por segunda vez consecutiva los aficionados que han acudido al recinto santacrucero se han marchado a casa sin ver el balón perforar la red de cualquiera de las porterías. Todo eso se resume en dos puntos cosechados en otros tantos partidos por el CD Tenerife en sus encuentros más recientes como local. Lo positivo es que con la de ayer son tres jornadas seguidas las que lleva sin encajar un tanto, lo que confirma la solidez defensiva que ha adquirido el representativo en los últimos tiempos.

Aún así, el punto de ayer dejó un mal sabor de boca en el seno del conjunto blanquiazul. Y no fue porque ofrecieran estos una mala imagen, sino porque de nuevo se resiente la ilusión de alcanzar los puestos de promoción de ascenso, en la cual se había producido un repunte tras la victoria del fin de semana anterior ante el líder en Leganés. Con todo, el fútbol del Tenerife no fue ayer del todo brillante pero sí se hizo merecedor de algo más que el empate. Eso sí, ningún reproche al esfuerzo que sus jugadores derrocharon durante el choque.

A José Luis Martí le aguardaba un último inconveniente antes de comenzar la contienda. A la baja de Anthony Lozano, en Honduras desdel el jueves pasado, se unía a última hora la de Moutinho. El suizo, con molestias en su espalda durante la semana, se resintió en los momentos previos al inicio del choque y tuvo que ser sustituido in extremis por Omar Perdomo. De resto, el técnico mallorquín solo introdujo una novedad más en su once, la de Raúl Cámara, quien regresó al lateral derecho, tras cumplir su partido de sanción, en detrimento de Cristian García.

El Tenerife se presentaba a esta nueva cita liguera con la moral por los cielos. Su victoria en Butarque y los buenos resultados anteriores habían habían alimentado sus esperanzas poder alcanzar los puestos de promoción de ascenso. Y con el objetivo de dar un paso más hacia su objetivo afrontaban los isleños este duelo. Sin embargo, de partida, su puesta en escena no fue la esperada. El Zaragoza comenzó más enchufado, con más posesión de la pelota, lo que provocaba que su rival jugara inicialmente a merced de los maños. Al equipo de casa parecía que le faltaba una marcha e incluso daba sensación de desordenado. Con esas coordenadas, no era de extrañar que las primeras ocasiones de gol del partido cayeran del lado del cuadro visitante. El primer disparo a puerta del encuentro se produjo al filo del primer cuarto de hora de juego. Y corrió a cargo de Ángel, al que le faltó potencia para batir a Dani. El lagunero fue recibido con silbidos por la afición local, a la que le sentó mal la celebración del gol que le marcó a su exequipo en la primera vuelta.

El Tenerife trataba de montar ofensivas, especialmente a través de un activo Suso, pero casi todas fracasaban en los últimos metros. Como ocurrió con una bella jugada, en la que participó Aitor Sanz con un precioso taconazo, que se saldó con un despeje de la zaga foránea (22´). A partir de ahí, los blanquiazules tomaron el mando del partido. Omar era el siguiente que probaba fortuna. Lo hizo con un tiro desde la frontal, que tampoco encontró el destino deseado (28´). El Tenerife era otro y el Zaragoza había cedido terreno. Javi Lara culminó un contragolpe con un lanzamiento desde lejos (29´). El tramo final de la primera mitad careció de sobresaltos, a excepción de la última acción antes del descanso: un trallazo de Suso desde dentro del área rozó la cruceta.

Tras la reanudación, el Tenerife se mostró desde el principio más incisivo. De hecho, nada más reiniciarse la contienda, Nano tuvo en sus botas el 1-0. Pero su remate, a pase de Suso, fue a parar a las manos de Manu mansamente. No obstante, fue Pedro el que más cerca estuvo de inaugurar el marcador, tras un remate, que tras tocar en el pie de Saúl, a punto estuvo de colarse en la meta de un Dani Hernández que ya se había lanzado al lado contrario (55´). El Zaragoza había decidido resguardarse un poco más en esta segunda parte y esperar a que se le presentara la oportunidad de lanzar algún contraataque. Mientras, los de casa eran los que llevaban el peso del encuentro. Y de vez en cuando creaban peligro sobre el marco contrario. Como en sendos cabezazos de Carlos Ruiz (66´) y de Omar (73´).

El tiempo transcurría y el destino parecía haber previsto un resultado idéntico al del anterior partido en casa ante el Almería. Un córner lanzado por Lara, muy acertado ayer en todas sus acciones, pudo propiciar un gol olímpico, pero un defensor del Zaragoza sacó el balón desde la misma línea de gol (83´).

Martí apostó por Cristo en lugar de un ya desgastado Nano y poco más tarde era Jairo el que sustituía a Suso, también exhausto por el enorme esfuerzo realizado. Pero ahí perdió punch arriba el Tenerife. Y en los últimos minutos solo una acción del de Añaza pudo significar una opción clara de peligro pero tomó una elección equivocada cuando estava a punto de encarar a Manu.

Árbitro:
Víctor Areces Franco (Comité Asturiano). Amonestó al local Vitolo, así como a los visitantes Campins, Pedro, Freddy Hinestroza y Culio.
Incidencias:
Partido disputado en el estadio Heliodoro Rodríguez López ante 10.895 espectadores. Fue el primer partido del curso en el horario matinal. Pese a ello y a comenzar las vacaciones de Semana Santa, las gradas del estadio presentaron un gran aspecto. El tinerfeño del Zaragoza Ángel fue silbado cada vez que entró en juego por su celebración de la primera vuelta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine