Director general corporativo de la Liga de Fútbol Profesional 

Javier Gómez: "Nuestro control económico a los equipos no existe en otros países"

"Sin tener en cuenta al Real Madrid y el Barcelona, en 2012 los clubes perdían 216 millones y la pasada temporada tuvieron un superávit de 110 millones"

21.03.2016 | 02:20
Javier Gómez, durante su intervención en Tenerife.

Javier Gómez, director general Corporativo de La Liga de Fútbol Profesional (LFP), inauguró el programa experto de Gestión de Entidades Deportivas, Proyectos y Marketing Deportivo, un curso organizado por la MBA Business School y el CD Tenerife. Licenciado en Empresariales por la Universidad de Valencia, Gómez trabajó en un empresa especializada en gestión de energía, trenes, metros y tranvías. Dejó de lado las oposiciones a inspector de Hacienda para hacerse cargo de la dirección financiera del Valencia CF en la etapa de Manuel Llorente como presidente. En julio de 2012 entra como asesor a la LFP, para meses más tarde ser nombrado director general Corporativo.

¿Cuál era el panorama que había cuando entraron en La Liga?

Si nos remontamos a 2010, había equipos que estaban en concurso o iban encaminados a la Ley Concursal; las pérdidas eran generalizadas y muy importantes de más de 200 millones a verano de 2012; los impagos con los jugadores eran enormes; las deudas con las administraciones públicas eran permanentes y también había una ausencia de profesionalización en los clubes. Luego, nadie hacía nada por la marca Liga. No había una estrategia de marca, por hacerla crecer, sino que cada club iba por su lado. Recuerdo las guerras que había en las Asambleas de la LFP porque todo eran discusiones y no se aprobaba nada. Y, luego, estaba la guerra de las televisiones y aquello de que "todo se lo quedan los grandes y el dinero no llega a los pequeños". A mí se me encomienda, por parte del presidente de La Liga, de diseñar un sistema de control económico que fuera efectivo.

Parece que el trabajo realizado ha dado sus frutos...
Ya había un control económico en 2010, que era una copia del que tiene implantado la UEFA. Se llama a posteriori porque cuando termina el año controla si has pagado, si has tenido pérdidas o ganancias y en función de ello te da la licencia o no para participar en sus competiciones. Nosotros implantamos un control que, a priori, no tiene ninguna liga en el mundo, que obliga a los clubes a presentar sus auditorías en relación a los últimos tres años; se analizan muchos indicadores como pueden ser la relación de la deuda o el coste de los jugadores con los ingresos previstos; se les pide que nos auditen las deudas que tienen con sus profesionales, con otros clubes y con las administraciones y si a 31 de marzo del ejercicio hay deudas no satisfechas no se pueden inscribir jugadores; y también se les pide que hagan una previsión que tenga en cuenta los ingresos por abonados, taquillas y patrocinadores. Luego, en base a todo eso, se le dice a cada club cuánto dinero puede emplear en su plantilla.

¿Cómo ha variado entonces la situación?

Un ejemplo es el de, sin contar con las cuentas del Real Madrid y el FC Barcelona, los clubes españoles cerraron la temporada 11/12 perdiendo 216 millones de euros, mientras que la temporada pasada la cerraron con un superávit de 110 millones. Otro podría ser el que nos habíamos puesto que la deuda con las administraciones a septiembre de este año fuera de 275 millones y a día de hoy ya está cumplido. Esto nos hace pensar que en junio de 2019 la Primera División estará totalmente saneada, mientras que la Segunda tardará un poco más.

Usted habla de controlar a los clubes, sus presupuestos, ingresos y gastos, pero ¿quién controla a La Liga?

Cuando entramos a dirigir La Liga había una empresa auditora pequeña y lo primero que hicimos fue cambiar a una de las grandes, como PricewaterhouseCoopers. Estamos sometidos al control del Consejo Superior de Deportes. Cada euro que empleamos en nuestros programas o en los estadios hay que darle parte al Consejo Superior de Deportes para su control.

Estados Unidos es la meca del espectáculo deportivo, con la NBA, MLB, NFL, el SuperBowl, la Nascar, etc... ¿No habría que tenerlos como referencia? ¿No habría que brindar entretenimiento además de fútbol a los aficionados?

Estamos intentando poner guapo al fútbol español. ¿Cómo lo estamos haciendo? Hemos hablado con las televisiones para que el tiro de cámara o el plano sea de una determinada manera; para que en la segunda línea de publicidad en los estadios no aparezca Ferretería Pepito o ese tipo de cosas; para que el césped tenga una determinada medida en todos los estadios; para que la iluminación sea una determinada forma en todos los estadios. Y si un club no cumple no tendrá buenos horarios o incluso llegar a la penalización. Esa sería la parte técnica, por llamarla de alguna manera. Pero por otra parte, pensando en los aficionados, es verdad que en muchos de los estadios hay que hacer inversiones. Pero ¿cómo conjugamos el equilibrio econonómico-financiero con las necesidades de inversión? Es un elemento que estamos valorando, pensando en cómo ayudarles para que acometan esas mejoras; de qué forma hacerlo, si económicamente hacerlo ayudándolos a buscar esa financiación y si es muy cara, hacerlo La Liga con una parte. Hemos pasado la fase en la que estábamos en la UVI y ahora nos han pasado a planta. Tenemos el goteo puesto pero estamos pensando en qué hacer cuándo salgamos del hospital.

Se habla mucho de control económico, pero ¿cómo afectan esas medidas a la cantera, al fútbol base?

El control económico, en principio, está orientado a que los clubes cumplan con sus obligaciones y no entren en pérdidas. En lo que se refiere a la cantera, ésta queda fuera del control económico pero tenemos claro que es un eje a potenciar porque estamos viendo que los propios clubes están percibiendo que el trabajo con la cantera les puede permitir competir con equipos que tienen más dinero que ellos y que pueden generar plusvalías para retener ese talento. Es más, los clubes nos están pidiendo que se premie de alguna manera a aquellos que están invirtiendo más recursos en desarrollar sus canteras.

Los horarios siguen generando controversia entre los aficionados. Ahora se mira mucho más a otros países, pero ¿qué se le puede decir al aficionado español?

Es muy fácil de explicar. Tenemos que poner horarios que busquen un equilibrio entre los gustos y las tradiciones de nuestro público, pero también pensando a nivel internacional. Si no es así, podría ocurrir que ahora ponemos pegas para ir al estadio por el horario pero luego no iríamos al estadio porque nos aburriríamos ya que todos los jugadores buenos estarían en otra liga.

A veces, los clubes parece que con el dinero de las televisiones se olvidan de ´motivar´ a sus aficionados...
Tenemos que seguir mejorando en muchos aspectos. Nosotros no nos olvidamos ni nunca nos olvidaremos del aficionado particular. Estamos analizando con los clubes las medidas a tomar para que puedan seguir ofreciendo entretenimiento a sus aficionados.

¿Qué le dice a aquellos que piensan que los datos de asistencia a los estadios se pueden falsificar?

Los tornos son nuestros y dan lo que dan. Además, nosotros hacemos el control de la asistencia a los campos de manera online, con controles cada minuto. Sin dan menos diríamos que hay menos afluencia y si dan más diríamos que hay más. Tenemos un proyecto de unos 12 millones de euros para cambiar todas las cámaras de los estadios. Ningún club puede manipular los datos porque los tenemos nosotros, no ellos.

La Liga apoya financieramente a otros deportes. ¿Podría explicarlo?

El Real Decreto recoge que un porcentaje de los derechos de televisión tienen que ir a otros deportes. Hemos tenido felicitaciones de todos los deportistas desde que se aprobó porque un 0´5% del dinero aportado por las televisiones va para ellos. Pero además, tengo que afirmar que La Liga está apoyando a muerte al fútbol femenino. Hay futbolistas de nivel en España que se tienen que ir fuera a jugar, que no están siendo reconocidas y no pueden vivir de ello y nosotros queremos que eso no pase. Queremos que se queden aquí, que disfruten aquí y que puedan trabajar aquí. Desde hace seis meses, pese a que no está dentro de nuestras competencias, hemos formado una pequeña organización y las estamos ayudando. Y esto ya ha dado sus primeros frutos porque la próxima temporada van a tener muchos, muchísimos más ingresos que ahora. Y el objetivo es seguir ayudando al fútbol femenino español.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine