Baloncesto . Liga Endesa
CAI Zaragoza 7865Iberostar Tenerife
 

Sequía a la orilla del Ebro

El Iberostar Tenerife, en un muy deficiente partido en ataque, cae de forma clara en su visita al CAI (78-65)

07.03.2016 | 01:39
Nico Richotti trata de lanzar a canasta ante la defensa de Swing y la mirada de Kravstov.

Un Iberostar Tenerife que se quedó sin gasolina en sólo cinco minutos. Eso fue lo que se vio ayer del cuadro lagunero en su visita al CAI Zaragoza. Un conjunto, el rojillo, que superó con claridad al equipo de Txus Vidorreta, incapaz de dar continuidad a su buen arranque y que desde antes del descanso estuvo a merced de su rival. Y es que un parcial de 36-9 noqueó a los isleños, que se fueron al intermedio 19 abajo (43-24) e hicieron de los dos últimos actos un camino casi tortuoso hasta la bocina final, toda vez que los canaristas nunca dieron la más mínima sensación de poder obrar la remontada, o al menos inquietar a los de Andreu Casadevall.

Clara derrota, la del Iberostar, que no llama tanto la atención por la irregularidad aurinegra en la faceta defensiva, aquella que había convertido en su seña de identidad más recientemente (el CAI hizo mucho daño en la pintura y castigó igualmente con triples liberados), sino sobre todo por sus flojas prestaciones en ataque. Un retroceso quizá marcado por las limitaciones físicas de los isleños, que a la consabida y habitual baja de Blanco sumaron la de Hanley –no se recuperó de su lesión de talón– y una versión capitidisminuida de Richotti.

Apenas durante medio cuarto dieron su mejor cara los laguneros gracias a una fluida circulación de balón y acierto en el tiro exterior (3/4 en triples). Dos parámetros que otorgaron al Iberostar una pequeña pero esperanzadora renta (8-15) y que invitaban a pensar en una alta producción ofensiva de los isleños, la misma que por ejemplo ya le dio rédito en sus visitas a Fuenlabrada y Vitoria. Proyección hasta cierto punto lógica teniendo en frente a un adversario que en las últimas cinco jornadas había recibido de media más de 90 puntos, el peor registro de toda la competición. Pero a partir de ahí los canaristas entraron en colapso. Espesura y falta de ideas al mover el balón, últimos pases que se perdían en el limbo, o simplemente malas selecciones de tiro. Así un ataque tras otro. Un regalo que no desaprovechó el conjunto zaragozano para despegarse con una renta que a la postre resultaría definitiva toda vez que el posterior intercambio de canastas solo evitó que la sangría para los de Vidorreta fuera mayor.

Antes de meterse en esa espiral perniciosa para sus intereses, los tinerfeños hicieron un baloncesto fresco. El control del rebote, el extra pass y el acierto de Arco (con ocho puntos seguidos) le dieron a los isleños una pequeña renta de entrada (2-8), ventaja en la que también colaboró un activo Jones, motivado ante su exequipo y que impuso su envergadura para hacerse hueco en la zona. Solventaron incluso los de Vidorreta, con su tercer triple seguido, el intento de zona del CAI (7-15). Pero todo fue un espejismo ya que a partir de ahí los laguneros involucionaron. Con las rotaciones el Iberostar empezó a perder frescura y acumular pérdidas y más pérdidas. Kravtsov pudo con Niang y White mostró su cara más errática en ataque. Una serie de errores que sumió al bando isleño en la nulidad atacante, hasta el punto de estar cinco minutos sin anotar un solo punto mientras recibía 13 (20-15, 11´).

Un triple de Beirán y dos puntos más de Abromaitis fueron solo un espejismo para los isleños, igual de atascados que en los minutos precedentes y que empezaron a sufrir la eficacia en ataque de Jelovac, capaz de hacer daño desde el perímetro, penetrar y forzar falta, asistir a su pareja interior e incluso rebotear tras tiro libre. El serbio lideró a los suyos en un parcial que llegaba ya a un alarmante 28-5, sangría que Vidorreta no lograba frenar (35-20). Ni detrás pese a sus continuas rotaciones, ni delante, cortocircuitado por las alternativas entre zona e individual de los locales.

Solo dos canastas –y sin ir ni una sola vez al tiro libre– fue el pobre bagaje ofensivo de los laguneros a lo largo de 11 minutos de partido. El Iberostar prolongaba su pelea con el aro. Incapaz de sumar desde el perímetro (1/7 desde el 7-15), los de Vidorreta solo produjeron, en medio de una sucesión de errores, en segundas opciones. A todas luces insuficiente para hacer frente al acierto del cuadro zaragozano, que gracias a otros dos triples se marchaba al descanso con una renta que rondaba la veintena (43-24).

Sin nada ya que perder, el Iberostar ofreció una imagen un tanto diferente en el inicio del tercer acto. Dinamismo ofensivo parecido al del arranque del choque que duró, sin embargo, un suspiro. Intento de reacción que acabó con una canasta de un mermado Richotti (45-30), ya que entre el acierto exterior de Sastre y la superioridad –a base de tablas– bajo el aro de Norel sobre Petit, el CAI volvió a poner tierra de por medio (52-30). Fue el primer quiero y no puedo para los canaristas. Apareció por fin Sekulic en ataque, pero a su par de canastas le añadió una tonta falta en ataque. Se acrecentó el miedo generalizado a tirar, se multiplicaron las pérdidas, y además se empezó a hacer agua en el rebote defensivo. Segundas opciones que dieron a los locales una nueva máxima renta (62-39, 29´) y disiparon cualquier mínima opción de cambiarle el signo al electrónico.

El último cuarto, directamente, sobró. Limitado por la escasa (en número de efectivos y por las personales) rotación interior, y especialmente por sus propios errores (White tiró un triple al canto del tablero), las diferencias se mantuvieron casi inalterables. Al menos en los compases finales, y con todo decidido, los de Vidorreta nunca bajaron los brazos e incluso probaron alguna que otra defensa presionante de cara al futuro que les permitió maquillar el marcador hasta el punto de tener dos ataques seguidos para situar su desventaja por debajo de la decena. Pero ahí, como en casi todo el resto del choque, el Iberostar volvió a secarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine