Fútbol CD Tenerife

Younousse, el triunfo de la fe

Llegó a Tenerife en patera tras una travesía insufrible de 11 días y el domingo hizo su primer gol con el Mérida, adonde fue cedido

02.03.2016 | 16:48
Younousse, el triunfo de la fe

Es la de Younousse Diop una historia emocionante. El prometedor futbolista completó "en semana y media" el trayecto en patera que separaba su cotidiana y dura realidad africana de su sueño de fútbol. Un día fue a verle jugar Sesé Rivero, a quien considera su padre, y entonces empezó su carrera en el Tenerife. Hace solo unas semanas que se ha concretado su cesión al Mérida y el domingo anotó su primer gol. Pocos saben que detrás de su celebradísimo tanto al Algeciras hay una extraordinaria historia de superación, un enorme sacrificio personal y la renuncia a la vida con su familia en su Senegal natal.

Younousse Diop dio el domingo un paso más en la carrera hacia el sueño para el que vino en patera. Once días de ruta contra viento y marea le trajeron a Canarias cuando era todavía un niño. Acompañado de su primo, decidió embarcarse en un viaje hacia lo desconocido que acabó con final feliz. Por lo pronto, disfruta con lo que más le gusta y ya sabe lo que es un marcar un gol con el Mérida, el club que ahora le acoge tras ser cedido hasta junio por el Tenerife.

Muchos desconocen que detrás de su efusiva celebración de la última jornada hay una historia de extraordinaria capacidad de superación, sacrificio, ganas de triunfar y mucho, mucho trabajo. "Todo empezó el día que mi familia me dijo: necesitamos que alguien que salga y se busque la vida en Europa. Yo levanté la mano y di el paso. Me gustaba mucho el fútbol y quería triunfar, es en lo que pensaba", recuerda.

Younousse vino en compañía de su primo. "El viaje empezó en la costa de Senegal. Y la verdad es que hay tener mucha fuerza y muchos huevos para subirse a una patera", dice. Su mensaje es absolutamente elocuente. "No sé hasta qué punto eres consciente de que te juegas la vida y que te puedes quedar por el camino. Sabíamos que esa opción existía, pero confiábamos en llegar", apunta. Y así fue. Consiguieron su propósito, si bien a continuación le esperaba todavía otro largo sendero hasta conseguir papeles y regularizar su situación.

"Seguí adelante por mí y por mi familia. Gracias a Dios, todo ha salido bien", celebra. En el proceso ha sido clave Sesé Rivero, jefe de la cadena de filiales del Tenerife, a quien Diop considera un segundo padre. "Siempre ha luchado por mí y la verdad es que me ha tratado como a un hijo", dice. Atrás quedaron los sobresaltos del viaje sobre la mar. "En la vida como en la patera, es clave mantener la calma; si te vuelves loco, no llegas a nada", resume.

Su camino hacia el gol que celebró el domingo contra el Algeciras ha sido tan largo como difícil. "El día que tocamos tierra, ni nos lo creíamos. Fue el trayecto más difícil de nuestras vidas", completa, aunque luego recibió otros golpes. Por ejemplo que le enviaran a La Palma y le apartaran de su rutina en Tenerife. Llena su historia vital de un montón de vicisitudes, considera Younousse que ahora se le ha presentado "una oportunidad excelente" para rendir en el Mérida, un histórico con un brillante pasado que compite en Segunda B. Su primera diana es un anticipo de lo que está por venir, la recta final hacia su gran sueño: triunfar? de blanquiazul.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine