Alpinismo

Cae la 'Montaña Asesina'

El tinerfeño Juan Diego Amador lo intentó sin éxito en 2005

29.02.2016 | 16:47
Cae la 'Montaña Asesina'

La expedición del español Txikon corona por primera vez en la historia el Nanga Parbat en temporada invernal

El alpinismo cuenta con una nueva y brillante página para su historia: hacer cima por primera vez en invierno el Nanga Parbat (Pakistán), uno de los dos únicos ochomiles -el otro es el K2 (8.611 metros)- que jamás se había escalado en esta época del año. El español Alex Txikon, el italiano Simone Moro y el pakistaní Ali Sadpara coronaron los 8.126 metros de la novena montaña más alta del planeta, mientas que la italiana Tamara Lunger se quedó unos metros más abajo.

Para comprender los datos de esta hazaña basta con ver cómo los propios paquistaníes denominan al Nanga Parbat. En idioma urdu significa Montaña Desnuda pero es su apodo el que le hace justicia: la Montaña Asesina. A lo largo de la historia del montañismo, el ascenso al Nanga Parbat se ha cobrado numerosas víctimas. Así, están datadas tres víctimas en 1895; 16 fallecidos en 1937; 12 en 2013; diez en 1934; cinco en 1984; cuatro en 1982 y 1983; dos en 1950, 1977, 1989, 1990, 1996, 2006, 2008 y 2009; y una en 1962, 1970, 1971, 1976, 1985, 1993, 1994, 1997, 1998 y 2004.

La estadística es demoledora: cuenta con un porcentaje del 22 por ciento de fallecidos respecto a montañeros que lo han ascendido. Hasta ahora, lo habían intentado en invierno 29 expediciones y ninguna de ellas pasó de los 7.800 metros. La aventura de Txikon comenzó un año atrás, cuando junto con Sadpara estuvieron a punto de llegar a la cima, pero no encontraron la manera de llegar por el mal tiempo.

La climatología es otro de los enemigos a superar. Las expediciones duran dos meses, el doble que las de la temporada normal. Las expediciones se hacen sin sherpas: los propios montañeros tienen que subir las tiendas, la comida, las cuerdas y fijarlas ellos mismos, lo que carga las mochilas con más de treinta kilos, y abrir huella.

Esto en medio del hielo -como dice Txikon, donde en verano se pasa apoyado en unos bastones en invierno se va encordardo y con dos piolet- y del viento, que congela el aire hasta los cuarenta bajo cero y provoca las habituales avalanchas. Un alud cubrió a Txikon hasta el cuello al comenzar la expedición, pero salió indemne.

El tinerfeño Juan Diego Amador intentó ascender a la montaña asesina en 2005, pero tuvo que desistir. Cuando se encontraba a 6.500 metros de altitud, un accidente a principios de la expedición -que le costó una fractura de cadera a Raquel Pérez- y el mal tiempo reinante en la cima propiciaron que el canario desistiera de su objetivo. "Probablemente fue la expedición más dura que he vivido", reconoce en su web juandiegoamador.com.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine