Baloncesto Liga Endesa

Bajo el prisma de sus amigos

El exgerente del UB La Palma, Andrés Pérez, los jugadores Sergio Rodríguez, Pedro Llompart y Javi Salgado, y el seleccionador español, Sergio Scariolo, con los que ha coincidido el técnico vasco, ejercen de improvisados periodistas

23.02.2016 | 11:44
Bajo el prisma de sus amigos

Tras más de una década de experiencia en los banquillos de la Liga ACB y con más de 20 años como entrenador en diferentes categorías, varios son los jugadores, directivos y colegas de profesión que conocen casi a la perfección a Txus Vidorreta. Cinco de ellos ejercen de improvisados periodistas y realizan algunas preguntas al actual preparador del Iberostar Tenerife. Varios lo hacen con una vertiente estrictamente profesional, otros prefieren rememorar tiempos pasados, y un par de ellos tiran de ironía para intentar meter en un brete al bilbaíno.

¿En qué posición jugabas antes de ser entrenador?

Jugaba como base, pero el año en el que mejor me lo pasé, a los 17 o 18 años, jugué como escolta. Me resultó mucho más cómodo y divertido.

En la Isla, ¿eres más de Norte o de Sur?

¡¡¡Ohhh!!! Soy más de Norte seguro, pero sobre todo me considero lagunero y chicharrero, las dos cosas.

Te fichamos para el UB en verano de 1998 cuando venías de entrenar en Segunda Autonómica. ¿Te has preguntado alguna vez cómo dimos contigo?

Algo de información de ello tengo. Creo que Roberto Estrello llamó a Felipe Coello, y él a su vez habló con José Cobelo, que era mi agente y le dijo que yo estaba disponible. Entonces fue Felipe el que me recomendó al UB y acabé fichando.

¿Qué supone para usted este quinteto del UB La Palma: Juanito Jiménez, Sebas Arrocha, Javi Blázquez, Pipi Cabrera, y Ryan Chilton, que luego lo sustituyó Steven Goodrich?

¡¡Pfff!! Un equipazo y el inicio de esta aventura, porque esa temporada creo que marcó resto de mi carrera deportiva. Con Juan y Blázquez mantengo todavía una gran relación; a Sebas le tengo un cariño enorme, con Pipi estuve el otro día aquí, y los dos americanos nos dieron un excelente rendimiento. Fue un año mágico porque esa temporada sentí que tenía las armas para seguir en esto mucho tiempo.

En aquella final de la EBA que le ganamos al Calpe casi daba pena ver nuestro banquillo, mientras que el de ellos parecía el de un equipo casi profesional. ¿Qué recuerdas de aquella eliminatoria?

Sí, fue tremendo. Ese año creo que nunca me puse la corbata, solo en la final. El Calpe tenía tal equipazo que les dije a los jugadores que cuando no pudieran más miraran mi corbata y se acordaran de que estábamos en una final que no esperábamos jugar jamás. Lo hice para que pusiera ese plus adicional con el que poder ganar el partido, pero creo que no tuvieron necesidad ni de mirarla porque fuimos siempre por delante. Era un equipo que jugaba de memoria y maravilloso de entrenar.

¿Llegaste a imaginar, cuando empezaste, que te convertirías en un entrenador consagrado en la ACB?

Cuando conocía a Javi Salgado él estaba en el cadete del Maristas, y a mí me llamaron a mitad de temporada para sustituir a otro entrenador. En el primer entrenamiento ya vi que Javi tenía muchísimo talento y muchísima personalidad, y ya en el primer partido que dirigí él llegaba a los tiempos muertos mandando. Le tuve que decir que el entrenador y el que hablaba era yo, pero lo siguió haciendo en el siguiente tiempo muerto. Indudablemente lo cambié, y desde ese día, y mira que le he entrenado años, no lo ha vuelto a hablar hasta que yo se lo he pedido. Y sobre lo que me pregunta, cuando yo lo entrené por primera vez hace más de 20 años ya había logrado un ascenso a la ACB con el Caja Bilbao, que al final no se hizo efectivo por temas económicos, y tenía en mente que quería ser profesional del baloncesto. Empecé a entrenar de forma casual, pero siempre he sido ambicioso y desde que entré en la escuela como monitor hasta que logré ser entrenador jefe del primer equipo solo pasaron cinco años.

Me gustaría saber si la pareja de bases Thomas Heurtel-Pedro Llompart que tuvo en Alicante es a la que más broncas has echado en toda tu carrera.

Creo que Javi Salgado se lleva la palma porque a quien más quieres es, sobre todo cuando eres más joven, a quien más broncas echas. Pero sí es verdad que Heurtel se ganó muchas, y Pedro, que tiene carácter, y yo tuvimos varias enganchadas. Si sumamos como pareja seguro que sí ganan ellos. A título particular el primero seguro que es Salgado y luego Heurtel.

¿Ya tienes alguna idea de qué ataque recomendarme del que usaremos en los Juegos Olímpicos?

Sí, ya sabe que sí. Tengo pendientes unas cuantas cosas. Sergio es una persona muy metódica y cuando terminamos el Europeo cada uno de sus ayudantes le enviamos nuestras conclusiones. Y yo en las mías ya le avancé algunas de las cosas que me gustaría proponerle, en caso de seguir con la selección, para un equipo con todos los mejores jugadores posibles.

¿Cuándo te vas a decidir a escribir una guía de gastronomía y enología para comer y tapear en las ciudades de baloncesto? No hay nadie mejor que tú para hacerlo.

Los días de partido con la selección, volviendo de los entrenamientos de la mañana, en el autobús hablábamos de rutas de tapeo por diferentes barrios de Madrid. Como soy muy amigo de Nacho Azofra he tenido en él un gran maestro. Y eso lo acabamos tomando en la selección como tradición; había que hacerlo para seguir ganando. Un día nos íbamos por Chueca, otro por la calle Ortega y Gasset, otro día cogíamos la zona de Costa Rica o de Ponzano... Y eso, estando en Francia, lo contabas y a la gente le hacía ilusión y entraba en el tema, desde el propio Sergio Scariolo hasta Jorge Garbajosa. Fue muy chulo. De hecho, había propuesto para este año comenzar la Ruta Ñ de potes y pintxos por Madrid a la espera de los Juegos Olímpicos, aunque no pudimos hacer ninguna de estas reuniones porque me vine muy pronto para Tenerife.

¿Cuándo me vas a pasar las notas que me debes? ¡Porque teniendo un solo partido a la semana no tienes excusa!

Esta es buena y voy a quedar muy bien. Le debía esas notas, sí, y sabía que él se acordaba perfectamente, y ayer [la entrevista se realizó el martes] se las entregué. Aproveché que esta semana no teníamos partido y se las envié porque sé que lo tiene apuntado. Y no me he equivocado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine