Fútbol . CD Tenerife
CD Tenerife 31UE Llagostera
 

Nano restablece la normalidad

El canterano anota dos goles en el cuarto de hora inicial del choque y allana el camino del primer triunfo en cinco jornadas del Tenerife

22.02.2016 | 16:56
Nano restablece la normalidad
Alberto, durante un córner a favor de su equipo.


El Tenerife logró ayer un triunfo que le permite mantenerse aún a una distancia considerable de los puestos de descenso y, de paso, le repuso parte de la moral perdida en las últimas cuatro jornadas. No podía fallar ante el semicolista de la competición y mucho menos decepcionar de nuevo a su fiel hinchada. Nano fue el principal artífice de que eso no ocurriera al anotar dos goles en el tramo inicial de un choque en el que el representativo volvió a sufrir para conseguir su objetivo en la parte definitiva del duelo.

Con un once repleto de novedades el conjunto isleño se disponía a pelear por la victoria contra el Llagostera y frenar así una racha negativa de resultados que poco a poco lo han ido acercando a la zona baja de la tabla. Martí dejó, como se preveía, a Lozano en el banquillo y confió el puesto de delantero a Nano. Moutinho debutó como titular, en detrimento de Omar Perdomo, y el técnico mallorquín se decantó finalmente por Cristian García y Germán y dejó fuera de la convocatoria definitiva a Jorge Sáenz y en el banquillo a Raúl Cámara. Con la ausencia por sanción de Vitolo, el trivote estaba cantado, con Aitor Sanz, Ricardo y Alberto.

Con este grupo de futbolistas se vería que el Tenerife ganó en fluidez a la hora de circular la pelota pero perdió solidez defensiva. Y esto quedó confirmado con el gran número de ocasiones de gol que se produjeron en ambas áreas durante la primera mitad. Eso sí, de inicio le dio resultado a Martí su apuesta, ya que con solo un cuarto de hora de juego su equipo ya mandaba en el marcador por 2-0. Ambos goles con el mismo sello, el de Nano.

El joven jugador blanquiazul anotó el primero trascurrido solo dos minutos de partido. Fue tras recoger el rechace del poste a raíz de un disparo desde le vértice del área de Moutinho. El futbolista cedido la temporada pasada al Hospitalet pudo marcar de nuevo en un mano a mano con René pero en esa ocasión no quiso entrar el balón (11´). En su siguiente tentativa sí que no falló. El lagunero se hizo con un balón casi en el medio del campo, avanzó con velocidad hacia la meta contraria y al llegar a la frontal sorprendió con un zapatazo seco y colocado al palo corto para batir por segunda vez al arquero visitante.


El cuadro chicharrero celebraba su triunfo momentáneo sin darse cuenta de que enfrente tenía a un rival hambriento, necesitado, que trata de sobrevivir. Y en un desajuste defensivo logró recortar distancias. Imaz aprovechó un pase de la muerte de Querol para marcar.

A partir de ahí, el Tenerife fue perdiendo el control del partido y también la iniciativa en el juego, que recaía ahora en el Llagostera. Es cierto que Nano pudo anotar el tercero a través de un remate acrobático tras un saque de esquinas, pero de ahí al descanso solo la escuadra de Oriol Alsina fue capaz de crear ocasiones de gol, algunas de ellas muy claras, como una en la que un remate de Querol, propiciado por un mal entendimiento entre Cristian y Dani Hernández, salió fuera por poco (28´). El mismo futbolista visitante intervendría, junto con Natalio, en una doble oportunidad que no acabó en gol porque en esa ocasión le sonrió la fortuna a los del Heliodoro. Martí se vio obligado a mover ficha en el receso como consecuencia de unas molestias físicas que se le manifestaron a Cristian y tuvo que recurrir a la mayor agresividad defensiva de Raúl Cámara.

En la segunda mitad, el Llagostera trató de buscar el empate pero serían los canarios los que más opciones tuvieron de ampliar su cuenta. Suso desaprovechó una al recibir dentro del área de Moutinho (53´). El extinerfeñista Juanjo tampoco atinó con la portería contraria en un nuevo testarazo, a pase de Natalio (57´). Suso no tenía su día y de nuevo se equivocó al preferir centrar en vez de chutar a meta con todo a su favor para buscar la red (75´).

Los gerundenses amenazaban con equilibrar la contienda, aunque más por voluntad que a través de buen fútbol. El entrenador local no estaba tranquilo y buscó más frescura arriba con Javi Lara y Lozano para ver si con más calidad en su ofensiva lograba matar el encuentro. El hondureño tuvo la sentencia en sus botas cuando, con el Llagostera volcado sobre la portería blanquiazul, dispuso de un uno contra uno. Pero erró en la definición.

Parecía el guión del anterior partido en casa, en el que perdió dos puntos en los últimos instantes del choque. Y bien pudo ocurrir eso en un cabezazo de Benja tras un córner que Dani Hernández detuvo, en una acción muy protestada por los integrantes del conjunto catalán, que reclamaban que el balón había rebasado la línea de gol cuando el cancerbero hispano-venezolano lo atrapó. Y de lo que pudo ser la igualada se pasó a la sentencia, obra de Suso, al culminar una cabalgada desde el centro del campo tras recibir un pase con la mano de su portero, en la escena posterior a la de las protestas del Llagostera. El Tenerife jugó una vez más con fuego al final pero esta vez no se quemó y obtuvo un triunfo que le sirve para recobrar el crédito perdido en las cuatro jornadas anteriores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine