Fútbol . CD Tenerife

Ambición contra ilusión

Oviedo y Tenerife enfrentan rachas opuestas ante la mirada de un casi lleno Carlos Tartiere

14.02.2016 | 02:00
Los jugadores del CD Tenerife, en el entrenamiento que realizaron ayer en El Requexón.

El Oviedo eleva el listón para un Tenerife que se rebela contra su destino. El cuadro insular quiere hoy (Carlos Tartiere, 16:00 horas) demostrarse a sí mismo que está concebido para retos más altos. De paso, un resultado positivo valdría para alejar los miedos y ahuyentar la posibilidad de volver a los puestos de emergencia.

El equipo de Martí patinó en Tarragona pese a ofrecer buenos argumentos durante los segundos 45 minutos. Ante el Huesca, la historia fue al revés: cumplió en el primer acto y suspendió en el segundo. El caso es que el representativo ya lleva tres partidos consecutivos sin ganar y las urgencias aparecen justo al visitar a uno de los gallitos.

El Oviedo ya dio buena cuenta del Tenerife en la primera vuelta y ahora quiere repetir resultado para acercarse al ascenso directo. El club carballón se ha adaptado a la perfección a la categoría en el año de su vuelta al balompié profesional y esta tarde pretende aprovecharse de la flaqueza insular para alimentar su buena racha. No en vano, no pierden desde octubre, cuando les batió el Córdoba.

Sergio Egea, técnico local, no manifiesta preocupación ante las bajas de sus medios Bedia y Jon Erice, si bien tendrá que recomponer la alineación en una parcela clave. Lo mismo que Martí, que ve arañado su trivote habitual por la ausencia de Alberto Jiménez. Su sitio podría ser para Ricardo, aunque hay dudas sobre el fuelle del realejero, que seguramente no esté para 90 minutos. Tampoco Lara, opción natural para el recambio y que aún está lejos de su mejor versión. Asi, se quedó sin viajar.

Urgencias blanquiazules al margen, el partido es una golosina. La reedición de un clásico que ya ha tenido lugar en todas las categorías (0-2 en el último antecedente, en Segunda B) y que hoy tendrá el acompañamiento de una excepcional banda sonora: el rugido de un Tartiere al que han devuelto la licencia para soñar. Más de 20.000 socios confirman la ilusión colectiva en torno al azul, estado de ánimo que añora y envidia el tinerfeñismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine