Fútbol Primera División Femenina

El TAD da la razón al Granadilla en la alineación de Mónica Oval

La resolución estima que el club tinerfeño actuó de forma legal ante el Collerense

11.02.2016 | 13:49
El TAD da la razón al Granadilla en la alineación de Mónica Oval

El UD Granadilla no incurrió en ninguna ilegalidad al alinear a su jugadora Mónica González Oval. Esa es la resolución definitiva que dio a conocer el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) en una comunicación firmada desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Por tanto, la denuncia de una supuesta alineación indebida de Mónica Oval ante el Collerense, club que presentó alegaciones ante el Juez de Competición y el Comité de Apelación de la Federación, queda zanjada totalmente porque el club tinerfeño se ajustó a lo legalmente establecido.

En los antecedentes, el TAD recuerda que "el 18 de octubre de 2015 se celebra el partido del Campeonato Nacional de Liga de Primera División Femenina entre la UD Collerense y la UD Granadilla Tenerife, que finalizó con el resultado 1-2. En dicho encuentro participa, a partir del minuto 84, la jugadora de la UD Granadilla Tenerife con dorsal núm. 19, Mónica González Dual según consta en el acta arbitral". "El 20 de octubre de 2015, la UD Collerense denuncia la alineación indebida de Mónica González Oval, jugadora con más de 23 años y con licencia tramitada como jugadora del filial, incumpliendo el art. 226 del Reglamento General de la RFEF que prescribe que si la alineación de futbolistas de los filiales lo fuera en el primer equipo, deberán ser menores de 23 años".

También recuerda que "el 4 de noviembre de 2015, el Juez de Competición dicta resolución desestimando la denunciada alineación indebida"; "subraya que no cabe inferir mala fe por la UD Granadilla pues había formulado consulta a la Federación Tinerfeña, que no encuentra inconvenientes en alinear en equipos superiores jugadoras mayores de 23 años"; que "la UD Collerense interpuso recurso contra la resolución del Juez de Competición ante el Comité de Apelación de la RFEF"; y que "el Comité de Apelación de la RFEF desestima el recurso teniendo en cuenta que no existe una interpretación pacífica sobre la aplicación de los arts. 226 y 227 del Reglamento General de la RFEF al fútbol femenino". Aún así, Bartolomé Verd, presidente del Collerense, recurre el 10 de diciembre ante el Tribunal Administrativo del Deporte después de las dos resoluciones negativas de los órganos federativos anteriormente citados.

El TAD, en el apartado de Fundamentos Jurídicos, se declara competente para juzgar el caso y explica que "la cuestión planteada en este recurso se centra en determinar si los arts. 226 y 227 del Reglamento General de la RFEF, sobre alineación indebida, que, en lo que ahora interesa, condicionan la alineación de jugadores de equipos filiales o dependientes a que sean menores de veintitrés años -arts. 226 b) y 227 a), así como la sanción prevista en el art. 76 del Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol Temporada 2015/2016, resultan de aplicación al fútbol femenino".

Tras exponer los artículos del Reglamento General de la RFEF así como las sanciones disciplinarias que conlleva, el TAD concluye que "se deduce con claridad que las normas reguladoras de la alineación de futbolistas tipificadas en el Reglamento General de la RFEF así como las sanciones previstas en el art. 76 del Código Disciplinario, resultan de aplicación al fútbol masculino y femenino". A esa explicación añade que la Disposición general primera de las Normas Reguladoras de las Competiciones de ámbito estatal del fútbol femenino 2015/16 "determina la aplicación preferente de esas Normas Reguladoras en lo relativo a la organización y desarrollo de las competiciones de ámbito estatal del fútbol femenino. Por lo tanto, no se excluye ni la aplicación del Reglamento General de la RFEF ni del Código Disciplinario sino todo lo contrario: debe concluirse que tales normas conforman el ordenamiento jurídico federativo al que se refiere el último inciso de la Disposición general primera".

En el punto Undécimo de la sentencia, el Tribunal Administrativo del Deporte reconoce que "la UD Granadilla Tenerife consulta, el 19 de agosto de 2015, a la Federación Tinerfeña de Fútbol si las jugadoras inscritas con su equipo B, que compite en la Liga de Segunda Nacional podrían alinearse con el equipo A de Primera División Femenina. La Federación Territorial consultó al respecto a su Asesoría Jurídica y a la de la RFEF, que consideraron que los arts. 226 y 227 no resultaban de aplicación al fútbol femenino. La contestación a la referida consulta determinaba que "siempre que tuviese más de 15 años en el momento de su alineación.... y que se diligenciase a favor de la UD Granadilla 48 horas antes de los últimos partidos de la competición (Mónica González Oval fichó el 3 de septiembre....) podía ser alineada por el equipo A". Estos datos se han incorporado al expediente sancionador en el informe de la Secretaria General de la Federación Tinerfeña de Fútbol de 22 de octubre de 2015. Por tanto, la UD Granadilla Tenerife actúo con la diligencia debida consultando a su Federación sobre esta cuestión en el mes de agosto, antes de que comenzara la competición en septiembre, y, con apoyo en su respuesta (avalada por la Asesoría Jurídica de la RFEF) procedió a alinear a la referida jugadora en distintos partidos (los disputados con el FC Barcelona, Transportes Alcaine, Rayo Vallecano y Fundación Albacete) sin que se suscitarán ningún problema a respecto hasta controvertido de 18 de octubre".

Finalmente, el TAD, citando al Comité de Apelación y al Comité Español de Disciplina Deportiva, señala que ""sea cual sea el tenor de las normas y su correcta interpretación, lo cierto es que si un equipo consulta abiertamente la interpretación de una norma y su aplicación en un caso y obtiene del órgano competente una determinada decisión, obvio es deducir que a partir de ese momento actúa amparado por un principio de confianza legítima, que no puede volverse en contra suya y, mucho menos, en sede disciplinaria".

El TAD acuerda, por tanto, "desestimar el recurso interpuesto por Don Bartolomé Verd, en su condición de presidente de la UD Collerense, contra la resolución del Comité de Apelación de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) de 4 de noviembre de 2015. La presente resolución es definitiva en vía administrativa, y contra la misma podrá interponerse recurso en el plazo de dos meses desde su notificación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine