Baloncesto. Liga Endesa

Los baches conducen a la derrota

Los seis tropiezos de la ´era Vidorreta´ han estado marcados por momentos de irregularidad

02.02.2016 | 00:09
Los jugadores del Iberostar se marchan cabizbajos a vestuarios tras la derrota contra el Barcelona.

No le falta razón a Txus Vidorreta cuando afirma que este Iberostar Tenerife está en disposición de luchar de tú a tú ante cada rival. Una capacidad que ya ha quedado de manifiesto en muchas de sus victorias, algunas de ellas en las canchas de rivales de cierto postín caso de Laboral Kutxa y Bilbao. Pero no es menos cierto que los aurinegros necesitan estar a pleno rendimiento durante los 40 minutos de cada choque. Cualquier altibajo medianamente notorio es sinónimo de derrota para los isleños. Y precisamente eso es lo que le ha ocurrido a los laguneros en cada una de las seis derrotas sufridas desde la llegada al banquillo del preparador bilbaíno. El último caso, el pasado domingo en el Gran Canaria Arena.

Manresa. La primera derrota del nuevo Iberostar llegó con la visita del Manresa al Santiago Martín (65-71). Aquel día los aurinegros tuvieron dos momentos de desconexión, uno de entrada y un segundo justo al final. En los compases iniciales, y tras un triple de Abromaitis para poner el 3-0 en el marcador, los laguneros se pelearon con el aro para hacer, hasta el final del cuarto, un 3/12 en tiros de dos y 0/6 en triples, lo que junto a cuatro pérdidas les hizo acumular un -1 de valoración y permitir a su rival una ventaja de nueve puntos (9-18). Superado el bache del arranque el Iberostar afrontó en franquicia los minutos finales: 60-57. Pero de nuevo a los de Vidorreta se les bajó la persiana: 0/6 en tiros de dos, 1/3 en triples y 2/6 en libres (-6 de valoración) para servirle en bandeja el triunfo a los catalanes (65-71).

Gipuzkoa. Tres semanas más tarde, en el duelo frente al colista Gipuzkoa, se repitió la historia. En este caso la primera de las mermas no fue tan manifiesta (2-12 de parcial, 0/3 en triples y -3 de valoración), aunque sí tuvo mayor gravedad la segunda. Así, a 3´16" del final los de Vidorreta ganaban 71-66 pero ahí no supieron gestionar su renta. Solo un tiro libre lograron anotar los laguneros frente a los cuatro que erraron, así como a otros tres tiros de dos y un triple. A esta estadística final para olvidar se añadieron dos pérdidas para un -5 de valoración en esa lapso de tiempo.
Baloncesto Sevilla. Solo seis días después la racha negativa continuaba en la cancha del Baloncesto Sevilla. Y aunque ninguno de los dos momentos críticos del Iberostar coincidieron con el final de partido, sí tuvieron un gran peso en la derrota final de los laguneros. Así, y tras un inicio arrollador (2-15), los de Vidorreta recibieron un parcial de 23-3 en poco más de ocho minutos. En ese periodo los números en ataque de los tinerfeños fueron: 1/5 en tiros de dos, 0/5 en triples y 1/2 en libres, más cinco pérdidas (para un -3 de valoración).

Ya tras el descanso, y en solo 160 segundos, los canaristas reincidieron en el bache para recibir un 11-0 (64-51). Parcial que tuvo su origen en un 0/2 en lanzamientos de dos, 0/2 en triples y tres balones regalados (-9 de valoración). A partir de ahí los aurinegros remaron contracorriente y no fueron capaces de darle la vuelta al marcador.

Valencia Basquet. En el último partido de 2015 el líder invicto Valencia Basquet visitaba La Hamburguesa. Lo que ya a priori parecía una misión imposible se hizo aún más cuesta arriba con el 2-15 de los de Pedro Martínez mediado el primer cuarto (13-21). Como sucediera en Sevilla el Iberostar tuvo que hacer un sobreesfuerzo para mantenerse dentro del partido. Y lo consiguieron los de Vidorreta hasta el último momento (81-83 a 38" del final), aunque en este caso la vía de agua llegó por otro lado: en el tiro de tres puntos. Así, hasta el minuto 37 los laguneros solo habían sido capaces de anotar uno de los 15 triples intentados. Un lastre demasiado pesado para intentar sorprender al líder.

FC Barcelona. El Iberostar abrió en su cancha 2016 recibiendo al FC Barcelona. Una empresa tanto o más complicada que la afrontada semanas atrás ante el Valencia. Y pese a haber fallado sus ocho primeros triples y anotar únicamente seis de los 13 libres de los que había dispuesto, el cuadro de Txus Vidorreta se estaba agarrando al encuentro y poniendo en dificultades al conjunto culé. Los de Xavi Pascual se marcharon al descanso solo dos arriba (36-38). Incluso aguantaron los isleños la calidad de su rival en los primeros compases de la segunda mitad (40-44).
Pero ahí los canaristas se cortocircuitaron para encajar un parcial de 14-34. Y es que en casi 15 minutos, y ante el aumento de la intensidad defensiva blaugrana, los aurinegros solo fueron capaces de anotar cinco canastas en juego en una planilla para olvidar: 2/15 en tiros de dos y 3/10 en triples.

Gran Canaria. Una mayor regularidad mostró el Iberostar en sus duelos contra el Obradoiro y el Murcia, pero volvió a reeditar sus pecados este pasado domingo en el Gran Canaria Arena. Los de Vidorreta fueron capaces de sobreponerse a dos parciales significativos antes del descanso (12-3 para un 31-23, y un 12-4 que ponían el 48-42 en el electrónico). E incluso fueron capaces de meterle el miedo en el cuerpo al Herbalife nada más arrancar el tercer acto (53-58). Pero ahí los laguneros volvieron a entrar en barrena para recibir en seis minutos un parcial de 15-4 que luego se extendió a un 25-12 (78-70). En ese intervalo (14 minutos) los aurinegros hicieron, al margen de seis pérdidas, un 4/8 en tiros de dos y 0/8 en triples. Un desacierto desde el 6,75 que incluso se extendió hasta el final del partido con 14 fallos consecutivos desde el perímetro. "Así es imposible ganarle ni al Granca ni a nadie", reconocía tras el partido Vidorreta. Y razón no le falta sobre un equipo, el suyo, que necesita ser consistente a lo largo de los 40 minutos para poder optar al triunfo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine