Un día se nos para el corazón

Los jugadores y la afición del Iberostar viven otra jornada de agitación cardiaca resuelta de manera favorable

25.01.2016 | 16:09
La grada explotó.
Un día se nos para el corazón

Hace unas semanas, en una rueda posterior a uno de sus primeros partidos, Txus Vidorreta advertía de que este Iberostar Tenerife era potencialmente peligroso para la salud. Un aviso -en clave cardiaca- que el técnico canarista argumentaba en la tendencia de los aurinegros de ir siempre al límite, de resolver sus encuentros -para bien o para mal- en el último suspiro. Y poco o nada ha cambiado en el cuadro lagunero, empeñado en llevar al límite las pulsaciones de los suyos. De los jugadores que están en la cancha, de los que empujan desde el banquillo y también de la grada. Una grada, que ayer sufrió con el club canarista hasta la bocina que confirmaba el triunfo isleño.

Tras ganar con un triple inverosímil de White en Bilbao y llevarse la victoria de Santiago gracias a dos libres de Richotti el conjunto lagunero repartió ayer de nuevo emociones fuertes. Aquellas que vivieron sus aficionados al comprobar que este Iberostar, como el de casi siempre, nunca baja los brazos y que pese a no salirle nada durante muchos minutos es capaz, con un arreón de raza, de darle la vuelta a cualquier situación adversa. Aquellas que ayer también mantuvieron a la parroquia canarista en vilo durante varios minutos, aquellos en los que el duelo no terminaba de decidirse ni hacia un lado ni hacia otro.

Solo una buena última defensa permitió que el Santiago Martín estallara de júbilo. Lo hizo tras un encuentro trabado y con malas vibraciones al menos hasta el descanso. Quizá por ello, y porque la derrota local empezaba a ser ya costumbre en Los Majuelos, las caras de satisfacción tras ganar al Murcia no tuvieron calificativos. En los jugadores y en los aficionados, sabedores todos de lo que había costado sacar adelante el séptimo triunfo del curso. Una nueva prueba para la salud de la parroquia aurinegra a la que a lo mejor un día se le para el corazón con tanta agitación. Pero mientras el cuerpo aguante, este Canarias vuelve a generar ilusión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine