Una oportunidad a través del tenis

La asociación Seneball, integrada por varios tinerfeños, inicia un proyecto a través del cual pretende allanar el futuro de jóvenes senegaleses con el deporte de la raqueta como pretexto

18.01.2016 | 02:00
Mamadou Diallo (segundo izquierda), junto a sus amigos tenistas de Dakar.

El deporte como medio para ampliar la esperanza de futuro de los menos favorecidos. Ese es el lema que ha impulsado a un grupo de entusiastas, en su mayoría tinerfeños, a poner en marcha un proyecto que pretende contribuir al desarrollo social de un lugar determinado de Senegal. Se trata de ofrecer nuevas y suculentas oportunidades a los jóvenes de una zona rural del país del África occidental.

Casi todos los padres de esta iniciativa están vinculados al tenis, lo que explica que esta disciplina deportiva sea el motor a través del cual se aspira a que los beneficiarios de esta aventura puedan evolucionar como personas. David Paniagua, Raduan El Chouaibi, Alberto Díaz, Isaías Rodríguez, Mamadou Diallo, Catalina García y Martín Rocca han creado la asociación Seneball con el fin de llevar a cabo este sueño que confían hacer realidad en el menor tiempo posible. De hecho, tal y como confirma Paniagua, "la idea es que a finales de este 2016 se comiencen las obras de construcción del aula y las pistas de tenis". Y es que lo que pretentenden conseguir es educar, con la raqueta como principal herramienta, a niños senegaleses (entre 6 y 18 años) sin recursos con el propósito de que puedan aspirar a tener un futuro más prometedor.

Mamadou Diallo es un ejemplo vivo de que este propósito es viable. Con 14 años abandonó su tierra para tratar de triunfar como tenista. Ese deseo no fue satisfecho pero sí ha obtenido un medio de vida como monitor de tenis. Tras 6 años sin volver a su país, en diciembre de 2014 viajó a Dakar a visitar a su familia (2 hermanos y 3 hermanas) y aprovechó para jugar al tenis con sus amigos en las pistas de la Universidad de Dakar, reviviendo así momentos mágicos de su infancia. Ese regreso a casa ayudó a que se sensibilizara aún más con los problemas a los que sus jóvenes compatriotas deben hacer frente, especialmente los que habitan en las poblaciones más deprimidas. De ahí que se haya embarcado casi sin meditarlo en esta aventura.

El proyecto se encuentra en fase embrionaria pero sus creadores pretenden acelerar todo lo posible su ejecución. El primer paso, después de constituirse Seneball, es buscar una asociación radicada en Senegal o una ONG que opere allí que colabore, entre otras cosas, en la localización de un emplazamiento para las instalaciones. Otra alternativa es encontrar un centro educativo que preste alguna de sus aulas y un terreno en el que construir las pistas de tenis. Una vez que se logre dar ese paso, se procederá a ejecutar las obras correspondientes. Una vez que se cuente con el escenario físico, se comenzarán a desarrollar las actividades. En una fase posterior, se acometerá la formación de profesores y monitores locales para que sean ellos los que se hagan cargo de su funcionamiento futuro. Y también se pondrá en marcha un sistema de actualización y reciclaje de lo que se imparta en las sesiones que se lleven a cabo.

Entretanto, Seneball ya se ha puesto manos a la obra y ha comenzado a recaudar fondos, así como a reclutar voluntarios como Jarim Paniagua, que ya colabora decididamente. Varios de los integrantes de esta asociación ya intervinieron en un proyecto similar en la India, en el Centro de Educación de Anantapur, a través de la Fundación Rafa Nadal.

Un evento benéfico el día 30 de enero

El punto de partida de la fase de recaudación del dinero que se empleará en el proyecto tendrá lugar el próximo día 30 de enero. Ese sábado, los componentes de la asociación Seneball celebrarán un encuentro de tenis y pádel en las instalaciones del club Parque Toscal, en el Hotel Maritim de Los Realejos, para el que ya se han comprometido a participar más de 300 personas que practican ambas disciplinas deportivas.

Este será el primero de muchos otros acontecimientos de este tipo, que tendrán como objetivo obtener fondos para invertirlos luego en la puesta en marcha del proyecto que se desarrollará en Senegal. La cita del 30 de enero está dirigida a cualquier persona que desee pasar un buen rato jugando al tenis o al pádel y quiera también colaborar con la causa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine