Baloncesto. Liga Endesa

El banquillo, salto de calidad

Los triunfos del Iberostar en Santiago y Bilbao se sustentaron en una gran actuación de los suplentes

17.01.2016 | 23:28
Arco y Jones (con Hanley al fondo) tratan de defender a Waczynski en el partido del sábado.

Con solo cinco no es suficiente. Pese al gran momento por el que han atravesado recientemente jugadores como Nico Richotti, Javi Beirán y Blagota Sekulic, Txus Vidorreta, técnico del Iberostar Tenerife, siempre ha tenido claro que sin rotación las opciones de su equipo de salir airoso en cada partido son escasas. El técnico bilbaíno ya ha insistido en varias ocasiones en la necesidad de que sus reservas aporten en busca de una mayor consistencia a lo largo de los 40 minutos que duran los encuentros.

Entre jugadores que no dieron el nivel –Carter–, otros que prefirieron marcharse –Xavi Rey–, y algunos más en medio de un proceso de adaptación, el Iberostar estaba intentando sobrevivir con lo justo. Por eso Vidorreta quería de los suyos más recursos, un equipo que dejara de ser previsible y una menor carga de minutos a los líderes. Aspectos que se han puesto de manifiesto en los recientes triunfos en Bilbao y en Santiago de Compostela.

Bilbao. Hace dos semanas, en Miribilla, se produjo ese primer paso adelante que tanto estaba demandando Vidorreta. Un plus supeditado, en cierta medida, por la inusual condición de suplente de Javi Beirán, que pese a no salir de entrada acabó estando en pista casi 33 minutos. El madrileño acabó con 14 puntos y nueve rebotes, pero más allá de su aportación destacaron los 16 tantos –incluido el triple ganador– y cinco rebotes de Davin White, así como los seis que sumaron, cada uno, Salva Arco y Joseph Jones. En total, ese día el Iberostar logró doblegar al Bilbao gracias a 42 puntos (sobre 67), 21 rebotes (de 38), tres asistencias (de 8) y 50 créditos de valoración (sobre un total de 71) llegados desde el banco. En algunos casos más del 50 por ciento del total del equipo y factor clave para vencer en Miribilla.

Santiago. La historia se repitió, incluso con mayor incidencia, este sábado en tierras gallegas. Con el quinteto titular usual, el Iberostar se encontró con un nuevo plus desde el banquillo, tanto en fríos números como en aportación intangible para poder superar un complicado inicio que tuvo a los de Vidorreta 13 abajo (19-6). Así, la aportación de Arco, Hanley y White hizo posible que el cuadro canarista volteara el signo del electrónico, mientras que las acciones ofensivas del propio Arco y de O´Leary acabaron siendo determinantes en los dos últimos cuartos del encuentro. En total, en Fontes do Sar, 55 puntos (65,5% de los 84 totales), 17 rebotes (de 31), nueve asistencias (de 20), y 58 de valoración (sobre 87), llegaron de las manos de los suplentes. Cuota sobresaliente en números y en cantidad de efectivos, toda vez que Vidorreta parece recuperar para la causa a jugadores como Arco, que no terminaba de tener protagonismo, y Hanley (20 minutos en Santiago), que en las siete jornadas anteriores apenas acumulaba seis minutos en pista.

Las otras victorias. Pero la mayoría de las otras victorias del Iberostar Tenerife este curso también han llevado el sello de un buen día de los hombres que salían desde el banco. Así, en la visita al Laboral Kutxa Davin White fue, con 17 puntos, el mejor ejemplo del fondo de armario aurinegro, que ese día lució un total de 31 tantos (de 94) y 11 asistencias (de 26). Algo similar sucedió en Fuenlabrada, donde el base de Phoenix se fue a 16 puntos de los 32 que aportaron los suplentes, más del 34% total. E incluso contra el Gran Canaria, en medio de la reconversión de la plantilla canarista y sin apenas efectivos, el Iberostar contó con la contribución desde el banco de 21 de los 65 puntos con los que logró imponerse en el derbi canario.

Davin White, el termómetro de los canaristas

Capaz de enamorar gracias a canastas imposibles y aciertos ganadores, pero también con la capacidad de sacar de quicio al más paciente con decisiones alocadas, Davin White se ha convertido, paradójicamente, en el termómetro del cuadro aurinegro. Y es que en las seis victorias que acumula el Iberostar hasta la fecha el base de Phoenix ha alcanzado los dos dígitos de anotación. Sucedió en el derbi (14 puntos), se repitió en Fuenlabrada (16), también ocurrió en Vitoria (17), y se dio el caso por cuarta vez frente al CAI (10). Ya en Miribilla White se fue hasta los 16 tantos para sentenciar al Bilbao, y este pasado sábado alcanzó los 13 (todos ellos en la primera mitad) para ayudar en el triunfo ante el Obradoiro. Los duelos ante el Manresa (10 puntos) y Gipuzkoa (12) han sido los únicos que impiden que la máxima se cumpla en los dos sentidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine