Baloncesto . Liga Endesa

La versión foránea como escapatoria

El Iberostar quiere recurrir a su cara más competitiva, la que ofrece lejos del Santiago Martín, para salir airoso de su visita al Obradoiro

16.01.2016 | 00:18
Sekulic, Richotti, Beirán y Jones salen a la contra en una acción del partido ante el FC Barcelona.

Un Iberostar Tenerife en modo visitante. Esa es la versión que tratará de ofrecer hoy el conjunto lagunero para intentar mantener la buena línea a domicilio y sumar, en Fontes do Sar y ante el Obradoiro, la que sería su cuarta victoria lejos del Santiago Martín y sexta del presente curso. Y es que en suelo gallego los de Txus Vidorreta quieren dar por zanjada la mala segunda parte firmada frente al FC Barcelona y alejarse de paso de la zona peligrosa, aquella que teóricamente marca el descenso y que está más viva que nunca con los cambios realizados por el Estudiantes, la recuperación del CAI y el aire fresco que le ha otorgado Porfi Fisac al Gipuzkoa.

Si complicado parecía lograr el triunfo en canchas como la del Baskonia y la del Bilbao, tanto o más difícil parece la empresa de esta tarde en la cancha del Obradoiro, asentado en la zona media de la tabla gracias, precisamente, a su fiabilidad en su pista, donde ha logrado los seis triunfos que acumula hasta la fecha. Victorias con valor doble, toda vez que los de Moncho Fernández se ha impuesto a rivales teóricamente directos caso de Sevilla, Estudiantes, CAI, Gipuzkoa y Andorra. Prácticamente lo contrario a lo realizado por los laguneros en su feudo.

Se mide hoy el Iberostar a un contrincante obligado a reinventarse cada verano. Una metamorfosis comandada por el director deportivo José Luis Mateo y moldeada por el técnico Moncho Fernández, que este curso dispone de un plantel equilibrado, entregado como siempre atrás con presencia física y, sobre todo con capacidad para hacer daño desde el perímetro, ya que la mayoría de su plantilla puede lanzar con fiabilidad desde el 6,75. Su líder natural, y máximo anotador de la competición, es el polaco Adam Waczynski, peligroso por fuera y también con potencia para hacer daño hacia dentro y en posiciones cerca del aro.

Una labor complicada para los exteriores canaristas, obligados a lidiar con los centímetros de su rival, por lo que no resultaría extraño que Vidorreta tire, más que nunca, de defensas zonales para enmascarar las deficiencias en altura de los suyos. "Pueden estar en cancha con dos jugadores de 2,15" advierte el entrenador aurinegro, que aún así prefiere ver la botella medio llena. "Si ellos salen con jugadores grandes también tendrán dificultad para defender a nuestros jugadores pequeños, con los que trataremos de hacerles daño", añade.

Pero más allá de maniatar al Obradoiro y minimizar sus principales virtudes, el Iberostar Tenerife tiene hoy en Santiago un examen consigo mismo. Una prueba, por ejemplo, con la irregularidad mostrada en el lanzamiento de tres puntos (4/20 ante el Barça) y, especialmente, en el tiro libre, por momentos una sangría para los aurinegros, penúltimos de la Liga Endesa en este apartado sin alcanzar el 70% de efectividad. Además, se hace vital la aportación del banquillo canarista para no depender del triunvirato formado por Richotti-Beirán y Sekulic. Repetir, entre todos los suplentes, los 16 puntos aportados en el duelo de hace una semana sería sinónimo de derrota en Fontes do Sar. Si los de Vidorreta no repiten dichos errores sus opciones de llegar a la media docena de triunfos subirán considerablemente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine