Baloncesto. Liga Endesa

Otro reto mayor para motivarse

Tras su sufrida victoria en Bilbao el Iberostar Tenerife quiere ofrecer, como ya ha hecho ante otros gallistos de la categoría, su versión más aguerrida contra un FC Barcelona al que nunca ha doblegado

09.01.2016 | 23:57
Javi Beirán penetra ante Justin Doellman en el Iberostar-Barcelona de la pasada campaña.

Nada que perder en un reto que motiva. Espoleado y a la misma vez con un cierto colchón respecto a la zona de descenso gracias a su sufrida victoria en la pista del Bilbao Basket, el Iberostar Tenerife recibe este mediodía al poderoso FC Barcelona Lassa. Un rival temible que llega a la Isla en velocidad crucero –con las miras puestas ya en la Copa del Rey– y con una calidad individual superlativa, motivos más suficientes para convertir en casi imposible la empresa que deben afrontar hoy los aurinegros.

Para pensar en la machada ante el cuadro culé el conjunto de Txus Vidorreta debe rozar la perfección. Al menos la que está capacitada para ofrecer y de la que ya ha dado muestras precisamente ante conjuntos de gran potencial, caso del Unicaja, el Gran Canaria, el Laboral Kutxa y, más recientemente, el Valencia. Versión sin ataduras, la de los canaristas, que han demostrado arrestos para competir de tú a tú con los gallitos de la Liga Endesa.

Pero hoy, ante el Barça de Xavi Pascual, el cuadro lagunero parece obligado a dar todavía un poco más. Y es que la aportación en los dos lados de la pista de Beirán, la electricidad ofensiva de Richotti, el oficio y eficacia de cerca de canasta de Sekulic, y hasta los momentos de trance anotador en los que a veces entra White, se antojan insuficientes para batir a los azulgranas. Con Saúl Blanco fuera de combate todavía algunas semanas más, la aportación de la rotación canarista será hoy vital paraal menos llevar el partido igualado hasta los minutos finales y "aprovechar la oportunidad", comenta Vidorreta si se presenta tal y como ya ocurriera en Miribilla, donde por fin los laguneros decidieron a su favor un final igualado.

El propio Vidorreta apuntó esta semana que poco a poco son más los jugadores que van aportando desde el banquillo, si bien se hace necesario prolongar en tiempo la contribución de estos jugadores. Es el caso del citado Davin White, a veces ángel y a veces demonio; pero también de otros aurinegros como Ian O´Leary y Joseph Jones. En el mismo saco se podría incluir incluso a un Tim Abromaitis, que tras cuajar notables partidos desde la llegada de Vidorreta, ha entrado en regresión en los dos últimos encuentros. Más preocupante incluso es el caso de Will Hanley, que en las seis jornadas más recientes solo ha disputado cinco minutos.

"Pensar en ganar al Barcelona con solo seis jugadores es imposible", afirmó Vidorreta el viernes. Y no le falta razón al preparador vasco, ya que su equipo se las ve este mediodía con un rival en el que Xavi Pascual exprime a su fondo de armario. Una rotación tan amplia que obliga al técnico de Gavá a realizar incluso dos descartes por semana, si bien la baja de Carlos Arroyo dejará sin vestirse a solo uno de los azulgranas.

La baja del puertorriqueño variará poco o nada un patrón sin un líder definido. Tomic no parece tan desequilibrante como al inicio de curso, pero últimamente han aparecido Doellman, Ribas y Satoransky, con el que hoy podrían sufrir tanto San Miguel como White. Y todo dentro de una distribución de minutos en la que nadie alcanza, siquiera, los 25 minutos de juego por encuentros. Uno de los argumentos con los que se explica la intensidad del Barça y, a la vez, uno de los escollos a salvar hoy por los aurinegros si pretenden reescribir su particular historia con el cuadro culé.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine