Fútbol. CD Tenerife

Ganar o congelarse

Un tercer patinazo consecutivo complicaría la situación clasificatoria del Tenerife, cada vez más cerca de los puestos de emergencia

10.01.2016 | 02:47
Ganar o congelarse

Los últimos desatinos del Tenerife y la reacción de algunos de los competidores por la permanencia han constreñido las distancias del representativo con los puestos de descenso y han alimentado la preocupación por la actual posición de los blanquiazules. Goleados en Valladolid (4-1) e incapaces frente al Alcorcón (1-2), los de Martí no han dado muestras de fiabilidad ni vigor. Más bien al contrario, contra los alfareros fueron el lunes un equipo previsible, ramplón y sin ideas. Solo una reacción tardía –con más corazón que cabeza, admiten los propios futbolistas– les dio opción alguna para soñar con el empate.

Llegados a este punto, la Ponferradina de José Manuel Díaz, hombre sensato y cabal, no parece el rival más propicio para volver a las victorias. Tampoco es escenario asequible El Toralín, estadio donde los bercianos han cedido solo una derrota. Aunque tampoco pasan por su mejor momento en la competición, son tan fiables en casa (20 puntos de 30) que para aspirar a la victoria solo valdrá la mejor versión del Tenerife. Después del fallido intento por cambiar de sistema es una incógnita si optará Martí por perseverar con el 4-2-3-1 o volver al trivote, ahora que Alberto está disponible.

La trayectoria decadente de algunos futbolistas en demarcaciones capitales invita a pensar que el entrenador blanquiazul optará por hacer algún cambio. Parece necesario que entre aire fresco en el once después de encuentros tan desilusionantes como el del lunes, donde el representativo se movió al son que le fijó el Alcorcón. Un tercer patinazo seguido agrandaría las urgencias e incluso podría incrustar al Tenerife en la zona de descenso, territorio inexplorado por los isleños desde que cambiaron de jefe. La renta con los perseguidores es tan exigua que ya casi nadie piensa en los play off y sí en aliviar cuanto antes la situación de alarma.

En la convocatoria entró ayer Saúl, a quien el técnico ha sugerido en público que tenga paciencia y espere su momento. Pero vino para jugar y hoy podría ser la primera vez. También para otros futbolistas que podrían asomarse al once es este partido una opción para reivindicarse. A solo dos exámenes de que se acabe la primera vuelta y la competición abrace su ecuador, el balance es claramente ruinoso para un Tenerife concebido para otra cosa. Hoy en el frío (ocho grados) peleará por no congelarse.

El antecedente feliz de 2013

La amenaza de cese se cernía sobre Cervera después de una trayectoria depresiva cuando un tanto de Ayoze sacó a flote al representativo y salvó el cuello a su entrenador. Fue la primera victoria del curso a domicilio ante un rival que no había perdido hasta ese momento como local. La Ponferradina, contra todo pronóstico, caía contra el Tenerife por la mínima en su estadio (0-1) y la trascendental victoria daba alas al conjunto insular. No en vano, ya no volvería a caer hasta muchas semanas más tarde. Fue tan grande el alivio de los puntos que catapultó al grupo a su mejor versión y hasta le permitió soñar con el ascenso. Eso sí, es hasta la fecha la única alegría en El Toralín, tantas otras veces un escenario fatídico. En el campo de la Ponferradina había empezado a quebrarse un ascenso dos años antes. Una derrota por un gol de penalti puso cuesta arriba una eliminatoria que luego arruinó el Tenerife en su propio feudo. No hubo fortuna tampoco en el antecedente más reciente, que data del curso pasado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine