Baloncesto . Liga Endesa
Bilbao Basket 6467Iberostar Tenerife
 

A triple muere, a triple mata

El Iberostar Tenerife consigue una agónica victoria en Bilbao gracias a su acierto final desde el 6,75 (5/5) tras un horrible 1/16 en los 35 primeros minutos

04.01.2016 | 02:44

Sufrimiento con final feliz en Bilbao. Parecía haber entrado el Iberostar Tenerife en una espiral perniciosa de no saber definir los finales apretados. Bien por malas decisiones en los momentos determinantes de los partidos, bien por un pobre porcentaje de acierto en los tiros libres, y también, recientemente, por la mala puntería desde el 6,75. Fue precisamente este último factor, el de los triples (ya corregido el desatino desde el 4,60), el que estaba sentenciando ayer a los de Vidorreta en Miribilla. Solo una canasta de 16 intentos. Una hoja de servicio lamentable y que había impedido a los aurinegros poner en mayores apuros a su rival. Desacierto descomunal como el camino más corto para sucumbir en suelo vasco y hurgar un poco más en la herida de la que hubiera sido la cuarta derrota seguida de los canaristas.

White y Arco habían sido los últimos exponentes del despropósito aurinegro en el tiro de tres puntos. Otras dos ocasiones desperdiciadas, con 59-50, para llegar con opciones a los cinco minutos finales del choque. Posibilidades que terminaron de esfumarse con el acierto de Álex Suárez (62-50) justo a continuación. Parecía la puntilla y el justo castigo para un equipo, el Iberostar, irregular y sin la consistencia necesaria como para salir de una situación comprometida. Pero como si nada tuviera ya que perder, y al contrario de lo sucedido en duelos pretéritos, a los jugadores canaristas se les soltó la mano. Primero con dos triples de Beirán y a continuación con otro par de White (uno incluso contra tabla), que para bien o para mal, no sabe lo que es el miedo en este tipo de desenlaces.

Casi sin darse cuenta el conjunto tinerfeño había igualado un partido (64-64) que tenía perdido... por marcador y por sensaciones. Ahí, con solo 49 segundos por delante, fue al Bilbao al que le entró el canguelo. Los de Sito Alonso no supieron cerrar el choque cuando lo tenían todo de cara y tampoco acertaron a cortar la avalancha aurinegra. Así, en medio del temblique, Mumbrú erró un triple y puso en bandeja el último ataque al cuadro isleño con menos de 20 segundos de reloj. White pidió la bola y se la pegó al cuerpo durante varios segundos, los suficientes para analizar la acción conveniente, no repetir su cruzada de cables de hace una semana y, de paso, que Bilbao no tuviera tiempo de reacción. El de Phoenix decidió penetrar, en el cambio de marca se quedó delante de Bogris, y en lugar de intentar llevarse al griego por velocidad se plantó en el 6,75, se levantó y clavó su tercer triple seguido. Sin pestañear. Con tanto pulso como aplomo para certificar la remontada, profanar de nuevo Miribilla y, lo más importante, cortar una racha negativa que ya comenzaba a ser preocupante.

Pero antes del epílogo de infarto las sensaciones del Iberostar nunca fueron positivas. O al menos no de manera prolongada. El inicio, de hecho, ya fue para olvidar. Pérdidas absurdas y tiros precipitados delante, y permisividad para los lanzamientos abiertos de los locales detrás. En cinco minutos el cuadro lagunero solo había lanzado cuatro veces a canasta y ya perdía por 13 puntos (17-4). Solo el acierto en el tiro libre (6/6) y la actividad de Arco y Beirán mantenían a los canaristas en partido (17-10) pese a haber saldado sus ocho primeros minutos con una sola canasta en juego.

En el segundo acto el Iberostar mantuvo una pequeña línea ascendente. Lo hizo explotando la capacidad de Beirán para postear, la verticalidad de White, la chispa de Arco, la solidez en el rebote y, sobre todo, el acierto en el tiro libre (10/10 al descanso). Argumentos que llevaron a los aurinegros a situarse en dos ocasiones a tiro de piedra de los locales (28-27 y 31-29, 17´), pero ahí los de Vidorreta recuperaron su cara de principio de partido para seguir peleados con el triple (1/7) y, sobre todo, regalar balones (11 al descanso) hasta el punto de desperdiciar sus últimos cinco antes previos al intermedio.

Errores que dieron un respiro al Bilbao (35-29) y que llevaron a los canaristas a hacer la goma continuamente a partir del tercer cuarto. Un querer y no poder (o no saber) que les tuvo siempre a remolque por mucho que Vidorreta lo intentara con repetidas rotaciones: dos bases, Blago y Petit juntos... Así, las buenas acciones de Sekulic, Beirán y Sam Miguel se veían contrarrestadas por alguna que otra pérdida, el daño de Begic por encima del aro, el oficio cerca de canasta de Bogris, un robo más triple de Hannah y, por encima de todo, el desacierto insular en el tiro de tres puntos (1/13). Así, del 37-33 (22´) se pasó al 43-35; o del ataque canarista para ponerse a dos (43-39) el marcador se disparó hasta el 52-42.

Amagaron una vez más los aurinegros con meterse en partido en el arranque del último acto (55-50), pero entre unos pasos de White que no fueron, el divorcio con el aro desde el 6,75 y un triple de Suárez desde la esquina, el Iberostar iba camino directo a la derrota (62-50, 36´). Pero en el momento más crítico el cuadro tinerfeño se soltó de cualquier tipo de ataduras a base de garra, con una disposición defensiva (Sekulic sobre Mumbrú y Beirán sobre Suárez) que colapsó a los locales, y con el tino en ataque que se le había negado previamente. Primero Beirán (62-56), luego Richotti en una penetración valiente (64-58) y a renglón seguido White (64-61).

Casi sin imaginárselo el Iberostar estaba en partido, aunque por momentos se empeñó en repetir los desastres de sus últimos finales. Un tiro fallado de Sekulic, un rebote defensivo mal cerrado y un pase muy arriesgado de Nico fueron sus argumentos para no querer ganar. Un camino equivocado que de nuevo corrigieron los isleños guiados por un White al que le entraba todo, como un triple contra tabla y el definitivo para darle el triunfo a su equipo. Una victoria que saca a los laguneros de una situación comprometida y, de paso, muestra una pequeña rendija para creer que tumbar al Barcelona dentro de seis días en posible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine