Motor

El Dakar vive su peor arranque

La organización neutraliza el prólogo por un grave accidente y suspende la primera etapa por un temporal

04.01.2016 | 02:00

Mal arranque del Rally Dakar 2016. La organización de la prueba anunció ayer la cancelación de la primera etapa, entre las ciudades argentinas Rosario y Villa Carlos Paz, por "razones de seguridad", después de las tormentas caídas sobre el sector de la especial del día, según informó en un breve comunicado. Tras retrasar primero la salida de la etapa en dos ocasiones, porque "algunas zonas de la especial estarían cortadas por ramblas y cursos de agua en formación", según apuntaba a través de su página web oficial, la organización anunció oficialmente en su twitter: "Etapa 1 cancelada por razones de seguridad". El sábado, ASO se vio obligada a neutralizar la etapa prólogo después del grave accidente que sufrió la piloto china Guo Meiling (Mini), que acabó con diez personas hospitalizadas, algunas de ellas con heridas de gravedad.

La primera etapa, que incluía una prueba especial de 227 kilómetros para motos y quads y 258 para autos y camiones, fue suspendida a las 10:00 horas (13:00 GMT) por un fuerte temporal de lluvia y viento que afectó a la provincia de Córdoba. Tras esta decisión de suspender la primera etapa, los pilotos de cada categoría llegaron al campamento de la villa turística cordobesa en enlace, sin registro de tiempos para la clasificación general. Las motos y los quads viajaron en convoy, los coches fueron por libre y los camiones emplearon la ruta reservada a los vehículos de asistencia.

El director de la carrera, el francés Etienne Lavigne, confirmó que se tomó esta decisión cumplida la espera de una hora y media para la salida de los pilotos, y tras comprender que no estaban dadas "las condiciones para implementar el operativo de seguimiento y seguridad del rally con los helicópteros".

De esta manera, en las ocho ediciones sudamericanas esta es la segunda oportunidad que la organización debe suspender una etapa antes de su inicio. Los dos antecedentes se dieron en la undécima etapa de la edición 2009 y en la sexta de la versión 2012.

En el primero, la densa niebla en el cruce de la cordillera de los Andes determinó la cancelación de la etapa en el recorrido desde Copiapó a Fiambalá. En tanto que en el segundo, los vehículos no pudieron completar el recorrido, en sentido contrario de Fiambalá a Copiapó por mal tiempo y un temporal de nieve.

Este convulsionado inicio de la 38 edición del Dakar suma esta cancelación al accidente del sábado durante el prólogo ocasionado por el despiste del Mini conducido por la china Guo Meiling, con el número 360, que dejó un saldo de diez espectadores heridos.

La carrera continuará hoy con la segunda etapa que unirá las ciudades de Villa Carlos Paz y Termas de Río Hondo, con una extensa especial de 450 kilómetros para motos y quads y 510 para motos y camiones sobre un recorrido total de 787 kilómetros para los primeros y 847 para los segundos.

Barreda celebra la decisión

Los pilotos de motos celebraron ayer la decisión de la organización de suspender la primera etapa. "Estoy congelado y necesito una ducha caliente tras una jornada complicada. La tormenta de rayos fue impresionante e incluso uno me cayó a unos cien metros", relató el español Joan Barreda (Honda), uno de los líderes de la clasificación tras el prólogo del sábado. "Fue imposible porque en el recorrido de este domingo había un río muy grande. Es mejor que intenten guardar una carrera que acaba de empezar. Pensé que igual nos iban a hacer salir, pero han tomado una buena decisión", dijo el castellonense.

El también español Jordi Viladoms (KTM) reflexionó: "Estas condiciones son muy malas porque en los enlaces nos quedamos mojados y hacemos muchos kilómetros con frío. Hemos tenido suerte".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine