Baloncesto . Liga Endesa

La consistencia como necesidad

El Iberostar Tenerife visita al Bilbao Basket con la obligación de ganar y alejarse de la parte baja a la que se ha acercado tras sus tres derrotas seguidas

03.01.2016 | 02:00
Saúl Blanco defiende a Dairis Bertans en el Bilbao-Iberostar del pasado curso.

Nueva reválida para el Iberostar Tenerife. Ya en la recta final de la primera vuelta el cuadro lagunero visita esta mañana Miribilla para medirse al Dominion Bilbao Basket. Y lo hace con la necesidad casi imperiosa de ganar para no ver comprometida de nuevo su situación clasificatoria tras sus tres derrotas seguidas y la reacción de buena parte de los equipos que se encuentran inmersos en la parte baja de la tabla.

Atrás quedan los recientes momentos de altibajos mostrados contra el Gipuzkoa y el Baloncesto Sevilla; y también el más que notable encuentro firmado frente al líder Valencia Basket, al que los de Txus Vidorreta a punto estuvieron de hacerle hincar la rodilla por primera vez en la presente temporada. Pero a fin de cuentas, y como único argumento con valor real, el cuadro lagunero llega a suelo bilbaíno después de tres derrotas. Una mala racha que obliga a los isleños a alejarse más pronto que tarde de esta dinámica negativa.

Varias son las razones por las que se podría explicar que este Iberostar Tenerife no haya mantenido la trayectoria ascendente que pareció tomar con la llegada de Vidorreta. Por un lado, la irregularidad que muestra en algunos momentos de casi todos sus encuentros, como la ofrecida casi todo el encuentro frente al colista Gipuzkoa; o como los 32 puntos que recibió en un cuarto ante el Sevilla. Y por otro, la deficiente gestión de los finales apretados a cara o cruz; epílogos que los canaristas no han sabido resolver a su favor, bien sea por su paupérrimo porcentaje de acierto en los tiros libres, o bien por decisiones precipitadas y desacertadas en ataque.

Con la obligación de no repetir dichos errores pretéritos, el Iberostar debe también tomarse el duelo de hoy como uno de esos partidos en los que muestra su mejor cara. Aquella que viene regalando ante los gallitos de la competición (Unicaja, Gran Canaria, Baskonia y Valencia). Y es que sin ser un aspirante a colarse en el pelotón de cabeza, el Bilbao sí puede considerarse uno de los conjuntos de la zona noble en la Liga Endesa. Pedigrí ganado gracias a sus logros de las últimas temporadas y que en los momentos más recientes tiene el sello de Sito Alonso.

Se miden los isleños esta mañana a un conjunto necesitado también de la victoria para asegurarse su presencia en la Copa del Rey. Los Hombres de Negro afrontan este choque tras un gran arranque liguero (3-1) pero después de haber sumado solo tres triunfos en sus nueve encuentros más recientes. Quizá el peaje obligado por intentar simultanear a buen nivel tanto la Liga Endesa como la Eurocup –donde los de Alonso ya están en el Last 32–; también en medio de la marcha de su referencia exterior, Shawn James, que tras ocho partidos se fuera al Olympiakos griego; e igualmente por culpa de una cierta inestabilidad su pista, donde acumula tres victorias y cuatro derrotas.

Los 216 centímetros de Mirza Begic se encargan de cubrir el hueco de James, si bien este Bilbao posee muchas más armas. Por encima del resto los puntos de Álex Mumbrú, tercer máximo realizador del campeonato, por otro la dirección y peso ofensivo que también posee Clevin Hannah, sin olvidar el buen momento de Dairis Bertans, el regreso de Axel Hervelle y la capacidad para hacer daño desde el perímetro de Álex Suárez. Argumentos más que peligrosos y que convierten a los bilbaínos en el quinto mejor ataque de la competición con casi 80 puntos de media. Sin consistencia durante los 40 minutos difícilmente podrá salir airoso el Iberostar de Miribilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine