Baloncesto | . Liga Endesa
Iberostar Tenerife8286Valencia Basket
 

El descaro no le basta al Iberostar

El conjunto aurinegro ofrece su versión más aguerrida para tutear al líder e invicto Valencia

28.12.2015 | 01:36
El descaro no le basta al Iberostar
O´Leary se dispone a anotar ante la mirada de Martínez, Dulbjevic y Jones.

El Iberostar Tenerife le remonta 15 puntos en el último cuarto, pero no puede rematar en el momento de la verdad

Un Iberostar Tenerife a la inversa. Eso es lo que confirmó ayer en el Santiago Martín el conjunto de Txus Vidorreta, incapaz de doblegar a los rivales de una entidad similar, pero con los arrestos suficientes como para tutear a los gallitos de la competición. Ya lo hizo en su visita a Málaga, lo repitió frente al Gran Canaria y reeditó prestaciones frente al Laboral Kutxa en el Buesa Arena. Y ayer, después de dos dolorosas derrotas, el cuadro lagunero sacó las uñas para quedarse a un tris de romper con la condición de invicto de un Valencia Basket que tuvo que ponerse el mono de trabajo para no hincar la rodilla en el recinto de Los Majuelos.

Como si le gustaran los grande retos el conjunto aurinegro salió extramotivado, si bien se topó muy pronto con un parcial de 2-15 (13-21) nunca le perdió la cara al partido en ningún momento, hasta el punto de volver a tomar el mando poco antes del descanso (33-32). Otra vez pisó el acelerador el cuadro taronja (35-49) y de nuevo se agarró al encuentro el cuadro isleño (41-49), ayer sí, por fin, atinado en los tiros libres (17/20), pero peleado esta vez con los triples. Llegaron incluso a soportar los laguneros un nuevo arreón valencianista que parecía definitivo (54-69, 32´) y a base de tesón, defensa y una buena circulación de balón (27 asistencias) le metió el miedo en el cuerpo al líder (75-76, 38´ y 81-83 a 38"). Sin embargo, el Iberostar murió en la orilla, víctima de sus propias prisas por terminar de culminar una remontada que hubiera sido épica, y damnificado por la calidad de su oponente, certero en el momento de la verdad.

El Iberostar del arranque se asemejó mucho al de los primeros compases en Sevilla. Generoso en defensa y alegre en ataque, los aurinegros tomaron la delantera liderados por Richotti y Beirán (11-6). Quizá por verse momentáneamente superior a su rival el cuadro de Vidorreta se pasó de revoluciones generando varias pérdidas absurdas ante un rival que no solo endureció su nivel defensivo, sino que además se mostró muy certero desde el 6,75. Así, y en apenas cuatro minutos los isleños recibieron un parcial de 2-15 (13-21).

A Vidorreta no le quedó otra que recomponer sus piezas en una distribución en la que Sekulic era superior a Shurna, Niang ganaba por envergadura de brazos a Dubljevic, y White compensaba algunas de sus locuras con dos efectivas penetraciones. Pero por encima de todo, el Iberostar había recuperado su idilio con el tiro libre, anotando nueve de los 10 primeros intentos que dispuso desde el 4,60. Se explicaba así la recuperación del cuadro isleño (23-25), una dinámica que los laguneros prolongaron en los siguientes minutos con noatables defensas en el uno contra uno, y explotando delante los recursos de su pareja interior Sekulic-Jones. El montenegrino estuvo más activo que nunca dentro de la zona, mientras que el norteamericano encontró un perfecto amigo en San Miguel, desacertado en el tiro exterior, pero con un olfato único para dividir la zona y encontrar varias veces solo en la bombilla al interior de Texas.

Se gustaba el Iberostar ante un Valencia sobrepasado por momentos (33-32), pero que recurrió al a movilidad de Hamilton cerca del aro y, especialmente a su acierto exterior, tal y como quedó patente con los triples de Martínez y Diot, este último sobre la bocina (35-42). Era precisamente la única diferencia significativa entre el intratable líder (6/12) y un Iberostar que en los dos primeros cuartos no fue capaz de anotar uno solo de sus ocho intentos desde el 6,75.

Amagó incluso el Valencia con romper el partido en el arranque del tercer acto (35-49), pero el Iberostar tiró de la garra del mejor O´Leary, de la hiperactividad de Sekulic (41-49), de la facilidad para moverse debajo del aro de Beirán, y de la conexión San Miguel-Jones para seguir con vida. Argumentos insuficientes, sin embargo, que se contrarrestaban con la nula aportación isleña desde el perímetro. Tuvo que ser O´Leary, tras 28 minutos de partido, el que acabara con la sequía desde el arco, si bien la aportación del californiano fue esporádica (50-58). Hasta en dos ocasiones desperdiciaron los locales la ocasión de situarse a cinco, pero no atinaron y propiciaron un nuevo despegue de los taronja gracias a los minutos más brillantes de Dubljevic.

Gracias a un triple del montenegrino del cuadro visitante el Valencia Basket puso tierra de por medio y casi la sentencia al duelo (54-69, 32´). Ahí, con todo perdido y sin presión alguna el Iberostar entró en convulsión de la mano de Beirán, Richotti (como base) y O´Leary, líderes de un parcial de 10-0 que obligó a Pedro Martínez a pedir tiempo (64-69). Vidorreta intentó terminar de confundir al Valencia con una defensa caja y uno sobre Rafa Martínez, pero los locales no ajustaron bien y se vieron ocho abajo (68-76) con tres minutos y medio por jugarse. Pero los laguneros no cejaron en su empeño y gracias a un triple de White y una contra de Beirán volvieron a poner el partido en un pañuelo (75-76).

Con apenas dos minutos por delante parecía que el ímpetu y el arrojo canaristas podrían más que la calidad de un Valencia había perdido por el camino la consistencia previa. Pero en el momento de la verdad el Iberostar no tuvo ni las ideas del todo claras, ni la suerte de su lado. Así, los isleños pagaron por una falta a destiempo de Richotti, una penetración forzada del propio Nico (que luego enmendó con un 2+1 y un triple), un pie muy dudoso de O´Leary e incluso falta de celeridad (dejaron correr 18 segundos) para meterse en bonus y llevar a su rival al tiro libre.

Tras abajo (81-84) y a solo 16 segundos del final, los laguneros dispusieron como en Sevilla de la bola para igualar el choque. En el colmo del despropósito White no se atrevió a lanzar un triple frontal y liberado tras bloqueo, sino que penetró y ya no dio con ningún compañero por fuera del 6,75. Rascó a o sumo el Iberostar una falta a Jones, que tras anotar el primer libre, y para rizar el rizo, no tocó aro en su segundo intento lanzado a fallar, sirviendo en bandeja el triunfo a los visitantes.

Triste e inmerecido epílogo para un conjunto, el isleño, que ayer ofreció su mejor cara y que para nada desmereció tumbar al líder. Una versión que marca el camino y con la que el conjunto de Vidorreta gozaría ahora mismo de una salud clasificatoria de hierro. Lo que queda, eso sí, es que después de 13 jornadas este Iberostar solo suma cuatro victorias. El domingo toca visitar al Bilbao Basket, y dentro de 13 días recibir al poderoso FC Barcelona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine