Baloncesto . Liga Endesa
Baloncesto Sevilla 81
Iberostar Tenerife 76 

Un Iberostar demasiado generoso

El club isleño cae en su visita al Sevilla tras desperdiciar su renta inicial de 13 puntos, regalar demasiados balones (17), no culminar ninguna de sus remontadas y volver a fallar más de la cuenta en el tiro libre

24.12.2015 | 00:40
Richotti y Sekulic tratan de frenar a Balvin en una acción del partido de ayer.

El Iberostar se viste de Navidad. Como si quisiera estar acorde con las celebraciones de estas fechas el cuadro lagunero obsequió ayer un triunfo al Baloncesto Sevilla y lo hizo el cuadro de Txus Vidorreta repitiendo errores que empiezan a ser tan comunes como preocupantes. Regaló el cuadro lagunero los 13 puntos labrados en un arranque más que notable, no logró hacer daño en numerosos triples liberados (9/25), se dejó por el camino un total de 17 balones, y en los momentos en los que asomaba la cabeza no supo darle la continuidad suficiente a sus rachas como para tomar la delantera en el marcador.

Pero por encima de todo, el conjunto aurinegro sufrió ayer de nuevo una vía de agua en el tiro libre, con 11 errores desde el 4,60 sobre un total de 26 intentos. Ni siquiera un 60% de efectividad a la postre determinante a tenor de la igualdad con la que llegó el choque a su último minuto: 74-73. La falta de puntería condenó a los isleños, que con la derrota de anoche vuelven a estar abocados a mirar de lleno a la parte baja de la tabla y olvidarse, al menos hasta bien entrado el 2016, de cotas superiores.

Antes de todos esos regalos que dejó anoche en San Pablo, la salida canarista fue en tromba. Atrás con un par de buenas defensas y cerrando con solidez el rebote, y delante moviendo adecuadamente el balón e incluso siendo verticales, como Rodrigo San Miguel, que en una penetración sacaba el 2+1 para situar a los aurinegros siete arriba (2-9). Además, cuando le tocaba atacar en posicional el conjunto lagunero sabía aprovechar los espacios dejados por el Baloncesto Sevilla. Un extra pass y un pase a la esquina y los de Vidorreta clavaron dos triples con los que se dispararon en el marcador (2-15, 5´) .

A Casimiro no le quedó otra que parar el partido, y aunque el cuadro andaluz pareció reaccionar (7-15), el Iberostar dio la sensación de mantener la misma dinámica inicial gracias a una contra de Beirán y un tiro libre de Richotti (9-18). Notable renta pese a que los isleños erraron hasta tres triples liberados seguidos. Oportunidades desperdiciadas que se unieron a la entrada en escena de la segunda unidad canarista y una mayor presión defensiva por parte de los de Casimiro que hizo cada vez más espesos los ataques aurinegros.

Un par de pérdidas consecutivas, los errores desde más allá del 6,75 y, especialmente, la irrupción en el partido de Miljenovic (autor de 10 puntos en un abrir y cerrar de ojos) voltearon por completo el choque para el Iberostar. Sin encontrar ningún antídoto para frenar a su oponente, los de Vidorreta habían recibido un parcial de 16-0 (25-18). San Miguel lograba cerrar una sequía de seis minutos sin anotar canasta de campo (25-21), pero los isleños se habían metido en cúmulo de despropósitos ofensivos.

Colapsados por los cambios en defensa (zona e individual) de un Sevilla muy intenso, los canaristas se dejaron por el camino un balón tras otro. En total nueve pérdidas al descanso. Miljenovic mantuvo su ritmo anotador (14 puntos en los dos primeros cuartos) como líder de un conjunto, el hispalense, que supo encontrar otro filón en la versatilidad de sus dos interiores, Slokar y Oriola. Primero en forma de continuaciones, y más tarde desde el perímetro con sendos triples. Acierto de tres puntos que los de Vidorreta solo encontraban por momentos y que representaba escaso argumento ante la ausencia de Sekulic, que no lanzó por primera vez a canasta hasta el minuto 18. Ante este desequilibrio el Iberostar vio como no solo se esfumó su renta inicial de 13 puntos, sino que incluso fueron los locales los que llegaron a gozar de esa ventaja al filo del descanso (46-33).

Panorama gris para los aurinegros, que aún así mostraron otra cara a la vuelta de vestuarios. Capitaneados por Sekulic y Abromaitis, los isleños amagaron con la reacción que en un primer momento cortó Miljenovic (53-44). Pero ese Iberostar, el del tercer acto, se asemejaba bastante al del arranque del choque, con una entrega que le permitió volver a meterse en el encuentro, gracias esta vez a Beirán. El alero aportaba en los dos lados de la pista, e incluso sirvió a una esquina el balón con el que San Miguel pudo haber puesto por delante a los tinerfeños.

Sin embargo, el base aragonés erró lo que hubiera supuesto el 53-54. Fallo que de nuevo, y como ocurriera entre el final del primer acto y el inicio del segundo, hizo desaparecer por completo al Iberostar. Pasos, un triple que se le salió de dentro a White, una desacertada penetración de Arco, la incapacidad de frenar en defensa al Baloncesto Sevilla e incluso la mala gestión de la última bola de ese periodo hicieron que los de Vidorreta encajaran un parcial de 11-0 en apenas tres minutos. De acariciar con los dedos la delantera en el electrónico, los canaristas se vieron otra vez 13 abajo (64-51) y con la sensación de no tener suficientes argumentos para opositar a la victoria.

Como si de una situación cíclica se tratara el Iberostar reeditó en el arranque del último acto la puesta en escena que ya había ofrecido en el primero y en el tercero. Parcial de 0-8 con Richotti de estilete y otros cinco puntos más de Abromaitis para ponerle el aliento en el cogote al Sevilla (67-65, 35´). Jugó incluso, tras robo en saque de fondo, el cuadro aurinegro, para igualar, pero Tim erró en su penetración. Por enésima ocasión el Iberostar no lograba rematar una buena racha, concesión respondida esta vez por los locales con una antideportiva sobre Balvin que remató Miljenovic con dos libres (70-65 y 72-66).

Con todo, el Iberostar no desfalleció anímicamente y se agarró al choque con uñas y dientes. Lo hizo con un quinteto inédito (Richotti, Beirán, O´Leary, Abromaitis y Sekulic). Movilidad y puntos que poco a poco fueron dando su rédito, hasta el punto de que los laguneros llegaron a situarse a uno tras triple de Sekulic (74-73) con solo 55 segundos por jugarse. De nuevo el Canarias se acercaba a un triunfo que volvió a dejar escapar por culpa de dos errores casi infantiles. Primero, tras un mal tiro de Sánchez en una bola que Abromaitis tocó sin necesidad cuando ya se perdía por línea de fondo, y justo a continuación con un cogotazo a destiempo de San Miguel sobre Miljenovic que se tradujo en un 2+1 prácticamente definitivo (77-73 a 17").

Abromaitis anotó rápido, pero San Miguel imitó a Henton errando desde el 4,60 (79-76) con 7 segundos por jugarse. Ahí, tras jugada de pizarra, el propio Rodrigo tuvo la bola para llevar el encuentro a la prórroga, pero no acertó. Fue el mejor resumen de un Canarias que quiso y no supo, fallón desde el 6,75, preocupantemente errático en el tiro libre, y que no atinó a asestar el golpe necesario cuando pudo hacerlo. Demasiados regalos para un equipo que se está acostumbrando a ser muy generoso... y no solo por Navidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine