Fútbol. CD Tenerife

La ilusión, el mejor carburante

El Tenerife de Martí, a extender su buena racha hasta después de las vacaciones invernales

20.12.2015 | 18:24

Un último esfuerzo antes de las vacaciones. El Tenerife busca en el José Zorrilla –por las bajas temperaturas, vale más que nunca la etiqueta de estadio de la pulmonía–encadenar su séptima jornada consecutiva sin derrotas y ampliar su racha benigna de resultados hasta después del parón invernal. La empresa no se presume fácil y así lo confirman los antecedentes en Pucela, donde la última victoria del representativo en Segunda fue hace 38 años. La imperiosa necesidad del rival, en la clasificación muy lejos de donde le gustaría, será esta tarde una de las más grandes amenazas.

Martí recupera a Aitor Sanz, hombre fijo en sus planes cada vez que se encuentra disponible. Una gastroenteritis y una sanción por acumulación de amarillas privaron al grupo de su concurso ante Girona y Mallorca. Y se notó. Para hoy es probable que se vea acompañado otra vez de Alberto y Vitolo, eso sí, siempre y cuando el entrenador no opte por cambiar de dibujo. El fin de semana pasado gustó más el Tenerife cuando ejerció solo con dos pivotes, de modo que arriba pudo verse en acción y a su mejor nivel a la dupla Cristo-Lozano. El de Añaza vive un momento dulce que hace difícil pensar en su suplencia, pero con el actual sistema no cabe más que un punta.

El Valladolid llega a la última cita del año lastrado por las numerosas bajas. Hasta su entrenador, Miguel Ángel Portugal, figuraba en la lista de sancionados hasta que fue indultado por Apelación. No jugarán Mojica, Timor... y pese a su anunciada intención de forzar, tampoco Javi Moyano está al cien por cien de sus prestaciones.

El cuadro blanquivioleta se confeccionó para ascender y sus futbolistas no ocultan que ése es todavía el objetivo. Cualquier estropicio adicional en casa –ya llevan tres derrotas en su feudo– crisparía los ánimos en vísperas de las vacaciones y alimentaría las dudas en torno a un proyecto que ya ha sufrido un relevo en su banquillo.

La situación del Tenerife es distinta. Su estado de moral es óptimo tras seis jornadas seguidas sin perder y el doble de goles materializados que encajados en este tramo de la competición. Ganar le serviría para acercarse a las plazas de play off e incluso un empate le valdría para disfrutar de unas apacibles Navidades. En el día de las elecciones generales, el voto blanquiazul es a la ilusión, el mejor carburante posible para seguir la carrera en pos de los puestos altos.

Martí no quiere distracciones

Durante toda la semana ha repetido el mismo mensaje: que las vacaciones no distraigan a nadie. Sabe Martí que a muchos de sus jugadores le espera esta misma noche un viaje a sus respectivos lugares de procedencia y es probable que piensen estos días más en la mudanza y en las fiestas que en el partido crucial de esta tarde. Ahora bien, les ha pedido que hasta el último minuto del encuentro piensen solo y exclusivamente en el Valladolid. Esto es, que no haya ni un ápice de relajación.

En la memoria de los aficionados blanquiazules están bien presentes algunos descalabros muy sonados por estas fechas. Por ejemplo un 0-4 que le infligió el Alcorcón al Tenerife en diciembre de hace dos años. La proximidad del parón invernal es un peligro y los entrenadores lo saben, de ahí las continuas advertencias –en público y en privado– de Martí durante la semana.

Una vez acabado el partido, no se reencontrará con sus hombres hasta la semana que viene. El siguiente partido será en 2016.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine