Baloncesto. Liga Endesa
Iberostar Tenerife 8278CAI Zaragoza
 

Richotti capitanea la cuarta

Un soberbio partido del escolta, autor de 33 puntos y ocho triples, hace posible el triunfo del Iberostar Tenerife ante un incómodo CAI Zaragoza, que acaba hincando la rodilla ante el acierto del argentino

14.12.2015 | 02:17
Richotti se marcha de Norel en una acción del partido de ayer.

El Iberostar Tenerife empieza a ver su cielo particular mucho más despejado. Camino allanado gracias a cuarta victoria en cinco partidos con las que los aurinegros se alejan de la zona de peligro –queda ahora a tres triunfos de diferencia– y se instauran en la parte media de la tabla. Un triunfo, el de ayer, labrado a base de sacrificio y trabajo constante.

Desde el primer hasta casi el último suspiro del encuentro frente a un CAI Zaragoza empeñado en prolongar su idilio con la isla, donde había ganado en sus tres últimas visitas. Pero el cuadro rojillo se topó de frente con el mejor Nico Richotti, vestido de nuevo de superhéroe, esta vez no solo en los momentos más calientes del choque. Y es que el de Bahía Blanca fue un martillo pilón de principio a fin. Anotó de entrada (dos triples), en la primera acción del tercer y cuarto periodos y, especialmente, cuando más apretaba el conjunto aragonés en los minutos finales. Lo hizo como si estuviera tocado por una varita mágica. En sus penetraciones y desde más allá del 6,75, con ocho triples, los tres últimos para ahuyentar cualquier tipo de fantasma que pudiera aparecer en el conjunto aurinegro cuando el CAI se colocó a uno (67-66) con poco más de medio acto por jugarse.

Más allá de la exhibición y liderazgo de Richotti, ayer el Iberostar sudó de lo lindo para hacer buena su machada de siete días atrás en Vitoria y terminar de confirmar su recuperación desde la llegada al banquillo de Txus Vidorreta. Y es que los isleños sufrieron ante la defensa 2-3 planteada durante muchos momentos por Casadevall. Sin demasiada fluidez en la circulación del balón y con muchos tiros al borde los 24 segundos de posesión. Pero entre el acierto de Richotti y los chispazos de verticalidad de White, los aurinegros pusieron tierra de por medio (28-16, 13´). Una renta superior a la decena que los laguneros supieron administrar con sacrificio pese a los embistes de un CAI liderado por Bellas y que llegó incluso a igualar la contienda (48-48). En esos momentos de mayor apuro Richotti asumió la responsabilidad desde el perímetro, a lo que se añadió el oficio del resto, como el de Abromaitis, capaz de anotar el triple más complicado de todos los que lanzó; o el de Sekulic, que produjo a cuentagotas y sin desesperarse pese a que su protagonismo ofensivo fuera ayer menor que el de costumbre; y también el del resto de aurinegros, más incisivos que nunca para rebañar varios rebotes ofensivos a la postre fundamentales para que Nico ejecutara de manera definitiva a los maños.
Pero antes de resolver por fin a su favor un duelo en casa ante un rival directo, el Iberostar tuvo que batallar con la zona 2-3 que le planteó Casadevall y que le tuvo incómodo a más no poder. Solo el control que tuvo de su rebote y el poder correr en algunas acciones dio aire a los laguneros, que parecieron empecinarse con el tiro de tres (nueve intentos en menos de seis minutos) pese al acierto de Richotti (10-8). El argentino protagonizó de entrada un toma y daca con imparable Norel (10 puntos de los 12 primeros de su equipo). Cara a cara que desniveló White con varias acciones entre el final del primer acto y el inicio del segundo. Un impulso a base saber meter manos en defensa, verticalidad en ataque, y generosidad para con los suyos que permitió al de Phoenix liderar el arreón canarista (28-16) tras un 14-4.

El conjunto tinerfeño había puesto tierra de por medio para lograr una renta que conservó gracias a alguna acción espectacular de Niang, la valentía penetrando de San Miguel, el oficio y capacidad de palomero de Beirán, y la postrera aparición en ataque de Sekulic (39-31). Versión colectiva que encontró respuesta en Bellas, ya que el base madrileño no solo cerró la primera mitad con una canasta sobre la bocina (39-33) sino que asumió las responsabilidades en el club visitante a la vuelta de vestuarios con canastas imposibles que metieron de lleno en el partido a los de Casadevall. Tanto que con un triple de Sastre, todo empezaba de nuevo (48-48) con 15 minutos por delante.

A partir de ahí el duelo se movió en el alambre. El quinto triple de Richotti era respondido por la solvencia bajo aros de Norel, que nunca encontró freno cada vez que recibía cerca de canasta; y dos tiros libres de Sekulic eran contrarrestados por un reverso de Fotu. Así, el choque entró en los últimos diez minutos. Y quizá por la necesidad de ambos por sumar, el juego se volvió nervioso y anárquico. Un baloncesto de ida y vuelta en el que por momentos parecía más determinante el acierto de Bellas, que con ocho puntos seguidos puso a los suyos a un solo punto (67-66).

Pero dentro de esta locura el que más partido sacó fue Richotti. Primero con un triple, luego con una media penetración sobre la bocina de 24, y a continuación con un triple después de tres rebotes ofensivos seguidos de sus compañeros, que por entonces ya se habían convertido en esmerados soldados a las órdenes del escolta de Bahía Blanca, que ayer vestía con sus mejores galas. A Casadevall no le quedó otra que pedir tiempo (75-68, 3´33"). Paréntesis infructuoso porque a la vuelta del parón otro rebote ofensivo de Beirán derivó en el octavo triple de Nico. Fue la puntilla al CAI (78-70) en medio de una fiesta que redondeó el propio Richotti con una bomba de las suyas para el 80-72 con menos de un minuto por jugarse.

Por fin el Iberostar era capaz de no acongojarse en un final apretado y ante un rival de calado similar. Notable resolución, la de los aurinegros, que suman su segunda victoria ante su afición y terminan de llenar su particular tanque anímico antes de recibir dentro de cinco días al colista Gipuzkoa en el inicio de la serie de choques navideños. Un final de año que servirá para saber si este Canarias puede aspirar a algo más que escapar de la quema. Al menos el de estas últimas semanas tiene pinta de que la permanencia se le queda corta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine