Fútbol . CD Tenerife
Elche 00CD Tenerife
 

Y Dani se vistió de Zamora

Un repertorio de paradas imposibles del guardameta blanquiazul, que firmó su mejor partido con el CD Tenerife y hasta paró un penalti, evitó la primera derrota con Martí

06.12.2015 | 01:44
Dani Hernández se dirige a la portería tras la acción que supuso el penalti favorable al Elche.

No se recuerda partido tan sombrío del Tenerife con Martí ni actuación tan sobresaliente de Dani Hernández en mucho tiempo. La brillantez del cancerbero en una tarde pluscuamperfecta para él explica que el representativo no saliera dañado de Elche, donde se encontró con un rival netamente superior. En el Martínez Valero tardarán en asimilar que acabaran sin marcar. La razón del empate no es otra que el inspiradísimo encuentro que hizo el meta, impecable de principio a fin, incomensurable. Incluso paró un penalti, algo que no había ocurrido en sus anteriores 35 comparecencias como blanquiazul. Si hubiera un premio para el mejor de la jornada, sin duda habría que dárselo.

Empatar después de sufrir tamaño asedio y con el portero propio como protagonista principal es para irse más que felices. Dicho lo cual, el alegrón para el Tenerife viene acompañado de advertencia. El cuadro isleño ha dado un retroceso preocupante en sus prestaciones de las últimas dos jornadas. A su entrenador se le ven las ideas claras y el estilo bien definido. Ahora bien, la ejecución por parte de los futbolistas resulta más que discutible. Ayer no se vieron cómodos en ningún momento de la primera mitad, donde fueron desarbolados de cabo a rabo. El conjunto del Pipo Baraja pudo hacerles un siete, hasta el punto de que el choque se pareció peligrosamente a un monólogo del conjunto local.

Habían transcurrido apenas dos minutos y ya se habría fabricado el cuadro alicantino su primera ocasión clara. Fue solo un anticipo de las muchas que atajaría Dani, inexpugnable por todas las vías. Soberbia fue su estirada al primer tiro de Pelayo como también a continuación en una buena ocasión generada por Espinosa, el puñal más incisivo de los locales. Su actuación, que ya era notable, alcanzó rango cum laude cuando una falta inocente de Aitor lleva a Sergio León a los 11 metros.

Nunca antes había neutralizado una pena máxima el arquero venezolano con el Tenerife pero ayer parecía el día propicio. Acertadísimo como estaba, pareció coser y cantar lo suyo ante el disparo seco del delantero, cuya intención adivinó hasta parar con determinación, inmenso. Desperdiciar su opción más clamorosa dejó aturdido al Elche por un rato, si bien no interrumpió la sensación permanente de que el conjunto de Baraja era mejor.

De la presión alta y de la intención permanente de robar el cuero cuanto antes, enseñas del Tenerife de hace semanas, ni rastro. Solo el intermedio mejoró a los visitantes, que entonces sí dieron un paso al frente. Las consignas de Martí al descanso surtieron su efecto y la reanudación emparejó a ambos conjuntos. Con todo, apenas hubo aproximaciones blanquiazules al arco de Javi Jiménez, a quien el representativo apenas exigió. Ni se aprovecharon las bajas locales en defensa ni tampoco se probó demasiadas veces al cancerbero, que además estaba con dudas. Así lo demostró a un tiro de Ricardo, casi la única opción de gol que contabilizaron los tinerfeñistas.

El partido se niveló pero aún así hasta el final hubo un riesgo serio de que llegase el 1-0. De hecho, no hubo tregua para Dani hasta el final e incluso en los compases finales tuvo que encomendarse su equipo a él para rescatar un punto que sabe a gloria. Martí, a todas estas, sigue sin perder. Ayer gracias a un portero vestido de héroe. Su día más grande salvó un empate. Hay que darle las gracias.

Aitor Sanz, baja para el sábado

De milagro no marcó el Elche y también de milagro acabó el Tenerife con once futbolistas sobre el césped. Todos sus mediocentros acabaron amonestados, incluso Abel, que salió al rescate de los isleños en la segunda parte.

Ricardo, Aitor Sanz y Vitolo vieron amarilla en el primer acto, de ahí que abogara Pep Martí por la sustitución del de Valleseco. Según dijo en rueda de prensa, porque era el que estaba más cerca de estar expulsado. No obstante, el que se pierde la siguiente cita en casa es el pivote madrileño, pues su amonestación acarrea suspensión por acumulación.

Sanz no acaba de hallar la continuidad que necesita para desplegar su mejor versión. Se perdió el anterior compromiso en el Rodríguez López (ante el Girona) por una inoportuna gastroenteritis, volvió a la alineación titular ayer y volverá a faltar frente al Mallorca. Para el choque de este sábado, por cierto, llamó la atención que optara el entrenador insular por prescindir de Alberto, que ahora vuelve a ser el principal aspirante a reemplazar a Aitor. Para el duelo del Martínez Valero se vio a un triplete inédito en la medular, con Ricardo como stopper y además como principal novedad en la alineación.

Los otros dos cambios respecto a lo visto en el Tenerife-Girona fueron la presencia de Lozano por Pedro Martín, que no tuvo minutos tampoco en la segunda parte; y la elección del propio Aitor en vez de Tomás Martínez, que había sido titular el fin de semana pasado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine