En memoria de Javier Pérez |

Un presidente de oro y brillantes

El Tenerife salda su deuda histórica con Javier Pérez y le concede su máxima distinción, que recoge la que fue su esposa, Josefina Castañeda

05.12.2015 | 00:31
La esposa de Javier Pérez, Josefina Castañeda, y sus hijas Paula y Cristina, junto al presidente del Tenerife, Miguel Concepción, durante el acto de ayer.

Los cuatro días de merecido y sincero homenaje del tinerfeñismo a su presidente más brillante concluyeron ayer con el mejor colofón posible, la imposición a la que fue su esposa de la máxima distinción del representativo, la insignia de oro de brillantes. Emocionada, Josefina Castañeda recibió el reconocimiento al esfuerzo ímprobo de Javier Pérez, a su condición de gran timonel del Tenerife de las grandes conquistas y a su insoslayable trayectoria de méritos y conquistas, entre ellos la clasificación hasta por dos veces del equipo para la Copa de la UEFA.

Nadie quiso perdérselo. En el hotel Mencey había grandes ausencias, las de aquellos que como Javier ya no están en vida y las de quienes –por motivos geográficos o compromisos inaplazables– no pudieron asistir a la cita. Adelardo de la Calle o Rommel Fernández lo habrán visto desde el cielo. Heynckes o Redondo lo aplaudirían en la distancia. Quienes sí lo hicieron en primera persona fueron Santiago Llorente, Juan Amador, Xuáncar, Carlos García y un largo etcétera de amigos suyos, abrumados anoche por la fuerza del recuerdo y el impacto del momento.

Fue Miguel Concepción quien impuso la insignia del club a Josefina Castañeda, quien aseguró que "no esperaba" –ni ella ni su familia– un homenaje así cuando ya 11 años han trascurrido del momento de su partida. Pérez se fue a los 58 pero su recuerdo y el de su obra quedan para siempre. Los goles del Panzer, la fiesta del Lebreros en Sevilla, la llegada de Valdano y Cappa, las lágrimas del Madrid, la apoteosis de jugar la UEFA, el partido de Auxerre, la ración de épica para tumbar al Feyenoord, la noche inolvidable del 5-3 al Lazio, la exhibición de Latorre en el Bernabéu, el duelo Redondo-Maradona en el Heliodoro, la recuperación de la ilusión con Benítez al frente, nombres como el de Del Solar, Makaay, Pizzi, Heynckes... Un catálogo de éxitos, una galería de mágicos momentos.

Recuerdos más íntimos

Después de desfilar por el Auditorio de Tenerife algunos de los actores principales de la transformación del club a partir de la elección de Pérez como nuevo presidente –elegido al frente de la Alternativa Azul y Blanca tras no concurrir más candidatos a las elecciones del 86–, los actos de reconocimiento público al exdirigente se trasladaron ayer al hotel Mencey, que citó a algunos de sus amigos y colaboradores más íntimos a lo largo de sus 16 años de mandato.

Uno de los testimonios más esperados era el de Santiago Llorente, arquitecto de las plantillas que obraron el milagro de codearse el Tenerife con los más grandes. El pucelano incluso pudo repetir éxito bajo la dirección del actual presidente, Miguel Concepción, pues suyos fueron los fichajes del último ascenso a Primera División. El exsecretario técnico recordó un sinfín de acertadas contrataciones, pero sobre todo una. "Aprovechamos un error administrativo del Argentinos Juniors para hacernos con Redondo", reseñó orgulloso. Asimismo, ofreció su visión sobre la reciente elección de Pep Martí como entrenador. Según dijo, le ve "un perfil" adecuado para optar a grandes objetivos. "Y hasta un cierto paralelismo puede existir con la venida a la Isla de Valdano", apostilló Xuáncar.

Carlos García, traumatólogo de profesión y amigo de Javier desde sus tiempos en la Universidad, le catalogó como un hombre adelantado a su tiempo y un líder excelso. "Era un maestro", significó durante un ameno coloquio dirigido por Carmelo Rivero y que contó también con el concurso del periodista del expresidente del Deportivo de La Coruña, Augusto César Lendoiro. El jerarca gallego puso el acento en la capacidad de Pérez "para estar pendiente de todo", hasta de los más nimios detalles. A renglón seguido, quiso incidir en la enorme repercusión de la obra de Pérez, que consiguió "que se relacionara a Tenerife y a Canarias con su club y con el buen fútbol que hacía". El valioso testimonio de Lendoiro reveló algunos vericuetos del largo mandato de Javier, tales como "las negociaciones para el fichaje de Makaay hasta las cinco de la madrugada" o el empeño del exdirigente blanquiazul en sacar punta al merchandising como vía de ingresos atípicos.

Para Xuáncar, la clave estuvo en la ambición. "Pérez soñaba con un Tenerife grande; hay que soñar como se hacía entonces", opinó el jefe de Deportes de la cadena COPE, en aquellos tiempos la voz de los éxitos blanquiazules en las ondas de Radio Club. A su juicio, resultó crucial en la transformación del representativo el goloso contrato suscrito con Televisión Española, pero también el ingreso en las filas insulares de Jorge Valdano, con quien se ocupó de hablar personalmente para que viniera. No en vano, el hispano argentina estaba ligado a la SER –como comentarista– antes de erigirse en el líder del banquillo local del Heliodoro.

Al coloquio siguió el acto instituconal que, por fin, hace justicia con Pérez y salda la histórica deuda del club con su presidente más importante. Fue Pedro Suárez, actual viepresidente, quien dio lectura al acta del consejo de administración que determina la concesión a título póstumo de la insignia de oro y brillantes al exjerarca isleño, así como dar su nombre a la Ciudad Deportiva de Geneto, uno de sus más grandes anhelos.

Fue una noche para el recuerdo, emocionante y de sincero reconocimiento a un esfuerzo sin pausa de 16 años imprescindibles. Un antes y un después en la historia del representativo, que se encaramó entonces a la cabeza del fútbol mundial a través de su osadía y su gusto por el buen fútbol. Que nadie lo olvide nunca fue el propósito feliz de un homenaje tan justo como necesario. A Javier Pérez se le reconoció como lo que fue: un visionario, un líder, el genio que cambió al Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine