Baloncesto . Liga Endesa

La enfermería limita a Vidorreta

El Iberostar Tenerife no ha podido ejercitarse en las mejores condiciones por culpa de varias lesiones

05.12.2015 | 00:31
Vidorreta, junto a Saúl Blanco en el partido del pasado domingo.

A Vitoria casi con lo puesto. El Iberostar Tenerife viaja hoy a tierras vascas para jugar mañana frente al poderoso Laboral Kutxa. Empresa de dificultad extrema a la que se añade la gran cantidad de problemas físicos que viene padeciendo el conjunto lagunero a lo largo de la presente semana. Y es que hasta cinco integrantes del plantel canarista han padecido algún tipo de merma en los últimos días. Desde una gastroenteritis de Sekulic, pasando por un golpe en una mano de White, y un pinzamiento cervical que padece Richotti, hasta una fisura en la nariz sufrida por Petit Niang y la inflamación en ambas rodillas que arrastra Saúl Blanco. Panorama nada alentador para intentar dar la sorpresa en el Buesa Arena
Quebradero de cabeza para Txus Vidorreta, que estos días no ha podido exprimir a los suyos como deseara en busca de la mejora necesaria respecto al partido del pasado domingo contra el Manresa. Así, al técnico vasco solo le queda rezar para llegar lo más entero posible al duelo de mañana. Un choque para el que el preparador canarista no se mostró nada optimista con Blanco, que incluso ayer "se despertó con las dos rodillas muy resentidas", mientras que se muestra algo más cauto con Niang, al que le "debe bajar la inflamación para saber si podrá jugar con una máscara" protectora. "Tenemos que recuperar jugadores y centrarnos en lo nuestro para medirnos a un equipo agresivo y físico, que usa mucho las manos y roba muchos balones. Debemos hacer un buen baloncesto de ataque para que ellos se vean obligados a jugar la mayor cantidad de veces un juego posicional", advirtió sobre el conjunto azulgrana.

Con menos efectivos de los deseados, Vidorreta apuntaba ayer que estos días ha trabajado sobre varios aspectos que considera necesarios mejorar en su equipo. "Me encanta que cuando tengamos un buen día lleguemos y tiremos en la primera ventaja, porque igual luego no disponemos de una ventaja similar. Pero también es verdad que debemos entender que si la pelotita no entra hay que elaborar un poco más el juego", expuso, sin olvidarse de la obligatoriedad de "que la energía, la intensidad y la actitud ser siempre las mismas siempre independientemente de cómo vaya el marcador". "Somos un equipo alegre cuando las cosas van bien, y un equipo mustio cuando van mal; si se nos van parece que enseguida entra el bajonazo, por lo que debemos ser más duros mentalmente para aguantar este tipo de situaciones", añadió sobre este asunto.

Dentro del componente mental Vidorreta también está intentando solventar otros aspectos, tales como "esa cierta presión a la hora de jugar en casa tras las dos primeras derrotas contra Andorra y Estudiantes". Errores achacables principalmente a que "en los finales de partido en casa está faltando un poco de personalidad, sobre todo a la hora de asumir situaciones, algo que quedó muy retratado el otro día en los fallos de los tiros libres, y con cierta precipitación e incluso dudas a la hora de jugarnos los balones decisivos". Deficiencias, que según Txus, ya no tienen cabida en el plantel canarista. "Ya no hay excusas porque tenemos una plantilla reconstruida y larga que puede sobreponerse a cualquier adversidad", dijo finalmente.

Las tres reglas básicas para el entrenador bilbaíno

Independientemente de las lesiones de estos últimos días, Vidorreta habló ayer de tres leyes claras para garantizar el futuro más inmediato de su equipo. "Por un lado ir a todas la canchas sabiendo que podemos ganar a pesar de cualquier baja y situación; que se le puede dar un susto a todos los equipos si crees en el trabajo que estás realizando", apuntó en primer lugar sobre un argumento que cimentó en "ejemplos recientes con el Estudiantes, ganando a rivales de Euroliga". Por otro lado, Txus vi "fundamental el anteponer el nosotros al yo". "Cuando hay una plantilla nueva los roles no están asignados y es normal que existan dudas sobre el papel de cada uno. Pero tras ocho jornadas, y después de conocernos ya de sobra, quiero que sepan que tenemos la plantilla consolidada y que no piensen en cuántos minutos van a jugar, solo en cómo pueden hacer para que el equipo gane y sea mejor", comentó, para dejar claro a continuación que no veía "egoísmo" en su equipo. Y por último, Vidorreta pide "vivir el presente". "Somos jugadores de baloncesto y debemos disfrutar de lo que hacemos viviendo el presente. Porque si pensamos siempre en los problemas que puede haber, al final esos problemas aparecen. Debemos evitar lo que yo llamo el overthinking, el sobrepensar, y jugar cada partido con todas nuestras armas y toda nuestra energía", explicó. "Con estas tres cosas estoy convencido de que haremos una muy buena temporada", dijo como colofón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine