Baloncesto

Una LEB Oro con acento canario

El herreño Óliver Arteaga (Planasa Navarra) sucede al chicharrero Richi Guillén (Palma Air Europa) como MVP del mes

03.12.2015 | 02:00

La LEB Oro se mueve al son que imponen los jugadores canarios. En concreto al ritmo que marcan Richi Guillén (Palma Air Europa) y Óliver Arteaga (Planasa Navarra). Casi como si se tratara de una dictadura tanto el interior chicharrero como el herreño vienen marcando diferencias en este tramo inicial de la segunda categoría en importancia del baloncesto español. Diez jornadas que han servido para encumbrar a ambos en lo más alto de varios apartados estadísticos de la competición en un mano a mano que se ha prolongado en estos dos meses y que ha marcado un abismo respecto a los demás competidores. Solo parece inquietarles (con siete créditos menos de media), el georgiano del Basquet Coruña Beka Burjanadze.

Durante los cinco primeros encuentros de esta campaña fue Guillén el que marcó la pauta, tanto que en cuatro de ellos anotó al menos 23 puntos y fue el MVP de la LEB Oro en la segunda y en la quinta jornadas. En total, el veterano poste tinerfeño promedió 22,6 puntos (con grandes porcentajes), seis rebotes y 27,4 de valoración en apenas 28 minutos por partido. Arranque fulgurante pese a sus 39 años y que encumbraron a Guillén como el mejor jugador del mes. "Me siento muy contento; estoy en un buen sitio, con un buen equipo y con un proyecto ambicioso", cuenta el tinerfeño, que en parte no se sorprende de este fenomenal arranque que argumenta en un concienzudo "trabajo con el preparador físico y muchos entrenamientos dirigidos a la prevención de lesiones". Eso y, especialmente, uno de sus particulares secretos a lo largo de estos últimos años. "Ahora me divierto y me lo paso bien, incluso más que antes. Quizá porque queda menos para la retirada", cuenta, pero sin atreverse a poner fecha de caducidad a su carrera baloncestística. Concretarlo ahora mismo, viendo sus números, sería cuanto menos atrevido.

Lejos de bajar sus prestaciones, Guillén mantuvo unos números similares durante noviembre, periodo de otros cinco partidos en los que promedió exactamente los mismos 22,6 puntos y seis rebotes, para dar más asistencias (2,8) y valorar, eso sí, algo menos: 25,2. Todo, para seguir siendo el líder en un Palma Air Aeuropa que suma seis victorias seguidas y ya es segundo en la tabla. "En el club saben que no sería sencillo afrontar el ascenso, pero si se les plantea seguro que lo intentan", añade como declaración de intenciones.

Pero por encima de Richi ha logrado erigirse Arteaga. Muy efectivo bajo el aro (9,6 rebotes de media), el de La Frontera promedió además en octubre 17 puntos y una asistencia para 22,8 de valoración. Números que ha superado con creces durante el pasado mes de noviembre hasta tomar el relevo de Guillén y ser el MVP del segundo mes de competición. Nada menos que 20,2 puntos, 9,4 rebotes y 1,8 asistencias para 29 de valoración. Cifras que a nivel global sitúan al bimbache casi a la misma altura del tinerfeño. Solo un aspecto del juego impide al líder del Navarra ser ahora mismo el jugador más valorado de la LEB Oro: las pérdidas, con 3,4 por partido, el registro más elevado de la categoría y muy por encima de los 1,2 balones que se deja Guillén por el camino en cada choque. Un lunar que, sin embargo, no empaña en absoluto el arranque de curso de Óliver. "La verdad es que estoy muy contento, me siento muy cómodo desde el principio y tengo mucho protagonismo en ataque", comentaba ayer el herreño, que sobre todo reconoce, como Guillén, estar "divirtiéndose" en los partidos.

La mente en Navarra

Quizá sea el principal motivo, el de encontrarse a gusto tanto en el día a día como en los encuentros, por el que Óliver no tiene "intención alguna de cambiar de aires" en caso de que le llegara una oferta para volver a la ACB. "Ni me ha llegado nada ni me lo planteo. Estoy en Navarra para acabar la temporada y ayudar al equipo a acabar lo más arriba posible", afirma con rotundidad Óliver, que ni siquiera piensa en la Liga Endesa a medio plazo. "Dependerá de muchas cosas, pero ahora mismo no me obsesiona", añade.

Sobre los números que viene firmando Guillén en Mallorca, Arteaga no se sorprende en demasía. "Es para quitarse el sombrero. Es increíble que con la edad que tiene no baje el pistón, siga rindiendo igual y con esa ambición por competir, demostrando lo que ha demostrado siempre, que es un excelente jugador y que ha dominado la categoría como ha querido", cuenta el pívot del Navarra. Elogios que Richi también manifiesta hacia el jugador herreño. "Lo veo muy bien, reboteando muchísimo y también anotando y con una gran importancia dentro de su equipo", apunta el tinerfeño, que no sabe si Óliver y él serán capaces de mantener este ritmo hasta final de temporada. Si lo logran, ambos harán aún más grandes sus nombres en la LEB Oro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine