Felipe Miñambres
Exfutbolista del CD Tenerife y director deportivo del Rayo Vallecano 

"Al Tenerife de la UEFA aún se le recuerda por su forma de jugar"

"Me hace mucha ilusión volver a la Isla y reencontrarme con viejos amigos"

01.12.2015 | 23:21
Felipe Miñambres.

Felipe Miñambres (Astorga, 1965) llega hoy a Tenerife para participar en el calendario de actos de homenaje a Javier Pérez, que comenzaron ayer en el Auditorio Adán Martín. El exfutbolista, ahora director deportivo del Rayo, confiesa que tiene "muchas ganas de volver a ver a los amigos" que en la Isla dejó. En esta conversación con LA OPINIÓN recuerda los años de la UEFA como un ciclo irrepetible y destaca el calado de la obra de Jorge Valdano, con quien compartirá coloquio esta tarde a partir de las 20:00 horas.

Vuelve a Tenerife y lo hace para el ansiado homenaje a Pérez, que por fin es una realidad.

Me hace mucha ilusión volver, hace mucho que no voy y tengo muchas ganas de ver a los amigos que allí dejé. Será una buena ocasión de sentir otra vez al Tenerife, un club que evidentemente me marcó.

La causa lo merece.

Sí, se trata de darle un merecido homenaje a una de las personas más importantes de la historia del Tenerife y al presidente con el que más éxitos se lograron.

¿Cómo recuerda a Javier?

Él siempre fue muy cercano conmigo, siempre me valoró. Hizo un esfuerzo para que yo fuese a la Isla y fue para mí una persona muy importante. Su apoyo fue fundamental en muchos momentos.

¿Cuáles son los valores que más destacaría en su larga etapa al frente del club?

Era ambicioso, quería crecer. Hizo cosas que otros ni tan siquiera habrían imaginado. No solo se propuso grandes objetivos, es que además los cumplió con creces y los hizo realidad.

De todos los partidos que jugó con el representativo, ¿con cuál se quedaría?

Yo me quedaría con el de Auxerre allí. Fue un momento bastante emotivo para todos. Era pasar la primera eliminatoria y ganar a un rival muy complicado. Hacía mucho que no perdían en su estadio y las circunstancias fueron muy especiales. Por lo emocionante que fue, mucha gente se enganchó al partido. Fue nuestra primera vez europea. Yo me quedo con eso.

Ya entonces demostró el Tenerife su predilección por la épica.

Es que a los equipos pequeños les hace falta la épica para conseguir grandes triufnos. Hubo otras gestas, otros momentos épicos pero ninguno como aquél: uno menos, Pier en la portería, la lesión de Agustín, el ambiente en contra... Pese a todo, logramos la victoria.
El club ha elegido dos partidos, el Tenerife-Madrid del 93 y la vuelta de la eliminatoria contra la Lazio para su proyección mañana en el Auditorio. ¿Fue el cruce con los italianos el momento cumbre de la obra de Javier?

Fue un partidazo con mayúsculas. Habíamos perdido allí y fue emocionante cómo lo revertimos. Por el marcador, por la entidad del rival, por todo lo que suponía... Es difícil quedarte solo con un par de momentos o tres en toda la historia del Tenerife. Es que hubo proezas en la Liga, en la Copa y en la UEFA. La etapa más brillante del Tenerife dio para muchos buenos momentos.

El Tenerife no solo tuvo el mérito de ganar muchas veces, sino de conectar a la perfección con su entorno más próximo y con aficionados que lo admiraron en todo el mundo. ¿Que pasó para que un equipo casi desconocido se convirtiera en un club admirado en toda Europa?
A veces dicen que los equipos que ganan muchos títulos son los que permanecen en la memoria colectiva. Yo discrepo. Creo que también influye la forma de jugar. Con cada persona que hablas se repite la misma idea: es que hay que ver cómo jugábais. Pues sí. En el fútbol no solo permanecen en la memoria colectiva los que ganan, sino los que lo buscan de determinada manera.

¿Cuál fue el papel de Valdano?

Ganar partiendo de una idea, que al final era lo importante. Una idea para llegar a conseguir las cosas. Partiendo de esa filosofía construimos un gran Tenerife. Lo primero fue mantenernos, luego llegar a más. Valdano fue muy importante, y para mí también lo fue; no solo en lo futbolístico fue clave para mí encontrarme en mi carrera con Valdano y con Cappa.

¿Está la puerta del Tenerife abierta para que vuelva usted algún día?

Nunca sabes. Muchas veces se dan circunstancias para el reencuentro, para volver a los orígenes, para regresar al club donde uno más consiguió. El tiempo lo dirá. Yo me sentí allí muy a gusto, muy bien. En algún momento tal vez se den las circunstancias. Yo ahora estoy muy ilusionado por volver. La última vez fue cuando conseguimos el ascenso con el Rayo.

Se ha convertido usted en un director deportivo de éxito, de los más reputados del país. ¿Cuál es su secreto?

No hay muchos secretos. Hacemos muchos fichajes y la idea es tener un mayor porcentaje de aciertos que de errores. Yo llegué en Segunda B y han sido más años de éxitos que de otra cosa. Subimos a Segunda A, luego a Primera y ahora llevamos ya cinco años en la élite. Al final te equivocas muchas veces, porque son muchos fichajes, pero el propósito es siempre que el porcentaje mayoritario sea de aciertos. Se trata de ver fútbol, ver jugadores y, cuando te toque elegir, errar lo menos posible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine