En memoria de Javier Pérez

Licencia para recordar

La escasez de público no desluce la calidez y sinceridad del primer día de homenaje a Pérez

01.12.2015 | 23:21
Los periodistas invitados, durante un momento del coloquio, que fue dirigido por Salvador García.

Tan grande es la obra de Javier Pérez que sus logros y méritos aún se recuerdan con milimétrica precisión. Algunos de los periodistas que conocieron de primera mano cuáles fueron sus decisiones, aciertos, inquietudes y equivocaciones protagonizaron anoche un interesante ejercicio retrospectivo que hizo las delicias de los asistentes –escasos, eso sí– y permitió evocar los recuerdos más felices que tienen del representativo.

Fue el primero de los actos del calendario dispuesto por el CD Tenerife para honrar al presidente de sus tiempos dorados, unos años de vino y rosas que situaron al representativo en otra dimensión e hicieron levitar al Heliodoro, que se convirtió entonces en el escenario de momentos inolvidables: la llegada providencial de Valdano, las heroicas victorias ante el Feyenoord o la Lazio, las ligas birladas al Madrid en el último suspiro, el duelo Redondo-Maradona y tantas otras vivencias irrepetibles.

Bajo la batuta de Salvador García Llanos, los periodistas Juan Carlos Castañeda, Mayte Castro, Luis Padilla, Andrés Chaves y Domingo Álvarez ofrecieron al Auditorio su visión sobre los méritos y el legado que dejó Pérez, pusieron el acento en sus más importantes conquistas y barnizaron su alocución con la riqueza de las innumerables anécdotas que guardan de su convivencia con el jerarca palmero a lo largo de 16 años de presidencia.

Con suma atención siguió el diálogo Josefina Castañeda, que fue esposa de Javier y este viernes recibirá la máxima distinción del representativo, la insignia de oro y brillantes que le impondrá Miguel Concepción. También el actual máximo mandatario blanquiazul estuvo ayer entre los presentes.

Comenzó el acto con un respetuoso minuto de silencio en memoria de Juan Sánchez Quintana, periodista fallecido recientemente y que también fue testigo de excepción de aquella rutilante etapa. Mayte Castro, todo calidez, agradeció a Pérez que su Tenerife le diese la oportunidad única de vivir algunos de los momentos más entrañables de su carrera. "Ninguna vida es perfecta y la de Javier tampoco, pero muchos lo tildaron de visionario y no estaba loco", contó antes de hacer hincapié en la absoluta transformación del Tenerife. "El equipo que vendía rifas en Carnavales pasó a codearse con los más grandes", sintetizó.

Domingo Álvarez nunca tuvo "la sensación de ir de víctimas en los numerosos viajes por Europa" y piensa que fue por la ambición de la que impregnó Pérez al tinerfeñismo. "No sé si aquella etapa fue irrepetible", confesó. Juan Carlos Castañeda anunció a los presentes que ofrecería "emociones personales", sin olvidar que "Javier obró el gran cambio" en la existencia del Tenerife. A continuación, ofreció al público la sonora imagen de un joven presidente "sentado en una mesa en el aeropuerto de San Pablo y repartiendo las tarjetas de embarque para el vuelo mágico que traía al equipo de Sevilla, donde se logró el ascenso histórico del 89".

"Era un ganador", reseñó Castañeda, aunque no disimuló que durante mucho tiempo le trajo "por el camino de la amargura". Habló sin rencor y desde la emoción. "Yo lo hago desde la condición de aficionado", avanzó Luis Padilla, quien cree que Pérez puso al Tenerife donde nadie lo imaginó. "Además, su proyecto Tinerfia tal vez habría saneado al club", sugirió.

Chaves estaba en el casino Taoro cuando recibió la llamada de su amigo Javier para contarle que se iba a postular para dirigir la institución. "No me hizo caso, pues le dije que no lo hiciera", reconoció el periodista, que relató su viaje a Milán junto al expresidente, al también fallecido Adelardo de la Calle y al abogado Francisco Medina Fernández-Aceytuno, que acudieron a la ciudad italiana para conocer el modelo de Galliani. "Almorzamos con Van Basten y Capello, y éste animó a Javier a que siguiera adelante con su proyecto de un Tenerife ganador", apuntó.

Retrospectiva

El fluido diálogo entre los presentes retrotrajo a los asistentes a la promoción de Riazor, al motín del Maritim o a la noche que Valdano llegó junto a Cappa. "Fue nuestro particular Guardiola", dijo Mayte Castro, que no se olvidó de un tortuoso viaje a Argentina donde el avión debió de regresar a tierra por incendiarse un motor. Algunos de los presentes incidieron en "la injusticia de la querella" a Pérez y en el doloroso final de su presidencia. "El cambio fue a peor", opinó Chaves. Un largo aplauso para Pérez cerró el debate.

Al diálogo acompañó la posterior intervención de Josefina Castañeda, quien consignó que había "disfrutado mucho" con la partipación de los invitados. Fue la confirmación de que aquello había valido la pena. Miguel Concepción, en representación del Tenerife, agradeció la presencia de los ponentes al primer día del calendario de actos, que hoy vive uno de sus actos centrales. Vienen Jorge Valdano y Felipe, garantía de que habrá más público tras el inicio, sincero y emotivo, de un homenaje justo pero tardío.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine