Fútbol. CD Tenerife
CD Tenerife 11Girona
 

Un escaso botín

El Tenerife empata a un tanto con el Girona, que jugó más de media hora con un hombre menos por expulsión de Javi Álamo

30.11.2015 | 00:28
Nano trata de bloquear el despeje de Becerra.

El CD Tenerife continúa sin perder desde que Pep Martí llegara a su banquillo. Tampoco pudo ayer el Girona con el representativo, si bien es cierto que el empate, sumado al de la anterior jornada, ambos en el Heliodoro, no satisface las expectativas creadas antes de la celebración de este doble compromiso en casa. Los jugadores blanquiazules se tropezaron esta vez con un rival tan sólido en la contención como ingenuo arriba y no fueron capaces de vencerle. Y eso que jugaron casi toda la segunda parte con un hombre más. A la escuadra chicharrera le sigue faltando fútbol para someter a sus contrarios. Es cierto que ya no se le ve tan atenazado como antes, al tiempo que se le nota que ha desterrado complejos, pero la competición exige más que eso. A Martí le queda aún trabajo por delante.

Varias novedades y otras modificaciones presentaba en su once el técnico mallorquín. Volvían a la formación inicial Alberto y Carlos Ruiz, después de cumplir sanción, en detrimento de Aitor Sanz y Germán. También fueron alta en esta ocasión Pedro Martín y Tomás Martínez. El dibujo pretendía ser el mismo pero la presencia del argentino en el centro hacía presagiar una mayor vocación ofensiva de los blanquiazules.
Comenzaron los de casa llevando la iniciativa en el juego. Sus primeras embestidas llegaban por ambas bandas, con Omar y Suso aprovechando los espacios que les dejaba la línea de tres zagueros del rival. Así pudo llegar el 1-0, en un servicio del de Taco que remató fuera Pedro Martín (4´). Pero el Tenerife cedió fue cediendo terreno y el Girona pareció dar un paso adelante. Rubén Alcaraz lo intentó desde lejos sin suerte en la primera acometida catalana (10´). Y dos minutos más tarde pudo encontrar su premio el cuadro de Pablo Machín por medio de un cabezazo de Lejeune, en una situación óptima para marcar, tras una falta lanzada por Felipe Sanchón.

El equipo insular pasó de dominar a jugar, por momentos, a merced de sus adversarios, más eficaces en la destrucción y con mayor dinamismo arriba. En las disputas salían siempre airosos los de fuera y así el balón no lo conseguía controlar el grupo de Pep Martí. Aún así, el Tenerife dispuso de algunos zarpazos que pudieron adelantar a los suyos, como una acción en la que Omar ganó la línea de fondo y centró al área, donde Suso no pudo definir con acierto (13´).

Las oportunidades se repartían casi de manera equitativa entre los dos contendientes. Felipe Sanchón aprovechó un boquete en el centro para avanzar y disparar, aunque sin fuerza, desde la frontal (19´). En los 20 minutos posteriores los dos porteros eran meros espectadores, hasta que Pedro Martín rompió la tranquilidad de Becerra con un testarazo al que le faltó potencia (39´). Pero en ese intercambio de golpes, el Girona cazó a su oponente en una jugada por banda derecha llevada por Javi Álamo, cuyo centro encontró la cabeza de Pere Pons, quien asistió a Sobrino para que este inaugurara el marcador.

El Tenerife no merecía ir ganando pero tampoco perdiendo. Y así lo entendió el destino, el cual impartió justicia para que los del Heliodoro hallaran el empate antes del intermedio. Fue a través de una falta magistralmente ejecutada por Suso, a la cual respondió Omar con un perfecto escorzo de cabeza para batir a Becerra. Ya no habría más sobresaltos en la primera mitad.

Tras la reanudación, los dos equipos salieron al campo muy vivos. La tónica continuó siendo la misma, con ataques alternos sobre ambas porterías, aunque sin que constituyeran peligro real. El guión del partido parecía diseñado para que algún detalle decantara el encuentro de un lado o del otro. Por ejemplo, un error de Jorge en la salida del balón, propició una oportunidad inmejorable para que Sobrino deshiciera la igualada, pero el ex del Real Madrid Castilla y Ponferradina no pudo con Dani Hernández en el uno contra uno. El meta tinerfeñista metió la mano y el balón dio en la parte exterior del poste.

Y de lo que pudo ser el 1-2 se pasó a un situación ventajosa para los isleños. Javi Álamo vio dos cartulinas amarillas en cuatro minutos y dejó a los suyos con un hombre menos. Martí quiso sacar tajada de ello rápidamente y decidió introducir en el terreno de juego a Anthony Lozano, ausente en los tres choques anteriores. El hondureño disfrutó de numerosas ocasiones desde que entró en el campo. Pero entre ellas Felipe Sanchón pudo marcar en un centro al área de Aday. El capitán del Girona se quedó solo en una indecisión de Jorge y Cámara y afortunadamente para los intereses de los locales su remate se le marchó alto (74´).

El cuadro catalán se defendía con criterio y, en ningún caso renunciaba al ataque, por lo que el Tenerife tuvo que mantenerse armado atrás hasta el final. Suso pudo anotar de falta directa si no llega a aparecer la mano providencial de Becerra (78´). Luego sería Alberto quien encaró al meta visitante sin poder superarlo (83´). Los últimos minutos del duelo fueron un quiero y no puedo de los de Martí, que incluso pudieron perder el encuentro si el exblanquiazul Aday Benítez acierta en un contragolpe que puso el nudo en la garganta a la afición local en el tiempo de descuento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine