Fútbol . CD Tenerife

Ricardo se sincera

"Sabía que había gente que dudaba de mi capacidad para hacer las cosas bien", apunta - El tinerfeño cumplió con nota ante el Córdoba

27.11.2015 | 14:21
Ricardo León, rodeado de compañeros en un entrenamiento.

Ricardo León vive una segunda juventud a sus 32 años. El domingo pasado cumplió con creces ante el reto que tenía ante sí. Después de muchas jornadas sin jugar, lo hizo tan bien que apenas se notó la baja de Alberto. Ayer, el de La Longuera se sinceró y subrayó que "había gente que dudaba" de sus capacidades. Ahora, su próximo reto es aguantar más minutos a buen nivel sobre el terreno de juego, pues frente al Córdoba se quedó sin gasolina a principios de la segunda mitad.

Las críticas. "No tengo perfiles en las redes sociales ni estoy pendiente de ellas, pero sí sabía que se estaba dudando de mí. Yo confiaba plenamente en mis posibilidades, pero hacía tiempo que no jugaba y entiendo que existiera el interrogante. Lo esencial es estar preparado para cuando la oportunidad te llegue. En mi caso, fue después de un largo período de inactividad. Intenté aprovechar la ocasión y rendir como quería el míster", contó ayer el centrocampista.

Un examen. "Fue una prueba más de que el fútbol cambia de un día para otro. Semanas atrás, había muchas críticas hacia mí y yo lo palpaba. También notaba cierta incertidumbre sobre mi estado de forma. Yo lo siento y eso me llega; mucha gente a lo mejor dudaba de que pudiera hacerlo bien. Uno siempre tiene gente a favor y gente en contra. ¿Que si estoy acabado? Si me viera así, sería el primero que daría un paso a un lado. Cuando se me acaben las ganas y las energías, seré el primero en admitirlo", reveló el tinerfeño.

Con fuerzas. "Yo me veo capacitado para ayudar al equipo y estar ahí durante más tiempo. Estoy feliz porque estoy en el Tenerife; sigo año a año sumando en el club que más me ha marcado", dice Ricardo, uno de los hombres más veteranos del plantel insular. "Quieras o no, influye y ayuda estar en casa. Ahora he superado el reto que significaba volver, y hacerlo además con fuerza. De lo que se trata ahora es que el equipo siga en la misma línea y haciendo crecer nuestro rendimiento", anotó.

Elogios a sus compañeros. Durante su alocución, hubo muchas muestras de admiración hacia sus competidores por el puesto. "Además, toda la gente que está entrando desde el banquillo está resultando básica para los éxitos y las victorias del equipo. Más allá de que ejerzamos como titulares o suplentes, hemos de concienciarnos para dar el máximo de cada uno. Alberto por ejemplo lo ha estado haciendo de forma sensacional", remarcó al referirse al rendimiento del hombre al que reemplazó en la alineación.

Titular o suplente. "Yo siempre me veo con opciones. El otro día me tocó a mí, como otras veces le ha tocado a otros compañeros", dijo al planteársele si repetirá en el once este fin de semana. También dijo que los canteranos que hay, son muy ambiciosos y apenas es necesario corregirles nada. En cuanto a su situación en el club, comentó que "lo primero es que sigan contando contigo". "No puedes decir que sí, si antes los que mandan no te ofrecen renovar. En verano se dio esa posibilidad y llegamos a un acuerdo", cerró.

Lo mejor y lo peor. Dice Ricardo que en esta entidad ha vivido los momentos más gratos de su carrera y también los más infelices. Comentó ayer que el año del descenso a Segunda B "fue una pesadilla", con un vestuario dividido. Antes, disfrutó al máximo de la alegría de subir con el representativo en un día inolvidable en Montilivi.

Un futuro entrenador

Ricardo era aficionado del Tenerife y futbolista en ciernes cuando se produjo el fichaje por el representativo de Pep Martí, que ahora ejerce como su jefe. El de La Longuera recuerda perfectamente que "era un jugador casi desconocido" cuando llegó al club chicharrero, con el que logró el ascenso en Butarque, un momento que tampoco olvida.

Al norteño le encantaría seguir los pasos de Martí y, una vez cuelgue las botas, pasar a los banquillos. Para ello ya está completando el primero de los años del curso de entrenador, una faceta que le gusta. Aprovecharía así "la visión privilegiada" que da la posición de mediocentro. "Para mí, es la mejor de todas", confiesa Ricardo, que tiene como referente y guía al exbarcelonista Xavi Hernández, ahora en Catar.

"Una vez me retire, me gustaría seguir vinculado al fútbol", completa León, que aún no pone fecha a su adiós. M. D.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine