ÚLTIMA HORA
Montakit Fuenlabrada 8594Iberostar Tenerife
 

Mejoría confirmada

El Iberostar mantiene la línea del derbi y saca adelante un sufrido partido frente al Fuenlabrada para sumar su segundo triunfo seguido

22.11.2015 | 14:16
Blagota Sekulic se dispone a machacar ante la mirada de Chema González.

El Iberostar Tenerife de Txus Vidorreta mantiene su progresión. Después de haber ofrecido una positiva imagen en Málaga -donde forzó la prórroga ante el Unicaja- y llevarse hace solo una semana el derbi regional contra el Gran Canaria en un partido con tintes casi épicos, el cuadro lagunero pasó ayer con otra importante reválida. Y es que afrontaban los aurinegros un choque de notable trascendencia, toda vez que debían confirmar que no se había diluido el efecto revulsivo por la llegada de su nuevo técnico, y haciéndolo además frente a un teórico rival por huir de los puestos bajos de la tabla clasificatoria.

Y como si quisiera darle continuidad al subidón por haber ganado al Granca solo seis días atrás, los isleños arrancaron como un tiro en el Fernando Martín. Una puesta en escena cimentada en el acierto de Abromaitis y White y que dio a los de Vidorreta un colchón (9-20) del que vivieron en minutos posteriores, cuando más achuchó su rival. Un Fuenla que solo pudo hacer 10 puntos en el primer periodo, pero que gracias a varias segundas opciones y su acierto desde el perímetro logró irse al descanso con un solo punto de desventaja (39-40). Todo, antes de que el choque se metiera en un intercambio de canastas que duraría hasta mediado el tercer cuarto. Incluso por debajo en el marcador por primera y única vez en todo el choque (51-50) los canaristas supieron sufrir para sacar adelante el momento crítico. Apretaron los dientes atrás y se multiplicaron (como en buena parte del duelo) en la faceta reboteadora, a la vez que se amparaban delante en el estado de gracia de White, que con tres triples casi seguidos volvía a relanzar a su equipo hasta el 63-72 con el que terminó el tercer acto. A partir de ahí solo bastaron otro par de aciertos desde el 6,75 y la solvencia ofensiva de Sekulic para amarrar la segunda victoria del curso.

Pero para llegar a ese final plácido el Iberostar tuvo que ponerse primero el mono de trabajo. Sólido debajo de los dos aros para rebañar cualquier balón suelto, los isleños tuvieron a Sekulic y San Miguel como hombres más activos, y a la mejor versión de Abromaitis en el papel de estilete ofensivo. Eso y cinco puntos seguidos de White dispararon a los laguneros (9-20). El duelo entró por momentos en una cadena de errores, toda vez que en las filas locales Úriz estuvo tan voluntarioso como fallón, mientras que a Jones, debutante en el Iberostar, le pasaba factura su inactividad.

Con todo, la primera canasta de Jones mantenía a los laguneros con una cierta renta (15-24, 12´), pero el hecho de entrar pronto en bonus y la polivalencia de Smits hicieron que el Iberostar perdiera poco a poco la renta amasada en los minutos iniciales. Un par de rebotes ofensivos y algunos triples (tras el 1/7 del primer cuarto) metieron de lleno al Fuenla en el encuentro, que gracias precisamente a una segunda opción -tras robo anterior- de Chema González llegó al intermedio con un solo punto de desventaja.

La reacción madrileña llevó el partido a un intercambio de canastas, si bien daba la sensación de que al Iberostar le costaba un mundo producir en cada ataque. En medio de ese toma y daca apareció Urtasun, que incluso dio la delantera a los fuenlabreños (51-50). Escenario complicado para un conjunto, el tinerfeño, que no terminaba de tener toda su moral afianzada. Pero lejos de venirse abajo el cuadro canarista volvió a tirar de los protagonistas del arranque del duelo, Abromaitis y, sobre todo, White. Acierto exterior que lideró el base de Phoenix (3/3 en el cuarto) y a lo que se añadió la buena puntería en el 4,60, como ejemplificó Arco, autor de dos libres tras rebote ofensivo.

De verse por debajo y frente a un rival crecido, el Iberostar había recobrado la delantera en un par de minutos. Liderazgo en el marcador que resultó ser un contundente golpe sobre la mesa y ante el que el Fuenla no tuvo respuesta. Y menos aún tras el triple con el que Richotti cerraría el tercer cuarto (63-72). Poco o nada importó que el propio escolta se metiera en cuatro faltas nada más iniciarse el cuarto y definitivo acto. Y es que Vidorreta ha encontrado como vía de escape -al menos hasta el regreso de Blanco- un comodín con la dupla San Miguel-White. Si antes había sido el norteamericano, esta vez fue el aragonés el que terminó de disparar a los laguneros con un triple (65-79).

El Fuenla buscó la remontada a la heroica, pero solo le dio para ponerse a diez, toda vez que Sekulic, que hasta ese momento había estado en un segundo plano, produjo en ataque de manera sobresaliente para terminar de amarrar la victoria. Es solo un triunfo, el segundo en siete jornadas, pero el de ayer seguramente signifique el empujón definitivo para que este Iberostar salga del túnel en el que pareció haber entrado tras un errático arranque liguero. Eso sí, un tropiezo este próximo domingo frente al Manresa tiraría por la borda todo este trabajo de recuperación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine