Fútbol. CD Tenerife

Jorge Sáenz de Miera: "Cuando no juegas nada, llegas a replantearte muchas cosas"

El futbolista del Tenerife asegura que "jugar al lado de Carlos Ruiz es muy fácil; cuando fallas, ahí está él para arreglarlo".

20.11.2015 | 12:27
Jorge Sáenz de Miera.

Profesional a los 19 años y con un sitio ganado a pulso en la alineación inicial del Tenerife, Jorge Sáenz de Miera habla con nitidez del cambio de rol que ha experimentado en el representativo. Es un valor de presente. Y de futuro.

¿Hasta qué punto ha cambiado el papel de Jorge en estas dos últimas semanas?

Sí que ha cambiado y además drásticamente. Yo venía estando en el banquillo o en la grada casi siempre. El nuevo entrenador, sin embargo, ha contado conmigo y ha confiado en mí para ser titular. Afortunadamente ha salido todo bien y hemos podido sumar dos victorias seguidas.

¿En qué momento presiente que va a cambiar su situación?

Con el cambio de entrenador. A partir de ahí tuve más esperanzas de jugar. Empezamos todos de cero y recuperé la ilusión. No sé si fue por confianza, convicción o qué, pero puso mucha confianza en mí y me puso a jugar.

Él ha dicho que fue una cuestión de intuición.

Eso ha dicho, sí, que fue por intuición y que la apuesta le salió bien. A lo mejor es que me vio entrenar bien. La verdad es que estoy empleándome al cien por cien en el día a día. Creo que eso también ayudó.

Su buen estado de forma tiene doble mérito porque venía de una larga inactividad.

Sí. Cuando estás acostumbrado a la grada o al banquillo, te dan la oportunidad y sales con ese plus de la ilusión. La inactividad, si no se ha notado, ha sido por el apoyo y el respaldo de los compañeros. Me han ayudado al máximo desde el primer minuto.

Y de todos ellos, ¿en quién se fija más?

Todos tienen cosas buenas en lo suyo. Trato de aprender de todos, sobre todo los veteranos: Aitor, Vitolo, Carlos...

Precisamente con Carlos Ruiz ha formado una pareja infranqueable en estos dos últimos partidos. ¿Es para usted una referencia?

Sí, jugar con Carlos es muy fácil. Con él estoy muy a gusto y muy bien compenetrado. Es un compañero que a cualquier fallo que cometes, ahí va a estar para corregirlo y arreglarlo. Es un jugador muy solidario y que se lo deja todo. Es un privilegio coincidir con él.

Este domingo no va a estar. ¿Cree que el grupo puede acusar su baja por sanción?

Y es mala suerte que tenga que cumplir ciclo justo ahora. De todos modos, quien juegue en su lugar lo hará bien, seguro. Tenemos una plantilla amplia y bien compensada para situaciones como ésta.

Hablemos de usted. ¿Cómo hace para que todos los cambios que se están produciendo en su vida le afecten lo más mínimo?
Está siendo básica la influencia positiva de mis padres. Me han dado una buena educación y me han instado a no creérmelo, a pensar que esto es un trabajo y que hay que tomárselo con naturalidad, con normalidad. Al fin y al cabo, no he hecho nada aún. Lo que venga tengo que seguir ganándomelo en el día a día.

¿Ayuda venir de una familia tan de fútbol?

Sí, mi padre llegó a jugar en el Madrid Castilla, donde era lateral. Mejor que él, no nos va a entender nadie. Suyos son los mejores consejos y recomendaciones. No lo digo para mí, también para mi hermano mayor [Germán] que está en el Murcia. O el pequeño, que viene pisando fuerte. Tiene 15 años y es central como yo. Ya le tocará competir más adelante, de momento está disfrutando del fútbol.

Y la carrera de Jorge, ¿cómo empieza?

A mí me daba vergüenza jugar con los demás chiquillos y el presidente me ofreció una Fanta si aceptaba a hacer un primer entrenamiento.
Acepté. Ahí empezó todo.

Es más tarde cuando se cruza su camino con el del Tenerife. ¿Cómo desembarca usted en el representativo?

Fue más adelante cuando me llamó el Tenerife. Fue en alevines. Ni me lo pensé. Hubo momentos buenos y otros menos buenos, pero nunca tiré la toalla.

¿Tampoco durante la etapa de Agné llegó a pensar en una salida?

Fue una etapa complicada. Cualquier futbolista lo que quiere es jugar el fin de semana. Y yo no encontraba el momento para hacerlo. Eso te hace replantearme muchas cosas, pero ahí es donde resulta primordial el apoyo del entorno. Confie en que la situación cambiaría algún día, y así fue.

Siempre tuvo pretendientes.

Y es un orgullo que los hubiera, pero el Tenerife es el club de mi tierra y el que para mí siempre va a estar por encima de cualquier otro.

¿Y no le llama la atención la opción de probar fuera?

No descarto nada porque me quedan muchos años de fútbol por delante y esto es muy cambiante. Yo lo que quiero es crecer como deportista, pero claro que la prioridad es quedarme y hacerlo aquí. Ojalá pudiera retirarme con la blanquiazul.

Ya para eso ha dado un primer paso, que es la firma de su primer contrato profesional.

Yo sabía que en el fondo era una decisión con cierto riesgo. Podía firmarlo y luego no jugar, pero asumí ese riesgo y ahora está saliendo todo bien. Lo cierto es que durante mucho tiempo pudo parecer una decisión desacertada, ahora en cambio parece que no.

¿Y de la selección? ¿Ha vuelto a saber algo de la Federación después de debutar con la sub 19?

¿Por qué no? ¿Quién sabe si, en caso de seguir contando con minutos, algún seleccionador me llama? Yo estaría encantado y tengo la camiseta guardada. Lo mismo que la de mi debut con el Tenerife grande. Está al lado de la de mi hermano Germán, que es un orgullo para mí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine