Fútbol. CD Tenerife

Martí y Ayoze, vidas paralelas

Tras coincidir de blanquiazules, ahora cumplen con éxito con su vocación de entrenadores en el Tenerife y el Granadilla

19.11.2015 | 15:31

El líder de aquel Tenerife victorioso era Rafa Benítez y se ve que dejó huella en los futbolistas que entrenó. Son un puñado los que siguieron sus pasos y emprenden ahora una nueva carrera desde los banquillos. Curro Torres, Pablo Paz y también Pep Martí y Ayoze Díaz, cada uno instalado en estos momentos en los dos principales representativos insulares. El balear como nuevo jefe del Tenerife, del que fue jugador y además capitán; el lagunero, como segundo del flamante Granadilla de Primera, ayudante de Toni Ayala en un equipo que va como un bólido. Así lo avala su actual quinta posición en la clasificación, motivo de peso para soñar.

El caso es que Martí y Ayoze han firmado carreras casi paralelas. Ambos fueron jugadores adelantados a su tiempo, capaces de manejarse con solvencia junto a compañeros de mayor edad. Les unió su presencia en el hambriento Tenerife de principios de milenio. Repleto de futbolistas desconocidos pero con la ambición de alcanzar grandes cotas, el equipo blanquiazul tuteó a los más grandes de Segunda y se ganó el ascenso por méritos propios. "Entonces entablamos una buena relación", cuenta el tinerfeño. Asimismo, admite que Benítez les dejó marcados. "Es un entrenador al que casi siempre le han salido las cosas bien; tenía una metodología muy definida y las cosas claras. Mucha gente ve el fútbol como él. Y haberlo tenido como jefe te marca y te influye; luego tratas de transmitir las cosas de la misma manera que lo hacía con nosotros", cuenta.

Nueva coincidencia

Más adelante en las carreras de Pep y Ayoze hubo nuevos motivos para unirse todavía más. Por ejemplo su paso por el Mallorca, donde coincidieron por segunda vez. También confluyen en su indiscutible vocación de entrenadores. "Tal vez porque los dos queríamos seguir vinculados al fútbol de alguna manera", apunta Ayoze. Y ahora, por último, se da la casualidad de trabajar ambos a solo kilómetros de distancia en cargos de alta responsabilidad. Uno, en el Tenerife; el otro, en el Granadilla. "Le deseo que le vaya todo muy bien, como así está siendo", señala Díaz.

Aunque sus compromisos con las chicas de oro le han impedido ver al cuadro de Martí con la atención y el detenimiento que le habría gustado, sí que percibe "el orden y la misma manera de concebir el fútbol" que tenía el mallorquín como jugador. Han quedado pronto para verse y charlar, "pero estos primeros días suyos en la Isla son de ajetreo y mucho trabajo, así que será más adelante", cuenta el exlateral, que salió de forma abrupta del representativo pero aún así le desea "que acabe lo más arriba posible, por el bien de todos".

"No puedo hablar con profusión porque no he visto los partidos completos, pero es bueno que haya empezado con buen pie y que haya salido pronto de esos puestos que a nadie le gustan", completan el segundo de Ayala en el Granadilla. Si el Tenerife progresa como lo hace su club, su éxito está garantizado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine